José Apezarena

José Apezarena

José Apezarena
Monarquía, ¿Hasta cuándo?

La actuación del rey Juan Carlos ha debilitado en gran medida la imagen de la Corona española, una institución que llevaba años siendo cuestionada. Además, la aparición de partidos republicanos y una sociedad cada vez más joven que no conoce la función de la Corona podría ser un detonante de a un medio plazo para la desaparición de la figura del rey en España. Sin embargo, no olvidemos que en España se han sucedido dos repúblicas que no terminaron siendo exitosas. 

Fotografía: Miguel Cardenal

¿Qué futuro le espera a la monarquía española y al rey Felipe VI? Esta ha sido la pregunta que ha venido a contestar, o al menos a vislumbrar, José Apezarena. Un periodista de los de antes, que a currículum le ganan pocos. Fundador y director de El Confidencial Digital, antiguo director de informativos en Antena 3 y la Cadena Cope. Además de colaborador en Las Mañanas de Cuatro, La Sexta, 13 TV y flamante fichaje estrella como tertuliano en “Las cosas claras”, el nuevo programa de Jesús Cintora en TVE. Pero lo que le da especial relevancia para abordar este asunto de la monarquía son sus cinco libros acerca del Rey Felipe VI y de la Corona. 

Nuestro invitado comenzó exponiendo las claves históricas que han llevado a la monarquía a ser un ente político de tanto peso histórico. Pocos sabíamos que surgió por la necesidad de tener un líder. Y ese origen puede ser el causante de su extinción el día que el pueblo sienta que no necesita que nadie le lidere, o que ese tipo de líder que es un Rey, cada vez con menos competencias, ya no es necesario. 

Los dos puntos claves que Apezarena analizó para ver si este momento del fin está cerca fueron los siguientes:

  • Por un lado, es un hecho que la monarquía ha perdido peso en la política, pero también lo es que han sabido adaptarse y, sin hacer mucho ruido, “Han pasado de tener el poder absoluto a apenas tener mando”, por lo que su figura no “desentona” en la situación política actual.
  • El otro punto central de este asunto es que la decisión sobre su utilidad la tiene el pueblo, y el desafío actual de la Corona es saber venderse, explicar para qué sirven. Tal y como afirmó José, “no se ha hecho demasiado marketing de la monarquía”, y en los tiempos que corren se antoja como un aspecto de vital importancia.

Su exposición continuó tratando de explicar qué ganaría y que perdería España sin la figura de un Rey y se trataron sin tabúes los argumentos más expuestos por parte de los defensores de la república. 

Por poner algunos ejemplos, el hecho de que sea una institución antigua no significa que esté obsoleta. Tampoco es una institución extremadamente cara, sobretodo si tenemos en cuenta que la alternativa a la monarquía es la república. Según José, “el presupuesto de la Casa Real es mucho más barato que el de la República francesa”. Y en lo que respecta al punto de vista de la consulta acerca de la monarquía Apezarena da la razón, pero matiza “tampoco han preguntado si queremos democracia, partidos, sindicatos, comunidades autónomas…. Preguntaron todo a la vez en la Constitución”, por lo que da por hecho que el pueblo español aprobó nuestro sistema político en su conjunto. 

Gracias a todos los viajes que ha hecho acompañando a los Reyes, quiso poner en una balanza el peso a nivel internacional que tiene un monarca respecto al que tiene un Presidente de la República y nos explicó que “La forma de recibir a un Rey y a un Presidente de la República no es la misma” y que cuando se producen hechos relacionados con la realeza, como la proclamación del nuevo emperador de Japón o una boda real tienen repercusión mediática a nivel mundial, cosa que no tiene la toma de posesión de cualquier presidente de una República. Así mismo, puso en valor que la profesionalidad de un monarca, hace que dedique su vida entera a su labor de representación y que, simplemente por los años que lleva en el trono, tiene una agenda espectacular: “Si llama a cualquier presidente se lo cogen”. 

Sin embargo, la perpetuidad del cargo es la crítica más férrea que se hace a la corona como estructura de gobierno.

“Si sale un rey que no te gusta, te lo tienes que quedar de por vida. En la República lo puedes cambiar cada cuatro años”.

Sin embargo, a pesar de todo el debate que se pueda tener, Apezarena nos lo dijo muy  claro: “el día en que uno de los dos grandes partidos decidan cargarse la monarquía, lo harán”. 

