Antonio Sánchez-Escalonilla

Antonio Sánchez-Escalonilla

Antonio Sánchez-Escalonilla
«La forja del héroe en la construcción de personajes de cine»

Los primeros años de nuestras vidas los pasamos soñando. Los objetivos, cuanto más fantasiosos e imposibles son, más nos atraen. Y entre esos sueños, el que suele estar siempre como primera opción en el ideario de cada uno es convertirse en superhéroe. Los hay de todas las formas y colores, para mayores y pequeños, aunque, generalmente se suele producir una evolución: uno empieza queriendo ser Mr. Increíble o Buzz Lightyear y acaba queriendo ser Iron Man o Capitán América. 

Fotografía: Rafael Parra

Todos los superhéroes que conocemos tienen un punto en común, y es que el héroe no empieza siéndolo, sino que experimenta un proceso mental y creativo que acaba convirtiendo, por ejemplo, a una niña adolescente pobre de un lugar llamado Distrito 12, en la llama revolucionaria que acaba cambiando el mundo de Panem. Este es el caso de Katniss Everdeen, uno de los superhéroes que personalmente más de cerca me ha tocado. 

Spiderman, otro ejemplo, es el superhéroe favorito de Antonio Sánchez-Escalonilla, ponente de la sesión del programa #Héroe del Colegio Mayor Santillana, realizada el pasado jueves 22 de abril. Es director del Máster en guion cinematográfico y series de TV de la Universidad Rey Juan Carlos, además de un gran experto en la creación de héroes, lo que plasmó en el año 2002 con la publicación de su libro Guion de aventura y Forja del héroe. 

Durante su ponencia nos detalló las diferentes etapas por las que pasan los héroes en sus vidas, un épico camino que es una aventura en sí mismo. Veamos estos pasos: 

  1. Lo primero que un héroe debe descubrir es su procedencia: el lugar dónde nace, la relación con su familia o la ausencia de la misma, como les pasa a personajes como Luke Skywalker o Harry Potter.

“En muchas ocasiones su pasado es un misterio y es en la adolescencia cuando descubren su pasado y su misión”. 

  1. Una vez que sabemos quienes somos y de dónde venimos hay que definir o descubrir el proyecto que llenará sus (nuestras) vidas. Es bueno preguntarse cuál es el motivo de mis rasgos heroicos y cómo puedo usarlos para el beneficio de la sociedad. 
  2. Un hecho clave es el descubrimiento de mi vulnerabilidad. “El mundo de la aventura tiende a ser peligroso”, y llega un momento en el que el héroe se da cuenta de que tiene que protegerse a sí mismo porque no es indestructible y sus errores pueden dejar mella en la sociedad y una puerta abierta al mal. 
  3. El contacto del héroe con la muerte es un gran punto de quiebre. Suele identificarse con “el descenso a los infiernos” en la terminología de la forja del héroe. El ser humano quiere vivir y es el único animal que sabe que va a morir, y por lo que debe esforzarse en trascender más allá de la muerte y dejar el mejor legado. 

El desarrollo de estos cuatro puntos va a definir el sendero que siga el filme o la novela. Sánchez-Escalonilla insistió en que para contar esa historia de transformación que sufre el héroe se necesita “un mensaje potente”, capaz de enganchar al espectador y generar empatía. De ahí surge el amor que puede llegar a tener el público a una persona que en las primeras fases de la trama puede ser despreciable, o la empatía que puede generar un antihéroe como el Joker. 

Los pasos de la transformación de un héroe son aplicables a la ficción, pero también son los pasos que podemos seguir cada uno de nosotros para ser heroicos en nuestro día a día. Tal y como lo es Antonio Sánchez-Escalonilla cada vez que se sienta delante de un papel y trata de esbozar aquellos personajes que posteriormente serán los que nos inspiran. 

 

JORGE BELMONTE
Veterano del Colegio Mayor
Estudiante de periodismo

Antonio Sánchez-Escalonilla
«La forja del héroe en la construcción de personajes de cine»

Director del Máster en guión cinematográfico y series de TV | URJC

📆  22 de abril de 2021
Sesión a las 21 h

COLEGIO MAYOR SANTILLANA
C/MARBELLA 60, 28034, MADRID

Jesús Poveda

Jesús Poveda

Jesús Poveda de Agustín

 «¿Estás vivo o te mantienen vivo?»

