Estefanía de Anta

Estefanía de Anta

Estefanía de Anta
«¿Quién decide lo que vemos?» 4 claves para un consumo saludable de series y películas.

Tampoco hace tantos años que en España solo había un canal y medio (porque el UHF solo emitía algunas horas del día) de televisión, y el mando a distancia era el niño que se levantaba a cambiar entre una de las dos alternativas televisivas. (Creo que estoy contando mi infancia).

Era una época en la que teníamos claro la «calificación moral» de lo que ponían en la tele: un rombo, a cruzar los dedos para que tus padres no dijeran que te fueras a la cama; dos rombos, a la cama sin rechistar.

Fotografía: Rafael Parra

Unas décadas después, la oferta se ha multiplicado por… ¿Infinito? Sobre todo, para las nuevas generaciones, que ya no entienden lo que es la televisión tradicional y solo ven plataformas: desde Youtube Kids los más pequeños, a Netflix la población adolescente y juvenil.

Esta evolución, muy buena para muchas cosas, no está exenta de riesgos porque, al no haber rombos (ni padres) que te envíen a la cama, ese «filtro» sobre lo que es bueno o saludable ver debe aplicarse de otra manera.

Para aportarnos luz y sabiduría sobre este aspecto, el 24 de septiembre de 2021 vino a visitarnos al Colegio Mayor Santillana Estefanía de Anta, directora de formación y operaciones en iCmedia, la federación de asociaciones para la calidad de los medios. Estefanía, de una manera muy clara y transparente, nos regaló 4 claves para un consumo saludable y responsable de series y televisión.

  1. Lo primero y fundamental es tener INFORMACIÓN de lo que estamos viendo o vamos a ver. Y es que estamos en total desventaja respecto de las plataformas, ya que ellas, gracias a sus magníficos y cada vez más «inteligentes» algoritmos, disponen de infinita información que les ayuda a la consecución de sus objetivos. Ellas saben lo que nos gusta, cuándo vemos la tele, nuestra edad, nuestro estrato social, incluso lo que ven personas similares…Y como ellos saben perfectamente lo que tienen, con toda esta información sobre nosotros deciden qué es lo mejor (para ellos) que nos pueden ofrecer en cada momento.

Y nosotros, ¿que sabemos? Muy poco o prácticamente nada. Debido a eso, iCMedia luchó para que en todos los contenidos audiovisuales se especificara la calificación por edad y por qué se ha decidido otorgar esa calificación, ya que no es lo mismo una calificación +12 porque contiene escenas de sexo, o porque emplee lenguaje obsceno o violencia, y es que cada persona tiene distinta sensibilidad ante situaciones distintas.

  1. Una vez que tenemos información, Estefanía nos recomienda PENSAR antes de hacer. Es decir, ser conscientes de lo que nos ofrecen y por qué, y reflexionar si realmente queremos ver algo así o no. Se refería al pensamiento analítico.
  2. Por otro lado, una vez que comenzamos a ver algo, debemos tener AUTOCONTROL. No hace tanto tiempo que veías un capítulo de una serie a la semana, y no podías ver otro hasta siete días después, aunque estuvieras subiéndote por las paredes de ganas de verlo. Ahora el esfuerzo lo debemos hacer para apagar la tele, ya que en cuanto termina un capítulo, nada más comenzar los títulos de créditos, comienza una cuenta atrás de 4 segundos durante la cual tenemos que decidir entre renunciar a nuestros instintos primarios de seguir recibiendo estímulos de dopamina, o autoengañarnos para ver un «último» capítulo antes de dormir. Realmente, los superhéroes somos nosotros si conseguimos apagar la tele, y nos los de Marvel con sus martillitos, máscaras y trajes de lycra.
  3. Por último, nos recomendó trabajar para desarrollar nuestro PENSAMIENTO CRÍTICO. Hablando de superhéroes, todos tenemos claro (o deberíamos) que las personas «normales» no vuelan, ni tienen súper poderes, ¿verdad? Pero ¿tenemos igualmente claro que las vidas de personas «normales» que vemos en la tele no son reales? Y es que las series tienden a normalizar conductas que no suceden en las sociedades.

