Fernando Beltrán

Fernando Beltrán

Fernando Beltrán Fernández
«El nombre de las cosas» Cuando el nombre marca la diferencia

El pasado jueves 13 de mayo se celebró la 22ª y última sesión del programa de excelencia personal HÉROE® del curso 2020/21. Este año nos deja grandes sesiones, muchas enseñanzas y referentes y la sensación de que estos conocimientos, más pronto que tarde, nos ayudarán a convertirnos en protagonistas de nuestra propia aventura (vida).

Fotografía: Rafael Parra

Han sido unas sesiones tan enriquecedoras que, prácticamente, nos han dejado sin adjetivos para describirlas. Por suerte, al invitado de la última sesión no hay quien le deje sin palabras. Se llama Fernando Beltrán y, además de poeta de vocación, es el mayor experto y pionero en España  en nombrar cosas. 

En 1989 decidió dar un paso al frente y  fundó «El nombre de las cosas», que ha servido como referente para todos los que, después que él, vieron una oportunidad de negocio en una profesión que no existía. 

El naming consiste en encontrar el nombre adecuado a cada cosa: un proyecto, un producto, un servicio… Y no el primero que se pase por la cabeza, sino el que a  través de un complejo proceso creativo y gracias a un profundo conocimiento del  cliente, sus objetivos y de lo que quiere evocar, se consolida como el nombre perfecto al igual que un escultor va descubriendo la obra maestra que se esconde tras el bloque de piedra.

«De la poesía se vive, pero no se come»

Fernando, consciente de que «de la poesía se vive, pero no se come» aprovechó su don orientándose profesionalmente hacia la publicidad y, una vez que adquirió  la experiencia suficiente, decidió convertir su pasión en profesión; una que, por cierto, no existía.

Empezó en un despacho muy humilde; tanto, que prefería no enseñarlo bajo la excusa de que «estaba ampliándolo», por lo que recibía a  sus clientes en la cafetería de grandes hoteles, pues la imagen había que cuidarla hasta el más mínimo detalle (en aquella época no existían los centros de coworking). Y es que, además de ser bueno hay que parecerlo y si quieres que tus clientes te concedan la importancia que mereces, debes ser tú el que comiences por dártela. Por eso es mejor hablar en plural cuando te refieres a tu empresa, porque no transmite lo mismo decir «estoy trabajando» que «estamos trabajando», ni tiene el mismo empaque decir «he conseguido» que «hemos conseguido». 

Entre sus proyectos más famosos podemos destacar el de Faunia, a quien prácticamente rescató de la desaparición, Amena, el TEA (Tenerife Espacio de las Artes)… Aunque seguramente conozcáis «Rastreator», a cuyo cliente convenció de que no siempre hay que elegir el nombre más bonito, sino el  que cumpla al 100%  los objetivos establecidos.  

Antes de despedirme me gustaría contaros otro ejemplo del que nos habló. Seguramente de pequeños habréis comido palmeras o cañas de chocolate, ¿verdad? Y al crecer, y aunque os siga apeteciendo comerlas, dejasteis de hacerlo al pensar que eso era cosa de niños, ¿cierto? Pues ese fue el caso de «Bollilandia» a la que ayudó a elegir el nombre de «“QÉ | Palmera, Caña, Gofre, Canuto…» y de esa manera rescatar ese segmento perdido de población que un día dejó de comer esos productos por considerarlos  «demasiado infantiles». 

Fernando nos ayudó a ver que la vida no se compone únicamente de buenos momentos. Los que estamos siguiendo el programa HÉROE® sabemos bien que el peor momento es el  «descenso a los infiernos». 

Fernando también vivió este descenso en su carrera, seguramente cuando se fue de casa muy joven y descubrió que, muy a su pesar, no iba a poder vivir única y exclusivamente de la poesía. 

Sin embargo, como todo héroe, supo aprovechar este descenso para encontrar su propio camino, vivir su propia aventura y ser un Héroe al crear un nuevo oficio y, lo más importante, tener una vida feliz y plena. 

