Antonio Fabregat

Antonio Fabregat

Antonio Fabregat
«La importancia del impulso para aprovechar las oportunidades»
  • Ser socio y CO-fundador de la empresa dedicada a la formación en comunicación, Train&Talk.
  • Ser abogado de un gran despacho de abogados, como es Garrigues.
  • Bicampeón del mundo en torneos de debate, tanto en español como inglés, 
  • Y cuatro veces elegido mejor orador en dichos torneos. 

La pregunta que se nos puede venir a la mente es: ¿sigue teniendo tiempo para hacer otras cosas? La respuesta es sí, y por eso el pasado jueves 18 de febrero acudió al Colegio Mayor Santillana, a darnos una charla dentro del programa HÉROE ® y responder a las preguntas de los allí presentes. 

“Hay que tener el valor de subirse a los trenes que nos pasan por delante, ya que no hay muchos y una vez que han pasado ya no vuelven”. 

Fotografía: Rafael Parra

Él lo hizo en su etapa universitaria cuando, en plena madrugada de un día cualquiera, recibió una llamada planteándole algo estrambótico: una de las dos personas que iban a ir al campeonato del mundo de debate en México representando a España se había puesto enferma, y querían contar con Antonio para sustituirle, pero tenía que aceptar inmediatamente, en plena madrugada, ya que el avión salía al día siguiente. 

Si antes os he dicho que ha sido dos veces campeón del mundo, podéis adivinar fácilmente su respuesta.

Esta primera vez llegaron a la final y ese éxito hizo que, al año siguiente, la universidad decidiera apostar de manera firme por el debate y Antonio tuviera una segunda oportunidad de alcanzar la victoria en Colombia. Nuevamente se quedaron a las puertas del éxito, pero eso no le preocupó ya que “en la derrota se aprende mucho más que en la victoria”.

Y en su tercer intento, esta vez en Guatemala, consiguieron ganar el mundial para España. Y en su cabeza surgió la pregunta “¿y si esa madrugada no hubiese dicho sí?” 

Pero no solo ha sido una persona emprendedora en el mundo del debate, su mente está continuamente abierta a grandes ideas e iniciativas.

En uno de sus primeros viajes en BlaBlaCar, después de un rato de conversación con su compañero ocasional de viaje, éste le pidió que le diera unas clases sobre “cómo hablar en público”.

Nuevamente, su mente fue un paso más allá: ¿Por qué no hacerlo profesionalmente? Unas clases de “cómo hablar en público” dieron paso a un curso de oratoria, y este a una empresa de formación en habilidades de comunicación interpersonal. 

“Si dudas de si es tu oportunidad, hazlo. ¿Qué puedes perder? Lo peor que te puede pasar es que no te sume”. 

Antonio nos animó a arriesgar, no solo teniendo una meta como fin último sino disfrutando el camino: “cambiaría sus dos mundiales de debate y sus cuatro títulos de mejor orador por volver a recorrer el camino que le llevó a ellos”. 

“He conocido 30 países y a magníficas personas gracias al debate, ¿cómo podemos seguir teniendo miedo a la derrota?”

Para terminar nos invitó a organizar el tiempo y establecer prioridades, ya que “dedicamos mucho tiempo a cosas que no son importantes, y poco a cosas importantes”. 

Su filosofía de devolver a las nuevas generaciones lo que las pasadas nos aportaron es una de las muchas enseñanzas que Antonio Fabregat deja en el Colegio Mayor Santillana y nos ha recordado, una semana más, que un HÉROE ® no siempre tiene que llevar capa, sino que puede portar un maletín y defender la ley desde un despacho de abogados.