La tarea de un psiquiatra es una de las más complejas que existe. 

Fotografía: Samuel López

El psiquiatra “casi siempre se encuentra en la delgada línea que separa la vida y la muerte”, o al menos así sucede en el caso de Jesús Poveda. 

Jesús, médico psiquiatra de profesión y profesor de psiquiatría en la Universidad Autónoma de Madrid, vino el pasado jueves 15 de abril a hablarnos de la diferencia entre “vivir una vida” y que “nos mantengan con vida”. 

Un psiquiatra no tiene un trabajo de oficina. Su prioridad son siempre sus pacientes y por sus características es probable que te necesiten en cualquier momento, a cualquier hora, y el hecho de no estar cuando les necesites puede ser la diferencia entre vivir o morir.

“La vida no vivida es una enfermedad de la que podemos morir”. 

Pero Jesús no vino a hablarnos de muerte, sino de VIDA (sí, con mayúsculas). Una VIDA que necesita que la dotemos de un verdadero sentido si queremos vivirla de verdad, porque “La vida no vivida es una enfermedad de la que podemos morir”. 

El olvido de nuestra meta, nuestro motor o simplemente aquello que nos hace sonreir cada día puede tener como consecuencia una depresión. Jesús manifestó que: “la depresión es una de las grandes enfermedades del siglo XXI”, aunque quiso remarcar que, curiosamente, solo en occidente. En el resto del mundo tienen otras necesidades básicas que cubrir, como comer e intentar sobrevivir. 

En occidente ese problema lo tenemos, afortunadamente, solucionado, pero nuestro ritmo de vida intenso, en el que exprimimos nuestros cuerpos al límite puede llevarnos a la enfermedad, ya que “la depresión puede ser una consecuencia de haber vivido por encima de nuestra posibilidades (físicas y emocionales) mucho tiempo”. 

Para conseguir prevenir esto, Jesús nos propone una fórmula para mejorar la sociedad en la que vivimos, y es dejar de guiarnos por lo instantáneo, “lo quiero ya, aquí y ahora”, y es que “si vives en lo instantáneo te olvidas de dónde venimos y a dónde vamos”. 

Esta necesidad de darle un sentido a la vida se ha hecho aún más presente con la pandemia, que nos ha obligado a cambiar nuestros hábitos. Esto ha hecho que se hayan manifestado dos nuevos fenómenos psicológicos:

  • Ya no podemos planificar como antes, y ya no sentimos que tenemos el control de nuestras vidas. 
  • Nos ha puesto frente a frente con la muerte, algo tan real como la vida, pero que la sociedad actual esconde, como si el hecho de no verla a diario hiciese que no exista.

La crisis social que esto ha generado lleva a Jesús a pensar que tal vez estábamos “aburguesados” y el coronavirus nos ha mostrado que donde creíamos que ya no existía nada más “hay un nuevo camino por descubrir”. 

“La muerte es como un faro. Gracias a él ves el puerto y sabes si puedes entrar o no. Pero si solo te fijas en el faro, te acabas cegando”.

Pero Jesús quiso dejar claro que no es negativo que la pandemia nos haya mostrado la muerte, ya que el miedo es un instinto básico de supervivencia. “Es lo que nos hace frenar en las curvas cuando vamos en coche a gran velocidad”.

La forma más fácil de entender cómo hacerle frente a la muerte es mediante la metáfora que Jesús Poveda contó: “La muerte es como un faro. Gracias a él ves el puerto y sabes si puedes entrar o no. Pero si solo te fijas en el faro, te acabas cegando”.

Por lo tanto, no tengamos miedo a morir, ya que es algo que pasará seguro. Lo importante es que, hasta que llegue ese momento, debemos llenar nuestra VIDA de sentido para vivirla intensa y plenamente.

 

JORGE BELMONTE
Veterano del Colegio Mayor
Estudiante de periodismo

Jesús Poveda de Agustín

 «¿Estás vivo o te mantienen vivo?»