Ojalá algún día los colegiales de Santillana podamos mirar atrás y decir lo mismo. Pero para eso tenemos que vivir aún muchas etapas de nuestra aventura, aunque el siguiente capítulo os lo contaremos al comienzo del nuevo curso 2021/22.

¡ Feliz verano a todos! ¡Nos vemos en septiembre! 

Escrito por Jorge Belmonte
Veterano del Colegio Mayor
Estudiante de periodismo

Fernando Beltrán Fernández
«El nombre de las cosas» Cuando el nombre marca la diferencia

Potea y nombrador

📆  13 de mayo de 2021
Sesión a las 21 h

COLEGIO MAYOR SANTILLANA
C/MARBELLA 60, 28034, MADRID

Programa de excelencia personal HÉROE ®

Miguel Ángel Martínez González

Miguel Ángel Martínez González

Miguel Ángel Martínez González
«¿Qué comes y qué bebes?»

Hace ya más de una año que solo se habla de la pandemia del Coronavirus. Este drama nos ha marcado la vida y nos ha hecho olvidarnos de otras pandemias que ya estaban aquí y que, cuando acabe la sanitaria, seguirán afectándonos. 

El pasado jueves 29 de abril el médico y experto en salud pública y nutrición Miguel Ángel Martínez González se acercó a Santillana para contar, en una nueva sesión del programa #Héroe, los riesgos de la “epidemia que no va a pasar”, la de la obesidad. 

Fotografía: Miguel Cardenal

Martínez González es una de las mayores eminencias a nivel mundial sobre la dieta más recomendable y beneficiosa según los estudios, la mediterránea. Ha formado parte de algunas de las investigaciones más prestigiosas y reputadas sobre las consecuencias que tiene en la vida de las personas llevar una dieta equilibrada a base de alimentos frescos y naturales. 

Y es que, gracias a él sabemos que se ha producido un gran incremento de obesos entre 1990 y 2010. Tanto que ya hay más de 700 millones de obesos en el mundo, y que hay países en los que lo raro es no ser obeso, como por ejemplo Arabia Saudí, Emiratos Árabes o Estados Unidos, en el que “casi la mitad de sus habitantes padecen obesidad”.  Y más alarmante si cabe es la cifra de obesidad mórbida, la grave de verdad, que suele necesitar cirugía, y que afecta a un 10% de la población americana. 

¿Y cómo afecta eso a la sociedad? Hay estudios que apuntan a que el 75% de lo que se gasta en salud en EEUU se podría ahorrar si la gente no fumase, tuviera un patrón alimentario sano e hiciera deporte. ¿Os imagináis qué se podría hacer con todo ese dinero en el ámbito de la medicina si conseguimos prevenir anticipadamente ese gasto?

Pero para prevenir, hay que invertir también, y es que “no hay ningún terreno de la ciencia que tenga tantos mitos y bulos como el de la nutrición”. Por eso es tan importante invertir en estudios científicos avalados y que tengan un proceso de elaboración largo. Uno de los pioneros a nivel mundial es el estudio PREDIMED sobre la dieta mediterránea, que demuestra que es la mejor del mundo.

“España es el segundo país que más publica sobre nutrición”

Este estudio fue un hito a nivel internacional. Gracias a su éxito, “España es el segundo país que más publica sobre nutrición” después de EEUU. 

Para Martínez González, uno de los grandes problemas en lo que respecta a la nutrición es que somos “una sociedad muy vulnerable a las manipulaciones de la industria alimentaria”. 

Esto se pone de manifiesto en la presencia masiva de los procesados en los lineales de los supermercados, y es que “Son productos que tienen mucha vida de estantería”. Y a medida que aumentan los ultraprocesados, los productos naturales han ido perdiendo su sitio tanto en el supermercado como en las mesas de las familias. 

Es muy importante ver de qué están hechos los productos que vamos a consumir porque de esa manera, sabremos lo que comemos y podremos huir de los azúcares añadidos que son, según nuestro ponente, “el veneno blanco”. 