Por ejemplo, cuando se estrenó Friends en UK, aumentó el consumo de café tanto, que superó al del té. Aunque este ejemplo pueda parecer inofensivo, si otra serie nos normaliza las relaciones sexuales grupales por la noche y el consumo de drogas al amanecer como una magnífica manera de comenzar nuestro día a día antes de ir al instituto, nuestros jóvenes pueden desear y aspirar a una vida irreal que le venden en una serie.

Porque no nos engañemos, un adolescente ya no tiene unos padres que le envíen a la cama cuando aparecen dos rombos en la pantalla, ya que esas series las ven, precisamente, en su cuarto a solas y en sus tablet. Es en ese momento cuando deben aplicar las fáciles reglas de Estefanía:

  1. Informarse de lo que van a ver.
  2. Pensar por qué quieren verlo.
  3. Autocontrolarse, en el caso de que lo vean, para no hacerlo compulsivamente.
  4. Tener pensamiento crítico para que vean los contenidos como puro entretenimiento y no como un referente o ideal para sus vidas.

Esto que en la teoría parece tan sencillo, ¿cómo lo pueden conseguir desarrollar nuestros adolescentes?

Estefanía nos animó a hacernos preguntas, ver muchas y diversas cosas y huir del pensamiento único para no perder la objetividad. Cuanto más variado sea lo que los jóvenes vean, lean y con quien interactúen, más se enriquecerán. Porque la solución no consiste en censurar nada, sino en tener la LIBERTAD para elegir y decidir sin que otros lo hagan (aunque dediquen todos sus recursos técnicos y económicos a ello) por nosotros.

Muchas gracias, Estefanía, por ayudar a nuestros colegiales a dar un paso más para ser los Héroes (de carne y hueso) de su propia aventura.

Héctor Trinidad

Héctor Trinidad
Colegio Mayor Santillana
@HectorTrinidadQ

Estefanía de Anta
«¿Quién decide lo que vemos?» 4 claves para un consumo saludable de series y películas.

Responsable de formación en IC MEDIA

23 de septiembre de 2021
Sesión a las 21 h

COLEGIO MAYOR SANTILLANA
C/MARBELLA 60, 28034, MADRID

Programa de excelencia personal HÉROE ®

Mónica Carretero

Mónica Carretero

Mónica Carretero
«Vidas dibujadas»

 ¿Cómo se dibujan vidas? Supongo que la mayoría de nosotros no tenemos ni idea, pero ese no es el caso de Mónica Carretero, quien nos visitó el jueves 16 de septiembre en el arranque del curso 21/22 de nuestro programa Héroe®. 

Fotografía: Rafael Parra

Y es que Mónica ve el mundo dibujado. Cuando va por la calle y ve cosas, tiene el deseo (y la obligación) de dibujarlas. Y es que, después de 25 años de profesión, ya tiene la vista preparada para ello y su mente siempre está maquinando e inventando historias para dibujar.

Madrileña de nacimiento, comenzó en el bello oficio de la ilustración hace 25 años. Nos contó con nostalgia la época en la que recorría las editoriales enseñando sus ilustraciones dentro de una carpeta gigante, y se iba haciendo un nombre gracias a innumerables presentaciones y exposiciones, para que todo el mundo viera su trabajo y el boca a boca le ayudara a abrirse camino en este mundillo.

Decimos oficio porque detrás de la idea romántica de que la ilustración es un arte, estamos hablando de un verdadero oficio que requiere esfuerzo, disciplina y técnica. Con el tiempo, Mónica ha aprendido a hacer de su pasión una profesión, con un exigente horario de “oficina” que comienza a las 04:30 am y que termina…  

La profesión ha cambiado bastante a lo largo de 25 años, sobre todo en dos aspectos: 

  • En primer lugar, los avances informáticos han hecho que el proceso creativo sea diferente. Ya no hace falta romper cientos de láminas, puedes borrar y volver a hacer con solo un click
  • Y por otro lado, gracias a las RRSS, la labor de promoción ha cambiado y tu trabajo puede llegar a más gente en cualquier lugar del mundo. Sin embargo, no hay que equivocarse con las RRSS, donde todo es humo y vidas idílicas, hay que utilizarlas como lo que realmente son: un medio para que mucha más gente te vea y te pueda contratar. 