JORGE BELMONTE
Veterano del Colegio Mayor
Estudiante de periodismo

Antonio Fabregat
«La importancia del impulso para aprovechar las oportunidades»
Socio fundador Train&Talk

📆  18 de febrero de 2021
Sesión a las 21 h

COLEGIO MAYOR SANTILLANA
C/MARBELLA 60, 28034, MADRID

Carmen Bustos

Carmen Bustos

Carmen Bustos
Lo bello es difícil

Solemos llamar arriesgadas a aquellas personas que descargan adrenalina con actividades como paracaidismo, tirolina, o nadar entre tiburones por mero placer. Sin embargo, especialmente en este país, el riesgo se asume realmente cuando se decide emprender. 

Fotografía: Rafael Parra

Quien crea que este símil entre el riesgo y el emprendimiento es muy osado, cambiará de opinión al conocer la historia de la ponente que estuvo en el Colegio Mayor Santillana el pasado jueves 11 de febrero.

Ella es Carmen Bustos, fundadora de la compañía Soulsight, una empresa que se define a sí misma “de pensadores y hacedores (thinkers and doers)”. Es la evolución de la consultoría tradicional, adaptada a las nuevas necesidades y medios que la sociedad actual nos demanda y ofrece. 

¿Qué hace diferentes a Soulsight y a Carmen Bustos?

Lo resumiré en una palabra: Diferenciación. 

Y para diferenciarse es clave lo que resume su eslogan “thinkers and doers”: pensar y pensar, y no parar de pensar hasta encontrar algo diferencial que ofrecer a la empresa que les contrate. 

Tienen muy claro que las empresas necesitan hacerse “más humanas”. Y esto, gracias a su experiencia de muchos años, se consigue con una transformación empresarial desde dentro, siendo sus propios trabajadores los que la lideren, para “dotar a las compañías de un alma propia”. 

El eje central de la charla de Carmen, fue su proceso de emprendimiento. Nos animó a arriesgar y a huir de las facilidades, ya que “Nos han vendido que la felicidad es facilidad, y yo cuando más feliz he sido es cuando más me ha costado conseguir las cosas”.

Quiso compartir con nosotros el mayor prejuicio erróneo que tenía cuando comenzó su aventura empresarial: “Yo creía que emprender era que te pusieran la pasta para desarrollar tu proyecto, pero lo mejor que te puede pasar es que nadie te dé el dinero y tengas que buscarte la vida, aprendiendo a vivir al borde del precipicio”. En el momento que te juegas todo lo que tienes, vas a hacer todo lo que esté en tu mano para que ese proyecto funcione. 

Es muy difícil moverte por algo en lo que no crees fervientemente”

Uno de los mayores riesgos que se encuentra quien decide emprender es la rutina, sobre todo si implica que pierdes emoción y ambición.  “Es muy difícil moverte por algo en lo que no crees fervientemente”, y “no solamente hay que amar lo que haces, sino amar también lo que aprendes”. Por eso nos animó a buscar un trabajo que nos permita empaparnos de conocimientos cada día. 

Y llegó el momento de enfrentarnos a la situación actual. Si ya de por sí el emprendimiento es complicado, imaginémonos en medio de una pandemia mundial que está impactando especialmente a las empresas. ¿Tiene sentido mantener abierta una consultoría, que encima aplica un modelo diferente al establecido convencionalmente, cuando las empresas no van a poder utilizar sus servicios? Esa fue la pregunta “retórica” que el contable de la empresa planteó a Carmen en el momento más duro del confinamiento. 

En ese momento fue cuando puso en práctica aquello que nos había explicado anteriormente: “cuando te levantas todos los días al borde del precipicio, te preguntas ¿y que puedo perder?”. Ella concluyó que había cosas mucho más importantes en la vida que perder una empresa, y que el motivo para cerrar no iba a ser haberse comportado con  cobardía y no haber arriesgado lo que hiciera falta. 

¿El resultado? La empresa está funcionando muy bien, mucho mejor que en 2019, ya que todo el equipo se conjuró para sacar el proyecto adelante con una idea clara: “Pasara lo que pasara, el alma del proyecto nunca iba a desaparecer, porque forma parte de las veinte personas que trabajan ahí”. 