“A poco alcohol que se consuma, hay riesgo de contraer enfermedad

Además de saber qué comemos, es igualmente importante saber qué bebemos. Y aquí Martínez González también ve un gran riesgo en la sociedad juvenil, ya que “España es uno de los países donde más borracheras adolescentes hay”. Insistió en la necesidad de reducir la cantidad de consumo de alcohol porque “a poco alcohol que se consuma, hay riesgo de contraer enfermedades”. 

Y aunque los jóvenes no suelen ver el riesgo a largo plazo de sufrir una enfermedad, si deben tener en cuenta que el abuso del alcohol puede provocar, entre otras cosas, pérdida de memoria y muerte de neuronas. 

En el caso de que se decida consumir alcohol (con moderación), se recomienda hacerlo según el patrón mediterráneo de consumo de alcohol, que consiste en comer siempre antes y mientras bebes ya que así se sube el colesterol bueno y se reduce el riesgo de trombosis. 

La regla del 80% + 8 para adelgazar.

Para acabar su intervención nos propuso un truco para reconocer si una persona tiene su peso ideal o si debería empezar a pensar en adelgazar. Esta regla se la conoce popularmente como la regla del 80% + 8. 

Pongamos un ejemplo para entenderla mejor. Si mido 1,80, le quito el primer número delante de la coma y me quedo con el 80. A este 80 le aplico el 80% y me queda 64. Si a estos 64 les sumo 8, tengo el resultado final: 72kg. Este es el peso ideal de una persona que mide 1,80. 

Esto es muy útil para poder hacer un seguimiento de tu salud física. Lo compartimos contigo a la vez que damos las gracias a Miguel Ángel Martínez González por mostrarnoslo, junto a otras muchísimas enseñanzas que su charla nos dejó.

JORGE BELMONTE
Veterano del Colegio Mayor
Estudiante de periodismo

Miguel Ángel Martínez González
«¿Qué comes y qué bebes?»

Catedrático Salud Pública | UNAV
Catedrático Adjunto Nutrición | HARVARD

📆  29 de abril de 2021
Sesión a las 21 h

COLEGIO MAYOR SANTILLANA
C/MARBELLA 60, 28034, MADRID

Programa de excelencia personal HÉROE ®

Antonio Sánchez-Escalonilla

Antonio Sánchez-Escalonilla

Antonio Sánchez-Escalonilla
«La forja del héroe en la construcción de personajes de cine»

Los primeros años de nuestras vidas los pasamos soñando. Los objetivos, cuanto más fantasiosos e imposibles son, más nos atraen. Y entre esos sueños, el que suele estar siempre como primera opción en el ideario de cada uno es convertirse en superhéroe. Los hay de todas las formas y colores, para mayores y pequeños, aunque, generalmente se suele producir una evolución: uno empieza queriendo ser Mr. Increíble o Buzz Lightyear y acaba queriendo ser Iron Man o Capitán América. 

Fotografía: Rafael Parra

Todos los superhéroes que conocemos tienen un punto en común, y es que el héroe no empieza siéndolo, sino que experimenta un proceso mental y creativo que acaba convirtiendo, por ejemplo, a una niña adolescente pobre de un lugar llamado Distrito 12, en la llama revolucionaria que acaba cambiando el mundo de Panem. Este es el caso de Katniss Everdeen, uno de los superhéroes que personalmente más de cerca me ha tocado. 

Spiderman, otro ejemplo, es el superhéroe favorito de Antonio Sánchez-Escalonilla, ponente de la sesión del programa #Héroe del Colegio Mayor Santillana, realizada el pasado jueves 22 de abril. Es director del Máster en guion cinematográfico y series de TV de la Universidad Rey Juan Carlos, además de un gran experto en la creación de héroes, lo que plasmó en el año 2002 con la publicación de su libro Guion de aventura y Forja del héroe. 