Mónica no ha tenido prisa, como buena deportista se ha tomado su profesión como una carrera de fondo. Nunca quiso ser una moda pasajera, y por eso comenzó haciendo cosas muy pequeñitas; postales que dejaba en depósito en papelerías, presentaciones en librerías infantiles…Y hoy en día sigue haciéndolas, con la misma ilusión que un trabajo para una campaña publicitaria de una gran empresa o la ilustración del próximo best seller. Ese es el motivo de que valore todo, lo pequeñito y lo grande, que saboree cada cosa que hace y que no se frustre. Porque al igual que en la vida hay momentos grandes y otros pequeños, también hay grandes trabajos y otros pequeños…Y todos son igual de importantes.

Tampoco estudió Bellas Artes, sino que ha sido una artista autodidacta, con un estilo propio muy reconocible que ha ido construyendo a lo largo de toda su carrera. Aunque ha tenido influencias y aprendizajes de muchos, nunca ha querido parecerse a nadie (excepto a José Ramón Sánchez, el gran ilustrador, de quien ha recibido una influencia especial).

Mónica nos explicó que ella quiere, gracias a sus ilustraciones con muchísimos detalles, que el lector se lleve mucho más de lo que lee y que su trabajo enriquezca el relato que complementa. Y eso no se consigue en 5 minutos, sino en mucho, mucho trabajo. ¿Cuánto? Seguro que muchos de nosotros no esperábamos que ilustrar un texto de 14 dobles páginas le pudiera llevar dos meses de trabajo, pero si queremos que una imagen valga más que mil palabras hay que trabajar hasta el más mínimo detalle.

Y es que Mónica habla con sus ilustraciones y les pregunta “cómo quieren ir vestidas”, “qué quieren hacer”, les trata como si tuvieran vida propia y eso sus lectores lo notan, ya que sienten que sus ilustraciones tienen vida.

Por eso, por todo lo que Mónica hace para que sintamos las vidas que ella dibuja, solo podemos decirle: 

“¡Gracias Mónica! Por hacernos ver la vida a través de tus ojos y sentirnos como niños descubriendo el mundo”.

Héctor Trinidad

Héctor Trinidad
Colegio Mayor Santillana
@HectorTrinidadQ

Mónica Carretero
«Vidas dibujadas»

Ilustradora y autora
16 de septiembre de 2021

Sesión a las 21 h
COLEGIO MAYOR SANTILLANA
C/MARBELLA 60, 28034, MADRID

Programa de excelencia personal HÉROE ®

Fernando Beltrán

Fernando Beltrán

Fernando Beltrán Fernández
«El nombre de las cosas» Cuando el nombre marca la diferencia

El pasado jueves 13 de mayo se celebró la 22ª y última sesión del programa de excelencia personal HÉROE® del curso 2020/21. Este año nos deja grandes sesiones, muchas enseñanzas y referentes y la sensación de que estos conocimientos, más pronto que tarde, nos ayudarán a convertirnos en protagonistas de nuestra propia aventura (vida).

Fotografía: Rafael Parra

Han sido unas sesiones tan enriquecedoras que, prácticamente, nos han dejado sin adjetivos para describirlas. Por suerte, al invitado de la última sesión no hay quien le deje sin palabras. Se llama Fernando Beltrán y, además de poeta de vocación, es el mayor experto y pionero en España  en nombrar cosas. 

En 1989 decidió dar un paso al frente y  fundó «El nombre de las cosas», que ha servido como referente para todos los que, después que él, vieron una oportunidad de negocio en una profesión que no existía. 

El naming consiste en encontrar el nombre adecuado a cada cosa: un proyecto, un producto, un servicio… Y no el primero que se pase por la cabeza, sino el que a  través de un complejo proceso creativo y gracias a un profundo conocimiento del  cliente, sus objetivos y de lo que quiere evocar, se consolida como el nombre perfecto al igual que un escultor va descubriendo la obra maestra que se esconde tras el bloque de piedra.

«De la poesía se vive, pero no se come»

Fernando, consciente de que «de la poesía se vive, pero no se come» aprovechó su don orientándose profesionalmente hacia la publicidad y, una vez que adquirió  la experiencia suficiente, decidió convertir su pasión en profesión; una que, por cierto, no existía.