“Si miras la realidad con ojos nuevos, puedes ver oportunidades que antes se te escapaban”

El último mensaje que nos dejó, que sirve para el emprendimiento pero también para la vida cotidiana fue: “Si miras la realidad con ojos nuevos, puedes ver oportunidades que antes se te escapaban”. Una mirada renovada que fue con la que salimos tras escuchar a Carmen contarnos su camino personal, un gran ejemplo del camino de un #Héroe. 

JORGE BELMONTE
Veterano del Colegio Mayor
Estudiante de periodismo

Carmen Bustos
Lo bello es difícil
Thinker and doer
Fundadora de la consultora Soulsight
📆  11 de febrero de 2021
Sesión a las 20:45 h

COLEGIO MAYOR SANTILLANA
C/MARBELLA 60, 28034, MADRID

CARLOS SALAS MERINO

CARLOS SALAS MERINO

CARLOS SALAS MERINO
<< Adicciones; ¿Cuándo empezamos a huir de nosotros mismos? >>

El programa de excelencia personal Héroe busca formar a los colegiales de Santillana para que, no solo sean grandes profesionales, sino que también sean grandes personas.

Fotografía: Miguel Cardenal

Para poder evolucionar como individuos hay que tener siempre presente no solo lo que te potencia, sino también hay que conocer qué aspectos te pueden generar un retroceso en ese crecimiento, sobre todo para prevenir su aparición y, en el caso de que nos encontremos con ellos, ponerles remedio. 

Por eso, el jueves 28 de enero de 2021, el psicólogo Carlos Salas se acercó al Colegio Mayor Santillana a charlar sobre adicciones y cómo evitar dejarse llevar por las mismas.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que “cualquier cosa que nos genere un placer es susceptible de convertirse en adicción”. 

Pero que algo nos guste o nos genere placer o bienestar no quiere decir que sea malo, la clave es contestar a esta pregunta: ¿Cuándo podemos empezar a pensar que somos adictos a algo? 

Y la respuesta que nos dio Carlos fue muy clara: Cuando se den dos factores conjuntamente, un sentimiento de dependencia y una tolerancia cada vez mayor.

Para poder entender mejor lo que nos quería contar nos habló de las dos posturas que hay en el estudio de las adicciones: 

  • Teoría del modelo biomédico: nos enganchamos porque somos, o en ese momento estamos, vulnerables.
  • Teoría del modelo bio-psicosocial, también conocida como de refuerzo negativo: Al principio esa acción que posteriormente se convertirá en adicción genera un refuerzo positivo, pero te adiccionas cuando esa acción es una válvula de escape de las cosas negativas. Ya no es algo positivo, pero sirve para no tener esos sentimientos negativos.

“No juega para encontrarse bien, si no para no encontrarse mal”

Esta última teoría se basa, en gran parte, en la asociación de sentimientos. Pongamos por ejemplo el juego: Un adolescente empieza a jugar por diversión, por la tensión de si puede ganar algo de dinero, a la vez que disfruta y genera adrenalina. Sin embargo, con el paso del tiempo deja de jugar por diversión y lo hace para evadirse de los problemas. “No juega para encontrarse bien, si no para no encontrarse mal”. Además, al generar tolerancia, cada vez necesita jugar más y más, tiempo y dinero para sentir lo mismo, dejar de sufrir.

Sin darnos ningún dato personal, Salas nos mostró perfiles generales de los adictos que ha conocido. 

Nos habló de un chico de unos 25 años que, en el momento de ir a terapia, ya había perdido más de 25.000€ y que no tenía límite, porque algo que nos quiso dejar claro es que…

“Cuando un adicto al juego pide ayuda, es porque ha perdido absolutamente todo: lo suyo, lo de su familia, y muy frecuentemente tiene deudas que le acompañará el resto de su vida”. 