Durante su ponencia nos detalló las diferentes etapas por las que pasan los héroes en sus vidas, un épico camino que es una aventura en sí mismo. Veamos estos pasos: 

  1. Lo primero que un héroe debe descubrir es su procedencia: el lugar dónde nace, la relación con su familia o la ausencia de la misma, como les pasa a personajes como Luke Skywalker o Harry Potter.

“En muchas ocasiones su pasado es un misterio y es en la adolescencia cuando descubren su pasado y su misión”. 

  1. Una vez que sabemos quienes somos y de dónde venimos hay que definir o descubrir el proyecto que llenará sus (nuestras) vidas. Es bueno preguntarse cuál es el motivo de mis rasgos heroicos y cómo puedo usarlos para el beneficio de la sociedad. 
  2. Un hecho clave es el descubrimiento de mi vulnerabilidad. “El mundo de la aventura tiende a ser peligroso”, y llega un momento en el que el héroe se da cuenta de que tiene que protegerse a sí mismo porque no es indestructible y sus errores pueden dejar mella en la sociedad y una puerta abierta al mal. 
  3. El contacto del héroe con la muerte es un gran punto de quiebre. Suele identificarse con “el descenso a los infiernos” en la terminología de la forja del héroe. El ser humano quiere vivir y es el único animal que sabe que va a morir, y por lo que debe esforzarse en trascender más allá de la muerte y dejar el mejor legado. 

El desarrollo de estos cuatro puntos va a definir el sendero que siga el filme o la novela. Sánchez-Escalonilla insistió en que para contar esa historia de transformación que sufre el héroe se necesita “un mensaje potente”, capaz de enganchar al espectador y generar empatía. De ahí surge el amor que puede llegar a tener el público a una persona que en las primeras fases de la trama puede ser despreciable, o la empatía que puede generar un antihéroe como el Joker. 

Los pasos de la transformación de un héroe son aplicables a la ficción, pero también son los pasos que podemos seguir cada uno de nosotros para ser heroicos en nuestro día a día. Tal y como lo es Antonio Sánchez-Escalonilla cada vez que se sienta delante de un papel y trata de esbozar aquellos personajes que posteriormente serán los que nos inspiran. 

 

JORGE BELMONTE
Veterano del Colegio Mayor
Estudiante de periodismo

Antonio Sánchez-Escalonilla
«La forja del héroe en la construcción de personajes de cine»

Director del Máster en guión cinematográfico y series de TV | URJC

📆  22 de abril de 2021
Sesión a las 21 h

COLEGIO MAYOR SANTILLANA
C/MARBELLA 60, 28034, MADRID

Jesús Poveda

Jesús Poveda

Jesús Poveda de Agustín

 «¿Estás vivo o te mantienen vivo?»

La tarea de un psiquiatra es una de las más complejas que existe. 

Fotografía: Samuel López

El psiquiatra “casi siempre se encuentra en la delgada línea que separa la vida y la muerte”, o al menos así sucede en el caso de Jesús Poveda. 

Jesús, médico psiquiatra de profesión y profesor de psiquiatría en la Universidad Autónoma de Madrid, vino el pasado jueves 15 de abril a hablarnos de la diferencia entre “vivir una vida” y que “nos mantengan con vida”. 

Un psiquiatra no tiene un trabajo de oficina. Su prioridad son siempre sus pacientes y por sus características es probable que te necesiten en cualquier momento, a cualquier hora, y el hecho de no estar cuando les necesites puede ser la diferencia entre vivir o morir.

“La vida no vivida es una enfermedad de la que podemos morir”. 

Pero Jesús no vino a hablarnos de muerte, sino de VIDA (sí, con mayúsculas). Una VIDA que necesita que la dotemos de un verdadero sentido si queremos vivirla de verdad, porque “La vida no vivida es una enfermedad de la que podemos morir”. 

El olvido de nuestra meta, nuestro motor o simplemente aquello que nos hace sonreir cada día puede tener como consecuencia una depresión. Jesús manifestó que: “la depresión es una de las grandes enfermedades del siglo XXI”, aunque quiso remarcar que, curiosamente, solo en occidente. En el resto del mundo tienen otras necesidades básicas que cubrir, como comer e intentar sobrevivir. 