No esquivó las difíciles preguntas sobre el rey Juan Carlos, y admitió que “cometió un grave error, y eso le va a impedir ser recordado como un gran Rey en la historia de España”. Quiso aclarar que no es tan bonito como parece el hecho de ser rey, debido a la gran cantidad de restricciones y condicionantes que tienen, tanto en su vida cotidiana como en la profesional, ya que todas las declaraciones que hace, cuentan con el visto bueno del Gobierno, que es quien ostenta el poder ejecutivo, que no olvidemos, emana del pueblo.

La pregunta entonces surgió sola: ¿Entonces el Rey no puede decir lo que piensa en ningún tema? Y la respuesta de Apezarena fue tajante: “EL Rey lo es de todos los españoles y si se pronuncia sobre algún tema, dividiría a España, y sería el principio del fin de la Corona”. Y este hecho lo tienen claro los monarcas, porque como una vez, la misma Reina le manifestó off the record :“Si hacemos algo mal, nos botan”.

Gracias José Apezarena por esta sesión, en la que pudimos comprender mejor cómo es la vida de un Rey, sus limitaciones y cómo viven cada día con la sensación de que puede ser el último, no de su vida, sino de su reinado.

Sin embargo, nosotros esperamos que esta no sea la última vez que nos acompañes y enriquezcas con tu experiencia y sabiduría.

JORGE BELMONTE
Veterano del Colegio Mayor
Estudiante de periodismo

José Apezarena
Monarquía, ¿Hasta cuándo?
Biógrafo del Rey Felipe VI
Editor de “El confidencial digital”
Especialista en la Casa Real Española

📆  19 de noviembre
Cena 20:20 h.
Tertulia: 21:00 h.

COLEGIO MAYOR SANTILLANA
C/MARBELLA 60, 28034, MADRID

Sergio Trinidad Quijada

Sergio Trinidad Quijada

Sergio Trinidad Quijada
COVID19, La tormenta perfecta

Sesión del programa de excelencia personal Héroe ®

Once meses después del primer positivo en Coronavirus registrado en Wuhan, la Covid-19 sigue muy presente en nuestras vidas. 

Un desconocimiento inicial abrumador, un pensamiento de que se quedaría en China y que no nos acabaría afectando. Un confinamiento general, una segunda y quién sabe si tercera ola, y un sin fin de cifras de fallecidos, que sin saber la cantidad exacta, no cabe duda de que es una cifra desorbitada. 

Con todo esto sobre la mesa se puede entender perfectamente la visita del Dr. Sergio Trinidad Quijada, jefe del servicio de rehabilitación del hospital de Torrejón a Santillana. 

Fotografía: Miguel Cardenal

La sesión que ofreció a los residentes del Colegio Mayor Santillana el jueves 12 de noviembre de 2020 fue un recordatorio más que necesario para una sociedad que ya está normalizando comportamientos que no lo son, y que más que nunca necesita estar concienciada. 

Los primeros relatos que comentó durante la charla fueron los suyos propios. Mostró cómo es tener que tomar la dura decisión de a quién salvar y a quién dejar morir. Relató la realidad, y la realidad es que no había recursos para todo el mundo, especialmente durante la primera ola, que pilló a los sistemas sanitarios desprevenidos, y sobrepasados. 

“Lo primero que nos enseñan es a curar, o al menos a aliviar el dolor”. 

En esta dura situación, se encontraban pacientes de una edad similar, sin problemas médicos previos, y que se podían salvar con un simple respirador, pero solamente había uno, y en muchos casos, dos o más pacientes. Cada uno de ellos con sus familias, sus historias. No había nada que hiciera decantarse la balanza para un lado o para otro. Y si no conseguían encontrar más respiradores, es el propio médico el que tenía que decidir para quién era el respirador. Eso significa que decides dejar a una persona luchando por no morir, minuto tras minuto. 

Esto es algo que va completamente en contra del instinto del médico o enfermero. “Lo primero que nos enseñan es a curar, o al menos a aliviar el dolor”. 

Y pese a lo horrible que puede llegar a ser pasar jornadas enteras de más de doce horas ininterrumpidas y sin momento alguno para el descanso. La odisea continúa cuando un médico decide volver a su casa cada día. 