Libertad, educación y creatividad en la universidad

Profesor de psiquiatría en la UAM.

📆  15 de abril de 2021
Sesión a las 21 h

COLEGIO MAYOR SANTILLANA
C/MARBELLA 60, 28034, MADRID

Ricardo Piñero Moral

Ricardo Piñero Moral

Ricardo Piñero Moral
«Arte y belleza en la educación universitaria»

Los prejuicios son uno de los grandes problemas de la sociedad. Nos limitan y nos hacen perdernos momentos maravillosos que, probablemente, jamás volvamos a repetir. 

Fotografía: Miguel Cardenal

Esto mismo sucede con infinidad de temas o materias. ¿Cuántas conversaciones habremos intentado evitar porque el tema no nos atraía? Es comprensible que uno no quiera hablar constantemente de física cuántica, de derecho deportivo o de reglamentos en educación pero, ¿Y si la persona que tenemos delante es uno de los mayores expertos en ese ámbito?¿Desaprovechamos esa oportunidad?. 

Por suerte, en la sesión del programa HÉROE del pasado 25 de marzo rescatamos uno de esos temas que muchas veces evitamos por los prejuicios pero que, una vez que empezamos a escuchar a alguien que conoce del tema y sabe transmitirlo no queremos dejar de oírle. En este caso, nuestro experto fue el catedrático de estética y teoría del arte por la Universidad de Navarra, Ricardo Piñero. 

Decidió hablarnos de arte, porque desde su forma de ver el mundo es algo que hace falta. Hemos olvidado qué es lo bello, y el arte es una de las múltiples formas de ver el mundo, sin duda una de las que más nos puede cambiar la vida. Mirar a nuestro alrededor en busca de belleza, no solo nos ayuda a ir con los ojos bien abiertos, sino que también nos permite evadirnos de los problemas y sentirnos reconfortados. 

Para poder llegar a ver la vida desde esa perspectiva hay que intentar entender que el arte no deja de ser tal porque no nos lo parezca a nosotros. El arte es abstracto y el hecho de que no nos diga nada “ya dice algo”. 

Para Ricardo gran parte de la culpa de la pérdida de importancia del arte la tienen la Universidades, que debería “enseñarnos a ver lo que ya tenemos delante, pero de forma distinta”. También hay que ser conscientes de que el arte “no juega a las soluciones exactas”. Un problema matemático tiene que ser complejo porque si no sería un problema resuelto. Y eso mismo es el arte, un problema complejo que nos dice muchas cosas, pese a que no podamos percibirlas todas.

“Si el arte no es valioso no es nada”

Ese es otro de los problemas que tenemos, ya que basamos la valía de algo en su valor de mercado. En infinidad de ocasiones una obra es muy buena pese a que su valor de mercado actual no diga lo mismo: Los Girasoles de Van Gogh valen millones de euros, y él en vida prácticamente se moría de hambre. 

La Gioconda, o Mona Lisa, empezó a ser famosa una vez robada; el cuadro pasó años en el museo sin pena ni gloria, y una vez robada la gente iba al museo solamente para fotografiar el hueco que esta obra dejó, hasta que se pudo recuperar. 

“El buen arte siempre nos toca aunque no lo entendamos”.

Por eso a muchos artistas les parece disruptivo el arte contemporáneo, porque “nos muestra el presente de una forma aún no vemos”, y el no verlo ahora nos parece extraño. 

Ricardo Piñero instó a los presentes a intentar aprender de arte, aunque eso signifique que nos tengan que enseñar. El arte va cambiando y por eso hay que conocer varios registros para poder valorarlo. Ricardo contó un símil que él utiliza para entender el arte, lo compara con un idioma. En una sala en la que cada persona habla un idioma, hay que intentar llegar a un consenso para comunicarse. Esa comunicación final es la mezcla de las diferentes ramas o vertientes artísticas, que de una manera u otra son vistas con la belleza que le han otorgado los artistas que las han hecho. 