En occidente ese problema lo tenemos, afortunadamente, solucionado, pero nuestro ritmo de vida intenso, en el que exprimimos nuestros cuerpos al límite puede llevarnos a la enfermedad, ya que “la depresión puede ser una consecuencia de haber vivido por encima de nuestra posibilidades (físicas y emocionales) mucho tiempo”. 

Para conseguir prevenir esto, Jesús nos propone una fórmula para mejorar la sociedad en la que vivimos, y es dejar de guiarnos por lo instantáneo, “lo quiero ya, aquí y ahora”, y es que “si vives en lo instantáneo te olvidas de dónde venimos y a dónde vamos”. 

Esta necesidad de darle un sentido a la vida se ha hecho aún más presente con la pandemia, que nos ha obligado a cambiar nuestros hábitos. Esto ha hecho que se hayan manifestado dos nuevos fenómenos psicológicos:

  • Ya no podemos planificar como antes, y ya no sentimos que tenemos el control de nuestras vidas. 
  • Nos ha puesto frente a frente con la muerte, algo tan real como la vida, pero que la sociedad actual esconde, como si el hecho de no verla a diario hiciese que no exista.

La crisis social que esto ha generado lleva a Jesús a pensar que tal vez estábamos “aburguesados” y el coronavirus nos ha mostrado que donde creíamos que ya no existía nada más “hay un nuevo camino por descubrir”. 

“La muerte es como un faro. Gracias a él ves el puerto y sabes si puedes entrar o no. Pero si solo te fijas en el faro, te acabas cegando”.

Pero Jesús quiso dejar claro que no es negativo que la pandemia nos haya mostrado la muerte, ya que el miedo es un instinto básico de supervivencia. “Es lo que nos hace frenar en las curvas cuando vamos en coche a gran velocidad”.

La forma más fácil de entender cómo hacerle frente a la muerte es mediante la metáfora que Jesús Poveda contó: “La muerte es como un faro. Gracias a él ves el puerto y sabes si puedes entrar o no. Pero si solo te fijas en el faro, te acabas cegando”.

Por lo tanto, no tengamos miedo a morir, ya que es algo que pasará seguro. Lo importante es que, hasta que llegue ese momento, debemos llenar nuestra VIDA de sentido para vivirla intensa y plenamente.

 

JORGE BELMONTE
Veterano del Colegio Mayor
Estudiante de periodismo

Jesús Poveda de Agustín

 «¿Estás vivo o te mantienen vivo?»

Libertad, educación y creatividad en la universidad

Profesor de psiquiatría en la UAM.

📆  15 de abril de 2021
Sesión a las 21 h

COLEGIO MAYOR SANTILLANA
C/MARBELLA 60, 28034, MADRID

Ricardo Piñero Moral

Ricardo Piñero Moral

Ricardo Piñero Moral
«Arte y belleza en la educación universitaria»

Los prejuicios son uno de los grandes problemas de la sociedad. Nos limitan y nos hacen perdernos momentos maravillosos que, probablemente, jamás volvamos a repetir. 

Fotografía: Miguel Cardenal

Esto mismo sucede con infinidad de temas o materias. ¿Cuántas conversaciones habremos intentado evitar porque el tema no nos atraía? Es comprensible que uno no quiera hablar constantemente de física cuántica, de derecho deportivo o de reglamentos en educación pero, ¿Y si la persona que tenemos delante es uno de los mayores expertos en ese ámbito?¿Desaprovechamos esa oportunidad?. 

Por suerte, en la sesión del programa HÉROE del pasado 25 de marzo rescatamos uno de esos temas que muchas veces evitamos por los prejuicios pero que, una vez que empezamos a escuchar a alguien que conoce del tema y sabe transmitirlo no queremos dejar de oírle. En este caso, nuestro experto fue el catedrático de estética y teoría del arte por la Universidad de Navarra, Ricardo Piñero. 