“Aparte de médico soy padre, marido, hijo… tú vives en contacto permanente con pacientes con coronavirus, y después de muchas horas lo que te apetece es dar abrazos, besos, en definitiva, compartir afecto. Pero ¿y si me he traído el virus?. A lo mejor al siguiente al que le tengo que buscar a un respirador es a mi padre por haberle dado un beso. No podíamos desahogarnos”.

Sergio no solamente nos contó sus experiencias personales. También aportó explicaciones que sirven para entender las diferencias entre la primera ola y esta segunda.

“Quizás en la primera ola cuidamos a los más fuertes y descuidamos a los más débiles,  ahora está siendo a la inversa” 

El problema de esta lógica es cuando tenemos en cuenta que los más fuertes no tienen conciencia y se convierten en lo que Sergio define como “super-contagiadores”. Veinte personas que se reúnen sin contar con las medidas necesarias, salen positivos, y luego también lo son sus veinte hermanos, padres, abuelos, tíos… Y así es como la exponencialidad del virus está aumentando tan drásticamente la curva de contagios. 

Al ser preguntado por los buenos datos, en relación a los anteriormente cosechados, de la Comunidad de Madrid y de ciertos países nórdicos, explicó la razón que lleva a bajar los contagios en un momento en el que otras regiones y países están alcanzando cifras récord día tras día. 

“En Madrid la gente tiene miedo, por cómo fue la primera ola”

“Los países nórdicos van mejor por la baja densidad de población, que son gente por cultura menos interactivos y porque sus temperaturas no invitan a salir a la calle ni reunirse”. 

Por último, Sergio quiso mandar un mensaje de concienciación a todos los allí presentes explicando que más allá de lo correctas que nos puedan llegar a parecer las medidas, si se cierran los bares para evitar contagios y la gente decide reunirse en otros sitios, “no es problema de las medidas”. 

Y hay que tener en cuenta un aspecto muy importante, tal y como contó Sergio, el virus no está en ningún sitio en particular, somos las personas los que lo llevamos. No hay sitios seguros, porque no hay personas que estén seguras. Y si no que se lo digan a los super-contagiadores que sin ninguna mala voluntad pueden acabar matando a sus seres queridos. 

Si hacemos caso a profesionales como el Dr. Sergio Trinidad, y seguimos el consejos de todos esos médicos y enfermeros que han estado a pie del cañón desde el primer día. Es muy posible que en menos de lo que pensamos, podemos volver a estar en las calles y agradecerles a todos esos #héroes que han cuidado de nosotros.

JORGE BELMONTE
Veterano del Colegio Mayor
Estudiante de periodismo

 

Sergio Trinidad Quijada
COVID19, La tormenta perfecta
Jefe de Servicio de Rehabilitación del Hospital de Torrejón
Profesor en la Universidad Francisco de Vitoria

📆  12 de noviembre
Cena 20:20 h.
Tertulia: 21:00 h.

COLEGIO MAYOR SANTILLANA
C/MARBELLA 60, 28034, MADRID

Julio Barranco

Julio Barranco

Julio Barranco
Inteligencia emocional, o como hacer realidad tus deseos

Sesión del programa de excelencia personal Héroe ®

Uno de los grandes cambios que el Coronavirus ha traído a nuestras vidas ha sido las ya imprescindibles mascarillas. Desde el primer momento las hemos analizado como un elemento molesto, incómodo y costoso. Pero, ¿Nos hemos parado a pensar en los puntos positivos que nos pueden aportar?

Fotografía: Miguel Cardenal

Más allá de la evidente seguridad sanitaria, la mascarilla puede ser nuestro gran aliado para ocultar emociones. 

El pasado jueves 29 de octubre de 2020, Julio Barranco acudió al Colegio Mayor Santillana para hablarnos de “inteligencia emocional” y de cómo ese término, que está en boca de todos, puede afectar a nuestras relaciones personales y laborales. 

El primer elemento que mencionó fue la dificultad de poder transmitir a los allí presentes la felicidad que le producía el poder estar mostrando sus conocimientos un jueves por la noche a tanta gente entusiasmada. El problema es que siempre hemos mostrado cómo nos sentimos con los gestos de la cara, y ahora ya no lo podemos hacer, al menos de la misma forma. 

El que no se conozca de forma gesticular que pensamos, no es algo implícitamente malo. Por ejemplo, puede servir para bostezar sin que nadie se de cuenta, o puede servirnos para ocultar la decepción o rabia que algo nos ha provocado.