Empezó en un despacho muy humilde; tanto, que prefería no enseñarlo bajo la excusa de que «estaba ampliándolo», por lo que recibía a  sus clientes en la cafetería de grandes hoteles, pues la imagen había que cuidarla hasta el más mínimo detalle (en aquella época no existían los centros de coworking). Y es que, además de ser bueno hay que parecerlo y si quieres que tus clientes te concedan la importancia que mereces, debes ser tú el que comiences por dártela. Por eso es mejor hablar en plural cuando te refieres a tu empresa, porque no transmite lo mismo decir «estoy trabajando» que «estamos trabajando», ni tiene el mismo empaque decir «he conseguido» que «hemos conseguido». 

Entre sus proyectos más famosos podemos destacar el de Faunia, a quien prácticamente rescató de la desaparición, Amena, el TEA (Tenerife Espacio de las Artes)… Aunque seguramente conozcáis «Rastreator», a cuyo cliente convenció de que no siempre hay que elegir el nombre más bonito, sino el  que cumpla al 100%  los objetivos establecidos.  

Antes de despedirme me gustaría contaros otro ejemplo del que nos habló. Seguramente de pequeños habréis comido palmeras o cañas de chocolate, ¿verdad? Y al crecer, y aunque os siga apeteciendo comerlas, dejasteis de hacerlo al pensar que eso era cosa de niños, ¿cierto? Pues ese fue el caso de «Bollilandia» a la que ayudó a elegir el nombre de «“QÉ | Palmera, Caña, Gofre, Canuto…» y de esa manera rescatar ese segmento perdido de población que un día dejó de comer esos productos por considerarlos  «demasiado infantiles». 

Fernando nos ayudó a ver que la vida no se compone únicamente de buenos momentos. Los que estamos siguiendo el programa HÉROE® sabemos bien que el peor momento es el  «descenso a los infiernos». 

Fernando también vivió este descenso en su carrera, seguramente cuando se fue de casa muy joven y descubrió que, muy a su pesar, no iba a poder vivir única y exclusivamente de la poesía. 

Sin embargo, como todo héroe, supo aprovechar este descenso para encontrar su propio camino, vivir su propia aventura y ser un Héroe al crear un nuevo oficio y, lo más importante, tener una vida feliz y plena. 

Ojalá algún día los colegiales de Santillana podamos mirar atrás y decir lo mismo. Pero para eso tenemos que vivir aún muchas etapas de nuestra aventura, aunque el siguiente capítulo os lo contaremos al comienzo del nuevo curso 2021/22.

¡ Feliz verano a todos! ¡Nos vemos en septiembre! 

Escrito por Jorge Belmonte
Veterano del Colegio Mayor
Estudiante de periodismo

Fernando Beltrán Fernández
«El nombre de las cosas» Cuando el nombre marca la diferencia

Potea y nombrador

📆  13 de mayo de 2021
Sesión a las 21 h

COLEGIO MAYOR SANTILLANA
C/MARBELLA 60, 28034, MADRID

Programa de excelencia personal HÉROE ®

Miguel Ángel Martínez González

Miguel Ángel Martínez González

Miguel Ángel Martínez González
«¿Qué comes y qué bebes?»

Hace ya más de una año que solo se habla de la pandemia del Coronavirus. Este drama nos ha marcado la vida y nos ha hecho olvidarnos de otras pandemias que ya estaban aquí y que, cuando acabe la sanitaria, seguirán afectándonos. 

El pasado jueves 29 de abril el médico y experto en salud pública y nutrición Miguel Ángel Martínez González se acercó a Santillana para contar, en una nueva sesión del programa #Héroe, los riesgos de la “epidemia que no va a pasar”, la de la obesidad. 

Fotografía: Miguel Cardenal

Martínez González es una de las mayores eminencias a nivel mundial sobre la dieta más recomendable y beneficiosa según los estudios, la mediterránea. Ha formado parte de algunas de las investigaciones más prestigiosas y reputadas sobre las consecuencias que tiene en la vida de las personas llevar una dieta equilibrada a base de alimentos frescos y naturales. 