Decidió hablarnos de arte, porque desde su forma de ver el mundo es algo que hace falta. Hemos olvidado qué es lo bello, y el arte es una de las múltiples formas de ver el mundo, sin duda una de las que más nos puede cambiar la vida. Mirar a nuestro alrededor en busca de belleza, no solo nos ayuda a ir con los ojos bien abiertos, sino que también nos permite evadirnos de los problemas y sentirnos reconfortados. 

Para poder llegar a ver la vida desde esa perspectiva hay que intentar entender que el arte no deja de ser tal porque no nos lo parezca a nosotros. El arte es abstracto y el hecho de que no nos diga nada “ya dice algo”. 

Para Ricardo gran parte de la culpa de la pérdida de importancia del arte la tienen la Universidades, que debería “enseñarnos a ver lo que ya tenemos delante, pero de forma distinta”. También hay que ser conscientes de que el arte “no juega a las soluciones exactas”. Un problema matemático tiene que ser complejo porque si no sería un problema resuelto. Y eso mismo es el arte, un problema complejo que nos dice muchas cosas, pese a que no podamos percibirlas todas.

“Si el arte no es valioso no es nada”

Ese es otro de los problemas que tenemos, ya que basamos la valía de algo en su valor de mercado. En infinidad de ocasiones una obra es muy buena pese a que su valor de mercado actual no diga lo mismo: Los Girasoles de Van Gogh valen millones de euros, y él en vida prácticamente se moría de hambre. 

La Gioconda, o Mona Lisa, empezó a ser famosa una vez robada; el cuadro pasó años en el museo sin pena ni gloria, y una vez robada la gente iba al museo solamente para fotografiar el hueco que esta obra dejó, hasta que se pudo recuperar. 

“El buen arte siempre nos toca aunque no lo entendamos”.

Por eso a muchos artistas les parece disruptivo el arte contemporáneo, porque “nos muestra el presente de una forma aún no vemos”, y el no verlo ahora nos parece extraño. 

Ricardo Piñero instó a los presentes a intentar aprender de arte, aunque eso signifique que nos tengan que enseñar. El arte va cambiando y por eso hay que conocer varios registros para poder valorarlo. Ricardo contó un símil que él utiliza para entender el arte, lo compara con un idioma. En una sala en la que cada persona habla un idioma, hay que intentar llegar a un consenso para comunicarse. Esa comunicación final es la mezcla de las diferentes ramas o vertientes artísticas, que de una manera u otra son vistas con la belleza que le han otorgado los artistas que las han hecho. 

El pasado 25 de marzo conocimos a un verdadero artista, y no por los magníficos dibujos que seguramente hará, sino porque él, al igual que otros artistas busca llevar la belleza a la vida de las personas. Unos lo consiguen mediante la observación de las obras, Ricardo lo consigue con las miradas que le observan atónitas cada vez que muestra la vida como él la comprende y como nos propone a los demás que la vivamos. 

JORGE BELMONTE
Veterano del Colegio Mayor
Estudiante de periodismo

Ricardo Piñero Moral
«Arte y belleza en la educación universitaria»

Catedrático de Estética y Teoría de las Artes · UNAV

📆  25 de marzo de 2021
Sesión a las 21 h

COLEGIO MAYOR SANTILLANA
C/MARBELLA 60, 28034, MADRID

Ignacio Vicens Hualde

Ignacio Vicens Hualde

Ignacio Vicens Hualde
Arquitecto de Papas y Reyes

Sesión del programa de excelencia personal HÉROE ® del Colegio Mayor Santillana en Madrid.

Uno de los principales retos a los que se enfrenta un universitario es descubrir aquello que le apasiona para, en estos años clave, comenzar a construir unos pilares sólidos sobre los que desarrollar su vida futura.

Fotografía: Rafael Parra

Si no lo hace así corre el riesgo de, al cabo de unos años, encontrarse en una especie de tierra de nadie, sintiendo que su vida no le apasiona o que no era lo que pensaba que iba a ser.