Ese es un problema de los sentimientos. Solemos valorar más los negativos que los positivos. Y el riesgo está en no saber controlarlos. Ahí es donde los conocimientos, que Julio aplica en su vida diaria, pueden servirnos para ser personas más estables y menos impulsivas. 

Tal y como él contó

“los sentimientos nacen de la experiencia, de la realidad. No nacen en el corazón sino que pasan por él”. 

No son algo incontrolable, porque para cada persona pueden ser diferentes. El amor o  rabia que uno siente, no tiene porqué ser los mismos que los de otro. Conocer los motivos que producen esos sentimientos pueden ayudarnos para potenciarlos como nosotros queremos. 

Tenemos que saber qué es lo que nos hace felices y qué es lo que nos produce dolores de cabeza constantes. Porque solamente reconociendo el foco de esos sentimientos podemos actuar acorde a eso. 

Si hablar con una chica te hace ser feliz, es posible que eso sea amor, o amistad. Del mismo modo que hablar con un amigo después de una pelea, y que no resulte gratificante, puede significar que el sentimiento de rencor aún es muy amplio. 

La inteligencia emocional se basa en saber gestionar las respuestas que le damos a los sentimientos para que éstas sean de forma meditada. 

“Si primero compartes la intimidad corporal, luego es muy difícil compartir la intimidad afectiva”. 

Julio, también quiso ahondar en la preocupante deriva que se está viendo en cómo las personas afrontan las relaciones íntimas. “Si primero compartes la intimidad corporal, luego es muy difícil compartir la intimidad afectiva”. 

Esta charla es un paso más en el camino de crecimiento personal de los colegiales de Santillana. Es una forma de comprender que el control de las emociones es más importante, si cabe, que la inteligencia de una persona. 

Una persona que sabe manejarse bajo presión, y sabe reprimir sus sentimientos cuando haya que hacerlo, está un paso más cerca de llegar al final del camino del #Héroe.

JORGE BELMONTE
Veterano del Colegio Mayor
Estudiante de periodismo

 

Julio Barranco
Inteligencia emocional, o como hacer realidad tus deseos
Físico, | Filósofo | Master en psicología | Experto en afectividad y sexualidad.

📆  29 de octubre
Cena 20:20 h.
Tertulia: 21:00 h.

COLEGIO MAYOR SANTILLANA
C/MARBELLA 60, 28034, MADRID

Javier Aznarte

Javier Aznarte

Javier Aznarte
Comunicar; La diferencia entre intentarlo y conseguirlo

Sesión del programa de excelencia personal HÉROE ®

Ser el mejor de tu carrera, prepararte al milímetro una entrevista de trabajo o tener más conocimientos sobre un tema concreto son algunas de las cosas que creemos necesitar para tener el trabajo de nuestros sueños.

Pero… ¿y si realmente eso no es lo principal? ¿Y sí se puede conseguir el mismo trabajo siendo un alumno normal? Eso es exactamente lo que nos afirmó Javier Aznarte Lozano el pasado 22 de octubre de 2020 en su sesión del programa de excelencia personal Héroe del Colegio Mayor Santillana.

Fotografía: Miguel Cardenal

Él no habla por hablar, nos cuenta su propia experiencia. Eso sí, para que esto suceda, hay que incluir en la ecuación un factor muy importante; el debate.

El debate podríamos catalogarlo como la máxima exposición competitiva de la comunicación. Y la comunicación es eso que utilizamos día a día para vendernos, convencer y tratar de no ser manipulados. 

Javier se aficionó a la comunicación a base de golpes. El azar le llevó a presentarse a un torneo de debate cuando estaba en el colegio, y allí tuvo la suerte de encontrarse con una de esas personas que te pueden cambiar la vida. Cuando acabó su primera ponencia escasamente preparada sobre un tema que no le interesaba en exceso, esa persona se le acercó y le dijo que él valía para esto. Era consciente que no se lo había preparado, que no había dado su 100%, pero que si le daba una oportunidad al debate, este se la devolvería. 

Esto sucedió hace más de diez años, y si ahora miramos el impacto del debate en la vida de Javier, podemos corroborar que el debate le ha devuelto esa oportunidad con creces.