Aunque “las adicciones nos llevan a límites absurdos” , ¿cómo puede ser posible llegar a esos extremos? Otra de las causas es no hacer una adecuada gestión de nuestras emociones, y el origen es porque nunca nos han enseñado a hacerlo. No nos han enseñado a llorar, a estar tristes, a no ser perfectos…Nos han enseñado, sobre todo a los hombres, que debemos ser fuertes y aguantar lo que nos echen, pero al no gestionar adecuadamente nuestras emociones, somos muchos más vulnerables y propensos a caer en el pozo de las adicciones. Si a todo esto añadimos el tabú de no querer acudir a un psicólogo porque se asimila con “estar loco”, el cocktail es una bomba de relojería esperando el momento justo de estallar.

Esto es lo que Pixar nos enseñó con la película Inside Out, que los sentimientos tienen una utilidad y nos mandan mensajes. Hay que alegrarse cuando pasa algo positivo, y entristecer cuando sucede algo negativo. 

Entonces, ¿Cómo podemos evitarlo o por lo menos ayudar a quien lo esté comenzando a sufrir? Hay formas para detectar cuando alguien está comenzando a adicionarse. Ejemplos claros son las alteraciones de comportamiento que llevan a realizar conductas extrañas nunca antes hechas por la persona. El aplanamiento emocional también es uno de los síntomas más recurrentes. 

Además de observar las emociones y medir los comportamientos, lo más importante en estos casos es hacerle ver al posible adicto que “tiene personas detrás con las que puede contar para que le ayuden”.

Hablamos de la adicción al teléfono móvil y cómo hay una gran industria de ingeniería social detrás que busca tenernos la mayor cantidad de tiempo detrás de la pantalla. El mayor riesgo que sufrimos es utilizarlo para evitar el aburrimiento, por lo que si queremos ser menos vulnerables, debemos “aprender a aburrirnos”, ya que nunca nos han enseñado a hacerlo.

Y por último hablamos de la dependencia emocional en el ámbito amoroso, en lo que tiene mucha culpa la visión del amor idealizado que nos ha vendido Hollywood tanto en las comedias románticas como en el mundo de Disney. 

En definitiva, la vida no es de color de rosa, el amor no es de Disney y todos debemos aprender a gestionar el día a día con sus momentos buenos y malos, con sus penas y alegrías. Debemos aprender a afrontar los problemas y a no huir de ellos. Debemos saber reir, llorar y disfrutar de la vida que tenemos, y si vemos que no podemos con algo, pedir ayuda, porque todos somos vulnerables a caer en el pozo de las adicciones.

JORGE BELMONTE
Veterano del Colegio Mayor
Estudiante de periodismo

CARLOS SALAS MERINO
<< Adicciones; ¿Cuándo empezamos a huir de nosotros mismos? >>
Psicólogo
📆  28 de enero de 2021
Sesión a las 20:45 h

COLEGIO MAYOR SANTILLANA
C/MARBELLA 60, 28034, MADRID

Alfonso Rodríguez

Alfonso Rodríguez

ALFONSO RODRÍGUEZ
<< A contracorriente >> Encontrar el cielo desde el infierno

La vida, de vez en cuando, suele darte oportunidades únicas de aprender cosas que, por muy duras que puedan resultar, se te quedan grabadas de por vida. También te otorga la posibilidad de conocer a gente extraordinaria que te permite descubrir el mundo a través de unos ojos que ya lo han explorado. 

El jueves 21 de enero de 2021 los ojos que nos mostraron realidades que pocas veces se cuentan fueron los del reputado reportero internacional Alfonso Rodríguez. 

Fotografía: Miguel Cardenal

Las primeras palabras del periodista fueron para pedir perdón por todas las cosas que no podía contar, ya que entre sus múltiples contactos figuran tanto narcotraficantes como toda una serie de personas que no les temblaría el pulso para tomar represalias contra Alfonso o su familia, por muy amigos que sean.

Las personas no nacen criminales, todos somos niños inocentes con ganar de jugar y ser felices. Pero, en palabras de Alfonso, las circunstancias son las que les llevan a robar, a traficar y, si la situación lo requiere, a pegar cinco balazos en la cabeza a una persona. 