Esto que parece tan lógico, a veces no es tan sencillo porque no todo el mundo tiene claro a los 18 años qué es aquello que le va a hacer levantarse cada mañana el resto de su vida con unas ganas locas de comerse el mundo.

Pero, ¿Es realmente posible eso? ¿Vivir toda una vida con amor y pasión por lo que haces?

Si tuviera que resumir en tres palabras lo que es Ignacio Vicens, a sus 71 años, serían: FUERZA, PASIÓN Y ENTREGA.

Una fuerza inusitada en todo lo que hace, una pasión loca por la arquitectura y por hacer un mundo más bello desde esta perspectiva artística, y una entrega total en todas y cada una de sus creaciones.

Ignacio nos amenizó la velada con multitud de anécdotas divertidas que hicieron despertar en los asistentes multitud de sentimientos. Como esto de los sentimientos es muy personal, permitidme que yo os cuente lo que en mí despertó:

  • En primer lugar, envidia (pero de la sana no, de la mala, mala). Me encantaría, a lo largo de mi carrera profesional, poder llegar a tener la cuarta parte de historias que contar tan apasionantes como él nos contó: bodas de reyes, visitas de papas, recepciones en palacios, tertulias intelectuales al más alto nivel etc. Me hace reflexionar muchísimo sobre el nivel profesional que Ignacio ha alcanzado a lo largo de una vida entregada a su profesión y, ahora fuera de bromas, admirar su éxito profesional.
  • Por otro lado, ilusión. Porque veo que es posible con pasión, esfuerzo, constancia y sin dejarse vencer por el desánimo, alcanzar todas tus metas y que tu obra consiga inspirar, motivar y trascender más allá de ti mismo. 
  • Por último, confianza. Porque uno se da cuenta que las personas que brillan profesionalmente son “distintas”, y que muchas veces ese “distinto” se siente solo porque ve el mundo de otra manera, va a otra velocidad y puede llegar a sentir vértigo o plantearse si está haciendo lo correcto, ya que muchas veces le faltan referencias en las que fijarse y solo tiene su propia intuición o la convicción de que lo que hace le va a llevar a donde quiere llegar.

Tras la charla de Ignacio, pregunté a varios de los jóvenes presentes qué era lo que más le había gustado: unos me dijeron que los chistes, otros la manera de contar las historias, otros el ritmo dinámico de la charla…

No tuve ocasión de hacerle al ponente mi clásica pregunta de la que todos ya se ríen: – “Nacho, desde tu experiencia, ¿Qué consejo le darías a los chicos que tienes sentados frente a ti?”.

Con la esperanza de que Vicens lea este artículo y me diga que estoy totalmente equivocado, voy a ser yo el que les de un consejo después de escucharle:

«No malgastéis vuestra vida en cosas intrascendentes. Buscad vuestra pasión, eso que os haga distintos, eso en lo que seáis únicos, eso en lo que seáis capaces de inspirar a los demás, eso que os haga felices, que os llene de vida, de emoción, eso que haga que cada día sea distinto, eso que os ayude a cambiar el mundo. Buscadlo, buscadlo, buscadlo… y cuando lo encontréis, luchad por conseguirlo, por mejorar cada día, por alcanzar la excelencia.»

Como diría Jorge Belmonte, sed los Héroes de vuestra propia aventura y venid a Santillana dentro de 50 años a inspirar a una nueva generación de universitarios, como Nacho hizo con nosotros el pasado 18 de marzo de 2021.

Héctor Trinidad
Héctor Trinidad – Colegio Mayor Santillana
@HectorTrinidadQ

Ignacio Vicens Hualde
Arquitecto de Papas y Reyes

Arquitecto Vicens&Ramos

📆  18 de marzo de 2021
Sesión a las 21 h

COLEGIO MAYOR SANTILLANA
C/MARBELLA 60, 28034, MADRID

Scroll Up