Y es que, gracias a él sabemos que se ha producido un gran incremento de obesos entre 1990 y 2010. Tanto que ya hay más de 700 millones de obesos en el mundo, y que hay países en los que lo raro es no ser obeso, como por ejemplo Arabia Saudí, Emiratos Árabes o Estados Unidos, en el que “casi la mitad de sus habitantes padecen obesidad”.  Y más alarmante si cabe es la cifra de obesidad mórbida, la grave de verdad, que suele necesitar cirugía, y que afecta a un 10% de la población americana. 

¿Y cómo afecta eso a la sociedad? Hay estudios que apuntan a que el 75% de lo que se gasta en salud en EEUU se podría ahorrar si la gente no fumase, tuviera un patrón alimentario sano e hiciera deporte. ¿Os imagináis qué se podría hacer con todo ese dinero en el ámbito de la medicina si conseguimos prevenir anticipadamente ese gasto?

Pero para prevenir, hay que invertir también, y es que “no hay ningún terreno de la ciencia que tenga tantos mitos y bulos como el de la nutrición”. Por eso es tan importante invertir en estudios científicos avalados y que tengan un proceso de elaboración largo. Uno de los pioneros a nivel mundial es el estudio PREDIMED sobre la dieta mediterránea, que demuestra que es la mejor del mundo.

“España es el segundo país que más publica sobre nutrición”

Este estudio fue un hito a nivel internacional. Gracias a su éxito, “España es el segundo país que más publica sobre nutrición” después de EEUU. 

Para Martínez González, uno de los grandes problemas en lo que respecta a la nutrición es que somos “una sociedad muy vulnerable a las manipulaciones de la industria alimentaria”. 

Esto se pone de manifiesto en la presencia masiva de los procesados en los lineales de los supermercados, y es que “Son productos que tienen mucha vida de estantería”. Y a medida que aumentan los ultraprocesados, los productos naturales han ido perdiendo su sitio tanto en el supermercado como en las mesas de las familias. 

Es muy importante ver de qué están hechos los productos que vamos a consumir porque de esa manera, sabremos lo que comemos y podremos huir de los azúcares añadidos que son, según nuestro ponente, “el veneno blanco”. 

“A poco alcohol que se consuma, hay riesgo de contraer enfermedad

Además de saber qué comemos, es igualmente importante saber qué bebemos. Y aquí Martínez González también ve un gran riesgo en la sociedad juvenil, ya que “España es uno de los países donde más borracheras adolescentes hay”. Insistió en la necesidad de reducir la cantidad de consumo de alcohol porque “a poco alcohol que se consuma, hay riesgo de contraer enfermedades”. 

Y aunque los jóvenes no suelen ver el riesgo a largo plazo de sufrir una enfermedad, si deben tener en cuenta que el abuso del alcohol puede provocar, entre otras cosas, pérdida de memoria y muerte de neuronas. 

En el caso de que se decida consumir alcohol (con moderación), se recomienda hacerlo según el patrón mediterráneo de consumo de alcohol, que consiste en comer siempre antes y mientras bebes ya que así se sube el colesterol bueno y se reduce el riesgo de trombosis. 

La regla del 80% + 8 para adelgazar.

Para acabar su intervención nos propuso un truco para reconocer si una persona tiene su peso ideal o si debería empezar a pensar en adelgazar. Esta regla se la conoce popularmente como la regla del 80% + 8. 

Pongamos un ejemplo para entenderla mejor. Si mido 1,80, le quito el primer número delante de la coma y me quedo con el 80. A este 80 le aplico el 80% y me queda 64. Si a estos 64 les sumo 8, tengo el resultado final: 72kg. Este es el peso ideal de una persona que mide 1,80. 

Esto es muy útil para poder hacer un seguimiento de tu salud física. Lo compartimos contigo a la vez que damos las gracias a Miguel Ángel Martínez González por mostrarnoslo, junto a otras muchísimas enseñanzas que su charla nos dejó.

JORGE BELMONTE
Veterano del Colegio Mayor
Estudiante de periodismo

Miguel Ángel Martínez González
«¿Qué comes y qué bebes?»