El pasado 25 de marzo conocimos a un verdadero artista, y no por los magníficos dibujos que seguramente hará, sino porque él, al igual que otros artistas busca llevar la belleza a la vida de las personas. Unos lo consiguen mediante la observación de las obras, Ricardo lo consigue con las miradas que le observan atónitas cada vez que muestra la vida como él la comprende y como nos propone a los demás que la vivamos. 

JORGE BELMONTE
Veterano del Colegio Mayor
Estudiante de periodismo

Ricardo Piñero Moral
«Arte y belleza en la educación universitaria»

Catedrático de Estética y Teoría de las Artes · UNAV

📆  25 de marzo de 2021
Sesión a las 21 h

COLEGIO MAYOR SANTILLANA
C/MARBELLA 60, 28034, MADRID

Ignacio Vicens Hualde

Ignacio Vicens Hualde

Ignacio Vicens Hualde
Arquitecto de Papas y Reyes

Sesión del programa de excelencia personal HÉROE ® del Colegio Mayor Santillana en Madrid.

Uno de los principales retos a los que se enfrenta un universitario es descubrir aquello que le apasiona para, en estos años clave, comenzar a construir unos pilares sólidos sobre los que desarrollar su vida futura.

Fotografía: Rafael Parra

Si no lo hace así corre el riesgo de, al cabo de unos años, encontrarse en una especie de tierra de nadie, sintiendo que su vida no le apasiona o que no era lo que pensaba que iba a ser.

Esto que parece tan lógico, a veces no es tan sencillo porque no todo el mundo tiene claro a los 18 años qué es aquello que le va a hacer levantarse cada mañana el resto de su vida con unas ganas locas de comerse el mundo.

Pero, ¿Es realmente posible eso? ¿Vivir toda una vida con amor y pasión por lo que haces?

Si tuviera que resumir en tres palabras lo que es Ignacio Vicens, a sus 71 años, serían: FUERZA, PASIÓN Y ENTREGA.

Una fuerza inusitada en todo lo que hace, una pasión loca por la arquitectura y por hacer un mundo más bello desde esta perspectiva artística, y una entrega total en todas y cada una de sus creaciones.

Ignacio nos amenizó la velada con multitud de anécdotas divertidas que hicieron despertar en los asistentes multitud de sentimientos. Como esto de los sentimientos es muy personal, permitidme que yo os cuente lo que en mí despertó:

  • En primer lugar, envidia (pero de la sana no, de la mala, mala). Me encantaría, a lo largo de mi carrera profesional, poder llegar a tener la cuarta parte de historias que contar tan apasionantes como él nos contó: bodas de reyes, visitas de papas, recepciones en palacios, tertulias intelectuales al más alto nivel etc. Me hace reflexionar muchísimo sobre el nivel profesional que Ignacio ha alcanzado a lo largo de una vida entregada a su profesión y, ahora fuera de bromas, admirar su éxito profesional.
  • Por otro lado, ilusión. Porque veo que es posible con pasión, esfuerzo, constancia y sin dejarse vencer por el desánimo, alcanzar todas tus metas y que tu obra consiga inspirar, motivar y trascender más allá de ti mismo. 
  • Por último, confianza. Porque uno se da cuenta que las personas que brillan profesionalmente son “distintas”, y que muchas veces ese “distinto” se siente solo porque ve el mundo de otra manera, va a otra velocidad y puede llegar a sentir vértigo o plantearse si está haciendo lo correcto, ya que muchas veces le faltan referencias en las que fijarse y solo tiene su propia intuición o la convicción de que lo que hace le va a llevar a donde quiere llegar.

Tras la charla de Ignacio, pregunté a varios de los jóvenes presentes qué era lo que más le había gustado: unos me dijeron que los chistes, otros la manera de contar las historias, otros el ritmo dinámico de la charla…

No tuve ocasión de hacerle al ponente mi clásica pregunta de la que todos ya se ríen: – “Nacho, desde tu experiencia, ¿Qué consejo le darías a los chicos que tienes sentados frente a ti?”.