Puso de ejemplo a Cádiz, una ciudad que según sus palabras “lleva en paro desde el hombre de Cromañón”, donde son comunes las familias que trabajan de sol a sol para dar de comer a sus hijos, sobrevivir, vivir el presente, con poco futuro. 

Es frecuente que a esos jóvenes sin horizonte se les acerque un “hijo de puta” y les ofrezca… 1.000 euros por esperar en la playa durante diez minutos y vigilar si hay alguna patrullera de la Guardia Civil que pudiera frustrar el cargamento de droga procedente del otro lado del estrecho. 

¿Y qué es lo normal que pase? Pues que, sin ningún problema, un chaval sin futuro consiga en diez minutos más dinero del que sus padres ingresan en todo un mes de duro trabajo.

Ese es el primer paso de un camino que le lleva a conducir una lancha, porque “pilotas genial”. Y de los 1.000 euros por diez minutos pasamos a 25.000 en media hora. No es que quieras hacerlo, es que no te dejan otra opción, y una vez que estás dentro…es lo único que te queda, no quieres volver a la miseria.

¿Y por qué lo haces? ¿Por tener dinero? Alfonso no cree que sea por eso, sino por “querer ser”. La vida te ha hecho sentir que no vales para nada y, de repente, alguien te hace sentir valorado, importante y, además, cobras mucho dinero por ello. Puede que tu moral dude de si es lo correcto pero “en la miseria es muy difícil educar”. 

Esto que estamos contando no es en un país tercermundista, sino en la rica y vieja Europa, cuna del progreso y del estado del bienestar. Pero , ¿qué pasa si no tenemos la suerte de nacer en el primer mundo? 

Para explicarnos algo de lo que ha vivido en otros países más complicados y peligrosos nos explicó con todo lujo de detalles algunos ejemplos.

De entre todos ellos, os vamos a compartir el de una mujer (permitidnos que no digamos su nombre) en un campo de refugiados en Bosnia. Alfonso ha tenido la suerte (o desgracia) de vivir en uno de ellos; un sitio que no era precisamente el paraíso, sino un lugar en el que se respiraba odio en cada rincón, entre serbios, ortodoxos, musulmanes, croatas…

La historia comienza con Alfonso pidiendo permiso a un serbio, que parecía ser el mandamás de todo aquello, para entrevistar a aquella señora. Ella era muy reacia a hacerlo, pero el “capo” del campo insistió en que era libre de hacerlo sin problema, porque por supuesto que querían contar todo lo que allí pasaba. Alfonso se llevó su reportaje, su exclusiva y su gran historia, lo que no sabía era que esa mujer recibiría una paliza que la dejaría al borde de la muerte. ¿Su pecado? Alfonso no sabe muy bien si fue contar mucho, contar poco, o simplemente pagó la ira y frustración de alguien que puede encarnar el puro mal hecho persona. 

Pero, ¿qué es peor, vivir como esclavos o vivir como animales? Es una pregunta que nos encogió el alma cuando nos contó la historia de los niños peruanos que morían como perros, llenos de pulgas y enfermedades. 

Porque, en pleno siglo XXI la gente sigue muriendo de enfermedades que algunos solo hemos visto u oído hablar de ellas en las películas o en los libros de historia. Porque, ¿sabíais que hay zonas del mundo en las que sigue habiendo leproserías? ¿Y que en ellas, miles de niños mueren por no tener medicamentos para tratarlo? 

Los ojos de Alfonso no volvieron a ser los mismos cuando vieron el efecto que la lepra hace en la piel de un niño. Lo peor fue que, al descubrir que por 50 céntimos, un litro de medicina podría salvar a decenas de niños, intentó hacerles llegar algo de ayuda, pero se dio cuenta que es imposible porque las mafias no lo permiten.