Catedrático Salud Pública | UNAV
Catedrático Adjunto Nutrición | HARVARD

📆  29 de abril de 2021
Sesión a las 21 h

COLEGIO MAYOR SANTILLANA
C/MARBELLA 60, 28034, MADRID

Programa de excelencia personal HÉROE ®

Antonio Sánchez-Escalonilla

Antonio Sánchez-Escalonilla

Antonio Sánchez-Escalonilla
«La forja del héroe en la construcción de personajes de cine»

Los primeros años de nuestras vidas los pasamos soñando. Los objetivos, cuanto más fantasiosos e imposibles son, más nos atraen. Y entre esos sueños, el que suele estar siempre como primera opción en el ideario de cada uno es convertirse en superhéroe. Los hay de todas las formas y colores, para mayores y pequeños, aunque, generalmente se suele producir una evolución: uno empieza queriendo ser Mr. Increíble o Buzz Lightyear y acaba queriendo ser Iron Man o Capitán América. 

Fotografía: Rafael Parra

Todos los superhéroes que conocemos tienen un punto en común, y es que el héroe no empieza siéndolo, sino que experimenta un proceso mental y creativo que acaba convirtiendo, por ejemplo, a una niña adolescente pobre de un lugar llamado Distrito 12, en la llama revolucionaria que acaba cambiando el mundo de Panem. Este es el caso de Katniss Everdeen, uno de los superhéroes que personalmente más de cerca me ha tocado. 

Spiderman, otro ejemplo, es el superhéroe favorito de Antonio Sánchez-Escalonilla, ponente de la sesión del programa #Héroe del Colegio Mayor Santillana, realizada el pasado jueves 22 de abril. Es director del Máster en guion cinematográfico y series de TV de la Universidad Rey Juan Carlos, además de un gran experto en la creación de héroes, lo que plasmó en el año 2002 con la publicación de su libro Guion de aventura y Forja del héroe. 

Durante su ponencia nos detalló las diferentes etapas por las que pasan los héroes en sus vidas, un épico camino que es una aventura en sí mismo. Veamos estos pasos: 

  1. Lo primero que un héroe debe descubrir es su procedencia: el lugar dónde nace, la relación con su familia o la ausencia de la misma, como les pasa a personajes como Luke Skywalker o Harry Potter.

“En muchas ocasiones su pasado es un misterio y es en la adolescencia cuando descubren su pasado y su misión”. 

  1. Una vez que sabemos quienes somos y de dónde venimos hay que definir o descubrir el proyecto que llenará sus (nuestras) vidas. Es bueno preguntarse cuál es el motivo de mis rasgos heroicos y cómo puedo usarlos para el beneficio de la sociedad. 
  2. Un hecho clave es el descubrimiento de mi vulnerabilidad. “El mundo de la aventura tiende a ser peligroso”, y llega un momento en el que el héroe se da cuenta de que tiene que protegerse a sí mismo porque no es indestructible y sus errores pueden dejar mella en la sociedad y una puerta abierta al mal. 
  3. El contacto del héroe con la muerte es un gran punto de quiebre. Suele identificarse con “el descenso a los infiernos” en la terminología de la forja del héroe. El ser humano quiere vivir y es el único animal que sabe que va a morir, y por lo que debe esforzarse en trascender más allá de la muerte y dejar el mejor legado. 

El desarrollo de estos cuatro puntos va a definir el sendero que siga el filme o la novela. Sánchez-Escalonilla insistió en que para contar esa historia de transformación que sufre el héroe se necesita “un mensaje potente”, capaz de enganchar al espectador y generar empatía. De ahí surge el amor que puede llegar a tener el público a una persona que en las primeras fases de la trama puede ser despreciable, o la empatía que puede generar un antihéroe como el Joker. 

Los pasos de la transformación de un héroe son aplicables a la ficción, pero también son los pasos que podemos seguir cada uno de nosotros para ser heroicos en nuestro día a día. Tal y como lo es Antonio Sánchez-Escalonilla cada vez que se sienta delante de un papel y trata de esbozar aquellos personajes que posteriormente serán los que nos inspiran. 

 

JORGE BELMONTE
Veterano del Colegio Mayor
Estudiante de periodismo

Antonio Sánchez-Escalonilla
«La forja del héroe en la construcción de personajes de cine»

Director del Máster en guión cinematográfico y series de TV | URJC

📆  22 de abril de 2021
Sesión a las 21 h

COLEGIO MAYOR SANTILLANA
C/MARBELLA 60, 28034, MADRID

Jesús Poveda

Jesús Poveda

Jesús Poveda de Agustín

 «¿Estás vivo o te mantienen vivo?»