En la universidad le permitió estar entre los estudiantes más destacados estudiando una ínfima parte de lo que sus compañeros dedicaban, simplemente, porque sabía qué decir, cuándo decirlo, y cómo decirlo. Es decir, sabía estructurar un discurso, y escribir lo que quería leer el profesor.

En el mundo laboral ha sido seleccionado una y otra vez por delante de sus oponentes en entrevistas de trabajo dinámicas porque sabía explicar la razón por la que tenían que escogerlo a él. Otra vez saber comunicarse, le había permitido tener oportunidades.

Una vez dentro del trabajo, su oratoria le ha permitido encargarse de asuntos, en principio, reservados para puestos más altos, porque todas las empresas necesitan explicar por qué necesitas A y no B. 

Actualmente es consultor de IOT y Big Data en Telefónica, sin haber hecho una carrera de ingeniería, requisito casi imprescindible para ese trabajo. 

Pero la relación del debate con el éxito laboral de Javier, no es un caso aislado. Casi todos sus conocidos, debatientes o ex debatientes, van uno o dos puestos por delante de su compañeros de carrera. 

«Muchas multinacionales valoran al mismo nivel la participación en torneos de debate y el hecho de ser el cum laude de una universidad».

El debate abre puertas, eso es una evidencia inapelable. Encontrar a personas que lo practiquen es una singularidad. Y eso lo hace aún más atractivo, ser uno de los pocos que lo practican y dominan. 

La frase con la que  Javier Aznarte decidió cerrar su intervención fue simplemente reveladora, tal y como se pudo ver en el resto de los presentes.

“Si yo quiero que el mundo sepa lo que pienso, y nunca quedarme callado. Si no aprendo a comunicar lo que pienso. Lo que pienso se quedará siempre para mí mismo”. 

Javier Aznarte conoció a una persona que le cambió la vida al mostrarle el mundo del debate y ahora, posiblemente, sea Javier el que haya cambiado la vida de muchos de los que han tenido la suerte de estar presentes para escucharle, tanto en esta sesión como en sus clases de debate.

No hay una sola forma para llegar al éxito, pero si una sola de mostrarlo. Y esa forma, no es ni más ni menos que la comunicación.

JORGE BELMONTE
Veterano del Colegio Mayor
Estudiante de periodismo

 

Javier Aznarte
Comunicar; la diferencia entre intentarlo y conseguirlo
Consultor Desarrollo B2B IOT & Big Data en Telefónica.
Profesor de comunicación & debate.

📆  22 de octubre
Cena 20:20 h.
Tertulia: 21:00 h.

COLEGIO MAYOR SANTILLANA
C/MARBELLA 60, 28034, MADRID

Plan de formación Superhero

Plan de formación Superhero

El próximo viernes celebramos un plan formativo que sustituye a las actividades que han sido canceladas a causa de la situación de emergencia sanitaria del país: La jornada de las familias y al viaje de veteranos.

VIERNES 23 DE OCTUBRE 

A las 19:30 h. veremos el documental «The Social Dilemma»
A las 21:15h Cena en el Bar
A las 22 h. Docuforum sobre «The social Dilemma»
A las 23 h. Entrega de premios e insignias del LEVEL UP

PLAN PARA COLEGIALES Y PARA COLEGIALES RESIDENTES

Fernando Robles

Fernando Robles

Fernando Robles

<<Construyendo puentes>>

Sesión del programa de desarrollo personal Héroe del Colegio Mayor Santillana, en Madrid

El mundo está lleno de historias enriquecedoras, de relatos conmovedores, de viajes motivacionales. En definitiva, el mundo está lleno de narraciones que nos interesan, y todos y cada uno de nosotros somos unos potenciales cuentahistorias.

 ¿Os imagináis poder conocer una historia nueva cada día y que lo único que necesitases para poder conocerlas fuese un simple café?

La persona que nos planteó esas preguntas fue Fernando Robles Sánchez, especialista en marketing digital y co-fundador de Más allá de la marca personal. Una empresa que surgió, como no, con un café.

Tal y como nos contó en la sesión del programa de excelencia personal Héroe ® el 8 de octubre de 2020, él no empezó creando un proyecto, tampoco con la idea de hacerlo. Él simplemente tomó decisiones.