Alfonso, con todos estas historias nos mostró una realidad que la mayoría no quiere ver

“Nosotros vivimos, hay gente que intenta no morir”

Pero, ¿qué podemos hacer nosotros contra todo ese mal? 

Alfonso quiso lanzar una petición a los allí presentes para que ayuden a combatir las injusticias, cada día, sin tener que salir ni siquiera de su barrio.

Nos pidió que tuviéramos mucho cuidado con lo que hacemos y decimos, ya que muchas veces hacemos mucho daño a alguien sin pretenderlo, por hacer una gracia, por ser los “guays”, por ser más que otros. 

“No pongáis a nadie ninguna cruz, porque es posible que la carguen durante toda su vida”. 

Esto quiere decir no hacer “bullying”, no poner etiquetas que puedan generar unas risas a costa de una persona que lo va a pasar mal mucho tiempo, y quizás durante el resto de su vida. Con un “gordo”, “empollón”, “gafotas” o “tontaina” es probable que nos riamos un buen rato, pero no es menos probable que, esa persona a la que hemos hundido, un día alguien le ofrecerá SER alguien haciendo algo ilegal y, lo habrá pasado tan mal, que lo hará. 

Porque es seguro que uno solo no puede cambiar el mundo, pero 

“si todo el mundo se hiciera un examen de conciencia exhaustivo, el mundo cambiaría”.

 

JORGE BELMONTE
Veterano del Colegio Mayor
Estudiante de periodismo

 

ALFONSO RODRÍGUEZ
<< A contracorriente >> Encontrar el cielo desde el infierno
Reportero internacional

📆  21 de enero de 2021
Tertulia: 21:00 h.

COLEGIO MAYOR SANTILLANA
C/MARBELLA 60, 28034, MADRID

Neus Portas

Neus Portas

Neus Portas
Aprender a aprender: el futuro es de los aprendedores

Fotografía: Samuel López

2020 ya es historia, y todos afrontamos este 2021 con mucho más optimismo. Ha sido un año muy complicado, repleto de una gran cantidad de situaciones históricas con una connotación muy negativa. 

Sin embargo, también ha sido un año del que podemos extraer cosas positivas: hemos visto el lado más humano de la sociedad y hemos sido capaces de adaptarnos a las nuevas  normalidades y necesidades. 

Una de esas habilidades que hemos tenido que implementar en nuestras vidas es la digitalización, especialmente porque el “teletrabajo forzado” así lo ha requerido. 

Antes de que acabara este año, el Colegio Mayor Santillana ha querido proyectar esta nueva realidad de la digitalización y el peso de los trabajos del futuro, y para eso el jueves 17 de Diciembre nos acompañó Neus Portas, fundadora de Learnability Hub. Y cómo no podía ser de otra forma, fue una charla que quiso motivar a todos los presentes para empezar el 2021 con pilas recargadas. 

Comenzó dejando claro que “la Covid-19 nos ha puesto frente a una realidad que tendría que haber llegado en cinco años”, y  el gran problema es que ni el mercado ni la sociedad van a esperarnos, debemos ser nosotros los que aceleremos la velocidad de cambio.

Y es que, según ella, ahí reside el gran conflicto: “Vivimos en la sociedad más acelerada de la historia. ¿Y qué hacemos nosotros? Queremos ser máquinas y no equivocarnos jamás; debemos ser el mejor músico, cantante, médico, deportista… y si no puedo ser el mejor, no quiero ser el segundo, ni el tercero, ni el vigésimo octavo, simplemente siento que he fracasado”.

Porque tal y como argumenta: “No nos han enseñado a equivocarnos”. 

Desde bien pequeños, los niños en clase tienen miedo a responder, no porque no sepan la respuesta, sino porque temen equivocarse y que el resto de la clase se ría de ellos. Esto provoca miedo a arriesgarse y, por consiguiente, dificulta enormemente el aprendizaje y la innovación, porque no dudeis que…

“Hay que decir muchas tonterías, para llegar a una idea buena”

¿Qué podemos hacer ante esto? Para encontrar la respuesta, nos explicó que hay dos tipos de mentalidades:

  • Mentalidad fija: aquella que cree que con lo que nacemos nos quedamos.
  • Mentalidad de crecimiento: todo depende de lo que tú seas capaz. No es que vayas a ser el mejor, es que luches por serlo. 