La tarea de un psiquiatra es una de las más complejas que existe. 

Fotografía: Samuel López

El psiquiatra “casi siempre se encuentra en la delgada línea que separa la vida y la muerte”, o al menos así sucede en el caso de Jesús Poveda. 

Jesús, médico psiquiatra de profesión y profesor de psiquiatría en la Universidad Autónoma de Madrid, vino el pasado jueves 15 de abril a hablarnos de la diferencia entre “vivir una vida” y que “nos mantengan con vida”. 

Un psiquiatra no tiene un trabajo de oficina. Su prioridad son siempre sus pacientes y por sus características es probable que te necesiten en cualquier momento, a cualquier hora, y el hecho de no estar cuando les necesites puede ser la diferencia entre vivir o morir.

“La vida no vivida es una enfermedad de la que podemos morir”. 

Pero Jesús no vino a hablarnos de muerte, sino de VIDA (sí, con mayúsculas). Una VIDA que necesita que la dotemos de un verdadero sentido si queremos vivirla de verdad, porque “La vida no vivida es una enfermedad de la que podemos morir”. 

El olvido de nuestra meta, nuestro motor o simplemente aquello que nos hace sonreir cada día puede tener como consecuencia una depresión. Jesús manifestó que: “la depresión es una de las grandes enfermedades del siglo XXI”, aunque quiso remarcar que, curiosamente, solo en occidente. En el resto del mundo tienen otras necesidades básicas que cubrir, como comer e intentar sobrevivir. 

En occidente ese problema lo tenemos, afortunadamente, solucionado, pero nuestro ritmo de vida intenso, en el que exprimimos nuestros cuerpos al límite puede llevarnos a la enfermedad, ya que “la depresión puede ser una consecuencia de haber vivido por encima de nuestra posibilidades (físicas y emocionales) mucho tiempo”. 

Para conseguir prevenir esto, Jesús nos propone una fórmula para mejorar la sociedad en la que vivimos, y es dejar de guiarnos por lo instantáneo, “lo quiero ya, aquí y ahora”, y es que “si vives en lo instantáneo te olvidas de dónde venimos y a dónde vamos”. 

Esta necesidad de darle un sentido a la vida se ha hecho aún más presente con la pandemia, que nos ha obligado a cambiar nuestros hábitos. Esto ha hecho que se hayan manifestado dos nuevos fenómenos psicológicos:

  • Ya no podemos planificar como antes, y ya no sentimos que tenemos el control de nuestras vidas. 
  • Nos ha puesto frente a frente con la muerte, algo tan real como la vida, pero que la sociedad actual esconde, como si el hecho de no verla a diario hiciese que no exista.

La crisis social que esto ha generado lleva a Jesús a pensar que tal vez estábamos “aburguesados” y el coronavirus nos ha mostrado que donde creíamos que ya no existía nada más “hay un nuevo camino por descubrir”. 

“La muerte es como un faro. Gracias a él ves el puerto y sabes si puedes entrar o no. Pero si solo te fijas en el faro, te acabas cegando”.

Pero Jesús quiso dejar claro que no es negativo que la pandemia nos haya mostrado la muerte, ya que el miedo es un instinto básico de supervivencia. “Es lo que nos hace frenar en las curvas cuando vamos en coche a gran velocidad”.

La forma más fácil de entender cómo hacerle frente a la muerte es mediante la metáfora que Jesús Poveda contó: “La muerte es como un faro. Gracias a él ves el puerto y sabes si puedes entrar o no. Pero si solo te fijas en el faro, te acabas cegando”.

Por lo tanto, no tengamos miedo a morir, ya que es algo que pasará seguro. Lo importante es que, hasta que llegue ese momento, debemos llenar nuestra VIDA de sentido para vivirla intensa y plenamente.

 

JORGE BELMONTE
Veterano del Colegio Mayor
Estudiante de periodismo

Jesús Poveda de Agustín

 «¿Estás vivo o te mantienen vivo?»

Libertad, educación y creatividad en la universidad

Profesor de psiquiatría en la UAM.

📆  15 de abril de 2021
Sesión a las 21 h

COLEGIO MAYOR SANTILLANA
C/MARBELLA 60, 28034, MADRID

Scroll Up