Con la esperanza de que Vicens lea este artículo y me diga que estoy totalmente equivocado, voy a ser yo el que les de un consejo después de escucharle:

«No malgastéis vuestra vida en cosas intrascendentes. Buscad vuestra pasión, eso que os haga distintos, eso en lo que seáis únicos, eso en lo que seáis capaces de inspirar a los demás, eso que os haga felices, que os llene de vida, de emoción, eso que haga que cada día sea distinto, eso que os ayude a cambiar el mundo. Buscadlo, buscadlo, buscadlo… y cuando lo encontréis, luchad por conseguirlo, por mejorar cada día, por alcanzar la excelencia.»

Como diría Jorge Belmonte, sed los Héroes de vuestra propia aventura y venid a Santillana dentro de 50 años a inspirar a una nueva generación de universitarios, como Nacho hizo con nosotros el pasado 18 de marzo de 2021.

Héctor Trinidad
Héctor Trinidad – Colegio Mayor Santillana
@HectorTrinidadQ

Ignacio Vicens Hualde
Arquitecto de Papas y Reyes

Arquitecto Vicens&Ramos

📆  18 de marzo de 2021
Sesión a las 21 h

COLEGIO MAYOR SANTILLANA
C/MARBELLA 60, 28034, MADRID

Chema de Pablo

Chema de Pablo

José María de Pablo
¿Por qué defender a un asesino?

Los procesos judiciales son un tema muy recurrente en la cinematografía actual y pasada. Es un tema que gusta, entretiene y necesita ser explicado desde un punto de vista crítico, y desde los ojos de quien sabe. 

Por eso, con la conversión a la era digital, la sociedad fue buscando sus nichos de conocimiento judicial y en Twitter, la herramienta de la inmediatez y de información por excelencia, fueron surgiendo una serie de gurús a los que recurrir para demandar explicaciones sobre diferentes aspectos jurídicos. 

Fotografía: Rafael Parra

Uno de esos expertos jurídicos ya consolidados es Chema de Pablo. Con sus más de 74.000 seguidores en Twitter es uno de los juristas más relevantes e influyentes de España. Entre sus seguidores destacan personalidades de prácticamente todos los ámbitos, aunque si hablamos de política, Pablo Casado, Isabel Díaz Ayuso, Martínez Almeida, Rosa Díez, Iñigo Errejón, Macarena Olona o Carlos Carrizosa son algunos de los nombres que, desde todo el espectro político, acuden a su perfil para entender la actualidad jurídica que necesita ser explicada por quien mejor la conoce. 

Hay que decir que su prestigio se ha labrado en los múltiples procesos de los que ha formado parte, muchos de ellos de gran repercusión mediática: la salida a bolsa de Bankia, el Caso Púnica, el Caso Lezo, el Juicio de las Tarjetas Black, además de uno de los juicios del 11M, entre otros.

Para entender quién es una persona y qué le lleva a ser como es hoy, hay que conocer su pasado, y para eso nos visitó en el Colegio Mayor Santillana el pasado jueves 11 de Marzo: para mostrarnos una visión retrospectiva de su carrera y su profesión. 

Chema de Pablo comenzó su carrera profesional siendo abogado del turno de oficio, ese derecho (y obligación) que tienen todos los ciudadanos si no disponen de medios para pagar un letrado por su cuenta. 

Esta fue la segunda decisión de su vida jurídica ya que la primera fue decidir a qué tipo de derecho quería dedicarse. De sus palabras podemos deducir que no se arrepiente de su decisión, porque “el derecho de verdad es el derecho penal, el derecho que salva gente”. 

“De cómo lo hagas depende la libertad de una persona; que pueda volver a casa con su familia y sus hijos o se vaya a la cárcel”. 

Y es que Chema entendió en el turno de oficio la responsabilidad que carga un abogado penalista sobre sus espaldas. “De cómo lo hagas depende la libertad de una persona; que pueda volver a casa con su familia y sus hijos o se vaya a la cárcel”. 

¿Cómo puede defender un abogado a un culpable?¿No supone un dilema moral? Chema nos dio varios motivos. En primer lugar comparó la situación con que un médico solo atendiera a personas sanas. Por otro lado, nos hizo ver la presión que supone defender a un inocente, ya que “tienes que ganar como sea”. Y es que, según algunos estudios: “Hay un 50% de las personas que se someten a juicio que son inocentes”. 