Y este es el desafío, adoptar una mentalidad de crecimiento, que es la más demandada por el mercado laboral. Debemos asumir que las máquinas pueden hacer cada vez más tareas. Pero también debemos tener claro que “las máquinas nunca nos van a superar en empatía, creatividad y humanidad”.

Por lo tanto, ya que “Nunca podremos ser más máquinas que las propias máquinas”, tenemos que diferenciarnos de ellas, siendo cada vez más humanos. 

Una manera de comenzar a interiorizar esto es comprender lo importantes que son las preguntas. ¿Por qué?

En internet hay respuestas para casi todo, el problema es que para cuando nos las hayamos aprendido, ya habrán cambiado las preguntas. Como buscar información lo puede hacer una máquina, y mucho más eficientemente que un humano, nuestra manera de diferenciarnos como es “hacer preguntas inteligentes e interesantes”. 

Neus argumenta que la sociedad no nos lo ha puesto fácil, nos han hecho ver el mundo de forma que debemos ser conservadores, cuando no es así. El éxito es para los que arriesgan. 

Si adoptamos mentalidad de crecimiento y apostamos por arriesgar, será normal que queramos cambiar las cosas, pero hay que tener en cuenta que debemos ir paso a paso, tener un plan, perseverar y no desfallecer, ya que “si pretendemos cambiarlo todo, nos ahogaremos antes de intentarlo”.

Aquí citó la famosa frase de Santa Teresa de Calcuta que decía: “No voy a cambiar el mundo entero, pero ya he cambiado mis veinte personas…¿Dónde están tus veinte?”

La mentalidad de crecimiento implica crecer poco a poco, con mucha voluntad de aprendizaje. “No hay que renunciar a estudiar música porque no vayamos a ser Mozart”, y eso en el Colegio Mayor Santillana es algo que se tiene muy presente. En esto consiste el programa Héroe, y con más ponentes como Neus Portas, en este nuevo año 2021, seguro que seguiremos por este buen camino. 

JORGE BELMONTE
Veterano del Colegio Mayor
Estudiante de periodismo

Neus Portas
Aprender a aprender: el futuro es de los aprendedores
Fundadora de Learnability Hub

📆  17 de diciembre de 2020
Tertulia: 21:00 h.

COLEGIO MAYOR SANTILLANA
C/MARBELLA 60, 28034, MADRID

Javier Rupérez Rubio

Javier Rupérez Rubio

Javier Rupérez Rubio
La situación geopolítica actual en España y el mundo

Javier Rupérez es una de esas personas de las que, por diferentes motivos, todos hemos oído hablar. Unos le conocerán como embajador español ante la OTAN o los Estados Unidos. Otros por haber sido el director adjunto del servicio antiterrorista de las Naciones Unidas, o por haber sido diputado y senador con UCD y el PP. Y seguramente todos sepamos que fue secuestrado por ETA, y que consiguió salir con vida y ganas de contarlo, algo digno de elogio. 

Fotografía: Miguel Cardenal

A este currículum se suma un dominio más que notable del ámbito geopolítico a nivel mundial y más concretamente en lo que respecta a política estadounidense, país en el que desarrolla actualmente su labor profesional y en donde tiene una relación de estrecha amistad con el actual presidente electo, Joe Biden. 

Por todos estos asuntos, es muy probable que el nombre de Javier Rupérez se haya cruzado más de una vez en nuestras lecturas.

Imaginando cómo es la apretada agenda nacional e internacional del embajador, no podemos más que agradecer enormemente que hiciera un alto en el camino para acercarse el jueves 26 de noviembre de 2020 al Colegio Mayor Santillana para darnos su visión del mundo actual y su predicción para los próximos años. 