Un verano mientras Fernando hacía la carrera decidió irse a trabajar de camarero a un hotel en medio de una montaña en Alaska. Esa fue su forma de aprender inglés y de cambiar de aires, unos aires mucho más gélidos que los que podemos disfrutar en la península.  Allí conoció a un polaco y un coreano, a priori no eran gente con nada en común, salvo que a los tres les había llevado algo a un restaurante para limpiar platos en medio montaña perdida. Él llamó a eso “tender puentes”.

Fotografía: Miguel Cardenal

Una vez terminado ese verano en el que ya empezó a vislumbrar la importancia de construir este tipo de puentes, acabó la carrera. Y fue ahí donde cometió su primer gran error: Trabajar sin parar, gestionar todo lo que la empresa te pida, y no mirar más allá. 

Imaginémonos tener una oficina en Japón con las mejores vistas que existen del monte Fuji. Habría que estar loco para no pararse a admirar ese paraje cada día en la oficina. Sin embargo, los años pasan, la rutina se adueña de nuestras vidas, y consideras a una de las grandes maravillas del mundo, un elemento más alrededor de tu vida. 

Fernando trabajó de responsable de marketing en Carrefour, luego se fue a otra gran empresa a gestionar el marketing durante más de cinco años, y de la noche a la mañana le despidieron. Hay que saber cómo afrontar eso, pasar de ganar mucho dinero, de poder hacer muchos viajes, grandes vacaciones etc.  a verte en la calle.

Lo socialmente aceptado hubiese sido correr a buscar un trabajo, sin mirar atrás, sin embargo, él tomó la decisión de mirar su propio monte Fuji, de apreciar esas cosas que hacía tantos años que ya no apreciaba. “Necesitaba aprender, estudiar otra vez”

No se refería a una carrera universitaria, ni a hacer masters, sino a disfrutar de las historias que cada persona te puede contar, personas de muy diferentes ámbitos. 

Y aquí es donde podemos retomar los cafés antes mencionados. Fernando hizo uso de las grandes oportunidades que el mundo digital nos ofrece.

“Con las redes sociales, en dos pasos puedes contactar con cualquier persona”

Decidió invitar a tomar cafés a gente que a él le interesaban: escritores, articulistas, expertos en marketing. Y ahí fue cuando descubrió el valor de tender puentes, de conectar con el mundo. 

Impulsó una especie de cadena de favores. “Háblale a una persona que quieras conocer cada mes, cada semana, y que ella haga lo mismo”. Esta es una forma de formarnos hasta niveles insospechados. Si nos quedamos en nuestra burbuja solamente conoceremos a gente con inquietudes similares a las nuestras, que trabajen en cosas similares a las de nuestro entorno. Sin embargo, ahí fuera, hay muchísima gente con historias que merecen ser contadas y conocidas, y también hay mucha gente que necesita conocerlas. 

Estos continuos cafés le permitieron darse cuenta de lo accesible que llega a ser la gente “he llegado a conocer a gente que jamás creí que llegaría a conocer”.

“La gran mayoría de la gente exitosa es gente normal, con grandes puestos, pero gente normal”.

Fernando animó a seguir su camino, a escribirle a quién quisiéramos conocer, y nos recomendó tener siempre muy presente que lo importante de ese café es la actitud con la que vamos, no tenemos que ir buscando nada más que conocer a la persona, y aprender. Y da igual el puesto que tenga esa persona o en qué parte de la escala social esté “la gran mayoría de la gente exitosa es gente normal, con grandes puestos, pero gente normal”.

Estos cafés de forma desinteresada pueden ser reveladores, y si no que se lo digan a él, que en uno de esos cafés conoció a su socio con el que ha creado Más allá de la marca personal. Una forma de comunicar a personas con grandes historias y gente que desea conocer esas historias. 

Esta organización es la evolución de aquellos cafés, encuentros virtuales que no podrían haber surgido en mejor momento, en el que las grandes reuniones no pueden producirse físicamente, pero sí a través de una web. 

Es una manera de demostrar que donde hay una buena idea, no hay pandemia que la frene.

 

JORGE BELMONTE
Veterano del Colegio Mayor
Estudiante de periodismo

Fernando Robles
<<Construyendo puentes>>
Especialista en marketing digital

Sesión del programa de excelencia personal HÉROE ®

📆  8 de octubre
Cena 20:20 h.
Tertulia: 21:00 h.

COLEGIO MAYOR SANTILLANA
C/MARBELLA 60, 28034, MADRID

 

 

Scroll Up