Porque las cosas no son blancas o negras: cárcel o libertad. Nos contó como uno de sus defendidos en el turno de oficio, imputado por múltiples delitos y politoxicómano, tuvo que rendir cuentas con la justicia en un momento que estaba intentando dejar su adicción atrás gracias a un programa de Proyecto Hombre. 

Chema tenía en sus manos el futuro de esa persona: si conseguía una condena baja, había muchas posibilidades de que pudiera salir de la droga y reinsertarse en la sociedad. De Pablo se siente orgulloso de haber podido ayudarle a no entrar en la cárcel, ya que ese hombre, en la actualidad, tiene una familia, un trabajo y no ha vuelto a delinquir. Todo gracias a que un abogado decidió no dejarle de lado por ser presuntamente culpable (que lo era) y hacer todo lo posible por que la justicia fuera justa con él.

Y es que algo por lo que abogan la mayoría de los penalistas es que la cárcel no es la solución a la delincuencia, sino que hay que buscar políticas y sentencias que ayuden a la reinserción de los delincuentes en la sociedad. Al igual que los menores son condenados a trabajar en beneficio de la sociedad, ¿Por qué no se puede aplicar el mismo criterio a los mayores de edad? Está demostrado que este tipo de condenas son mucho más efectivas que penas de cárcel. 

Por último hablamos de la lentitud de la justicia y nos contó su caso más extremo en este sentido, el de un cliente que fue juzgado por unos hechos ocurridos 17 años antes, tiempo que duró la instrucción del juicio. Su cliente, en este caso, fue absuelto, pero este hombre tuvo que enfrentarse a 17 años yéndose a dormir con el miedo de acabar en la cárcel (a una pena máxima de 8 años). Y es que, muchas veces, “el tiempo hasta que se decide tu absolución son años que te destrozan la vida”. 

Como bien nos enseñó Chema

“Los delitos los tiene que probar la acusación, y si no lo consigue, la mejor estrategia de la defensa es estar callado”. 

Ha sido una suerte que a él le tocara la “acusación” en esta charla porque hubiera sido una auténtica lástima habernos perdido todo lo que nos ha enseñado, y mostrado. Si en un juicio siempre hay que mantener la presunción de inocencia, antes de empezar una conversación con Chema de Pablo hay que mantener la presunción de excelencia, y por eso las puertas del Colegio Mayor Santillana siempre están abiertas para que él y más gente nos muestren el camino que conlleva el convertirse en un Héroe.

JORGE BELMONTE
Veterano del Colegio Mayor
Estudiante de periodismo

José María de Pablo
¿Por qué defender a un asesino?

Abogado penalista
Socio en el Bufete Mas y Calvet
Ha llevado importantes casos como el 11M

📆  11 de marzo de 2021
Sesión a las 21 h

COLEGIO MAYOR SANTILLANA
C/MARBELLA 60, 28034, MADRID

Ricardo Lobera

Ricardo Lobera

Ricardo Lobera
«Algunas claves del liderazgo universitario [y de tu vida]»

El pasado jueves 25 de febrero tuvimos la suerte de contar, en el Colegio Mayor Santillana, con la visita de Ricardo Lobera, Director de Programas del IESE Business School y, por encima de todo, un apasionado de la formación y el desarrollo de las personas. 

Fotografía: Miguel Cardenal

Algo que yo ya sospechaba, y que Lobera confirmó, es que “los latinos somos muy pesimistas”, nuestro refranero lo confirma y además eso dicen de nosotros. Pero más allá de los clichés sobre nuestro estilo de vida, cierto es ser pesimistas es una excusa para asumir la responsabilidad de dirigir nuestra vida y avanzar hacia el destino que nosotros elijamos.

Si tuviera que resumir en una palabra “de qué fue” la charla de Ricardo, sin duda elegiría LIBERTAD, entendida como la capacidad de vivir la vida que uno desea de la manera que desea. Y he llegado a la conclusión de que una de las claves de la libertad es el conocimiento, y que solo una vida de aprendizaje continuo nos permitirá tener un criterio propio lo suficientemente fuerte para no dejarnos manipular por quienes nos intenten decir qué hacer  y cómo pensar.