“si queremos entender lo que sucede en el mundo siempre hay que mirar a los Estados Unidos”.

Como bien explicó durante su sesión: “si queremos entender lo que sucede en el mundo siempre hay que mirar a los Estados Unidos”. Con mucho más ímpetu, si cabe, después de una de las elecciones más convulsas de las últimas décadas.

Dejó, a modo de anécdota, la reflexión que él ha tenido desde joven sobre las elecciones en los Estados Unidos. “Lo que ocurre en las elecciones americanas nos afecta tanto a todos, que es casi una injusticia que el resto del mundo no pueda votar en ellas”.

Nos regaló un análisis pormenorizado de lo que han supuesto cuatro años de gobierno de Trump y las consecuencias que hubiera podido tener para las relaciones internacionales una reelección del candidato republicano. 

“No fue una votación a Biden, sino una votación contra Trump”

Tal y como Javier indica, más allá de ideología demócrata o republicana, esta “No fue una votación a Biden, sino una votación contra Trump”.

Dejó un interrogante para hacernos reflexionar sobre si los cuatros años de Trump serán “Una nueva proyección del mundo, o por el contrario, una especie de paréntesis en el devenir tradicional del mundo occidental”. 

Y es que el famoso “America First” provocó una vuelta a las fronteras y a la desconfianza entre estados, en un momento en el que el globalismo no estaba siendo discutido.

“El mundo en el que vivíamos era el mejor que había conocido la humanidad en los últimos 500 años”. 

Javier Rupérez analizó también la situación de la pandemia a nivel mundial y definió la actual situación sanitaria como una guerra, de índole diferente a las anteriores, pero en definitiva una guerra. Quiso recordar que de las guerras se sale siempre con una paz. Pero esa paz puede ser buena o mala y hay que tener en cuenta que según afirma “El mundo en el que vivíamos era el mejor que había conocido la humanidad en los últimos 500 años”. 

El secreto para salir de la guerra de manera eficiente y ventajosa para todos lo sitúa en la capacidad para encontrar acuerdos. Escenario que, por cierto, ve especialmente complicado en España. 

De esta manera, la última parte de su exposición se centró en la situación actual a nivel nacional. Desde su privilegiado punto de vista por haber sido miembro de la UCD, ve que se está produciendo en el centro-derecha español algo parecido a lo que sucedió con la disolución del partido que encabezó en su día Adolfo Suárez y que llevó a doce años de gobierno socialista: la ausencia de una candidatura que pueda representar a la totalidad del centro-derecha y, sobretodo, ganar elecciones. Por eso ve urgente que los miembros de PP, Ciudadanos y Vox vayan limando asperezas si quieren ser una alternativa de gobierno al bloque dirigente actual.

En relación a los pactos recientes del gobierno, era obvio que alguien le preguntaría sobre EH Bildu y, tras unos segundos de un silencio que enmudeció a una sala en la que se podía palpar la tensión, respondió que “Esta formación es la continuación del terrorismo, de aquellos que me secuestraron”. Y argumentó: “EH Bildu no ha abandonado ninguna de las ambiciones históricas del terrorismo: la destrucción de las libertades y de España, tal y como las conocemos”.

La sesión del programa de excelencia personal HÉROE® con Javier Ruperez no dejó a nadie indiferente, y es que cuando se juntan personajes relevantes con historias tan apasionantes como la que nos ha traído y oyentes deseosos de empaparse de conocimientos, el éxito está garantizado. 

JORGE BELMONTE
Veterano del Colegio Mayor
Estudiante de periodismo

Javier Rupérez Rubio
La situación geopolítica actual en España y el mundo
Embajador de España

📆  26 de noviembre de 2020
Cena 20:20 h.
Tertulia: 21:00 h.

COLEGIO MAYOR SANTILLANA
C/MARBELLA 60, 28034, MADRID

Scroll Up