Por eso Lobera nos motivó a aprender más y más cada día, porque un día que dejamos de aprender es un día que dejamos de crecer y evolucionar. 

Pero no solo hay que centrarse en conocer y estudiar libros o manuales, sino que nos explicó las tres dimensiones del conocimiento que debemos trabajar para conseguir nuestra libertad.

1.Le dio prioridad absoluta al autoconocimiento, saber quién somos para decidir qué queremos hacer y a dónde queremos llegar. Algo tan simple, es una tarea que debemos hacer durante toda nuestra vida.

“Es dramático ver gente que con 50 años no sabe que quiere, porque no sabe qué se le da bien o qué le gusta más”. 

2. Además del autoconocimiento, hay otra serie de habilidades y competencias que debemos trabajar para llegar a la mejor versión de nosotros mismos, personal y profesionalmente:

  • Autocrítica. Además de pensar en nosotros mismos debemos pedirle a los digas que nos hablen sobre los puntos fuertes y oportunidades de mejora que ellos ven en nosotros.
  • Gestión del tiempo. Todos disponemos de 24 horas al día, la diferencia va a estar en cómo las invertimos o cómo las gastamos. 
  • Toma de decisiones. Desde que nos levantamos hasta que nos acostamos estamos constantemente haciéndolo. “La peor decisión que se puede tomar es la que no se toma”. 

Pero es vital no solo tomarlas, sino valorar los efectos que tienen esas decisiones, por eso debemos desarrollar un criterio correcto en esa toma de decisiones. 

  • Habilidades sociales. Nunca podremos sobrevivir solos, necesitamos trabajar en equipo, con gente muy diversa. Si logramos que el equipo se complemente y dé lo mejor de sí mismo, marcaremos la diferencia.
  • Equilibrio emocional. Vivimos en una sociedad que nos intenta manipular emocionalmente las 24 horas del día. Debemos ser reflexivos y que la razón consiga pulir nuestra emoción, la cual es muy necesaria. Solo de esta manera tendremos un comportamiento asertivo.

3Por último, es imprescindible tener una correcta escala de valores que sea la luz que guíe nuestras acciones. 

  • Optimismo. A todos nos pasan, constantemente, cosas buenas y malas. Es nuestra decisión dejarnos arrastrar por el pesimismo o afrontar la vida con ilusión y alegría.
  • Lealtad. Ser fieles a las personas por encima de intereses económicos o egoístas.
  • Amabilidad. Nosotros decidimos si queremos hacer sentir bien o mal a los demás.
  • Cumplir con los compromisos. Una persona con palabra es una persona que va a triunfar.
  • Espíritu de servicio. Dedicar tu vida a servir a los demás.
  • Autenticidad. 
  • Poner al otro en el centro…

Ricardo Lobera quiso terminar dejando claro que el cambio a mejor solo podemos hacerlo si tenemos la mente abierta e intentamos ser reflexivos y ver las situaciones con mucha perspectiva.

¿Hoy en día es un tiempo difícil? Depende con qué lo comparemos, ya que estar encerrados en casa por culpa de un virus no parece tan grave si lo comparamos con los años de Guerra Civil que vivieron nuestros abuelos. Parece lógico, ¿verdad?

Una sesión tan profunda, para explicar de una manera tan sencilla algo tan complejo, ha hecho que yo también haya pasado a la acción. Por eso, para terminar, me gustaría contaros una reflexión personal tras escuchar a Ricardo Lobera: 

“El entusiasmo, unido al aprendizaje continuo, nos permite pasar a la acción. Si elegimos bien las metas, solo nos queda recorrer nuestro camino del HÉROE.” 

JORGE BELMONTE
Veterano del Colegio Mayor
Estudiante de periodismo

Ricardo Lobera
«Algunas claves del liderazgo universitario [y de tu vida]»
Director de Programas IESE

📆  25 de febrero de 2021
Sesión a las 21 h

COLEGIO MAYOR SANTILLANA
C/MARBELLA 60, 28034, MADRID

Scroll Up