Visita del Colegio Mayor a la Exposición de Banksy

Visita del Colegio Mayor a la Exposición de Banksy

Recuerdo la mañana del sábado de 16 de marzo, en la que el Sol nos anunciaba la inminencia de la primavera. Recuerdo cómo íbamos algunos residentes del Colegio Mayor Santillana en el coche escuchando Rage Against The Machine, cuyas letras, al igual que el Sol lo hacía con la primavera, nos preparaba para lo que estábamos a punto de ver. Letras, como la de Know your enemy, que, cargadas de rabia, explotan contra un sistema corrupto, que solo causa guerras, hambre y miseria -no solo física sino moral.

Conociendo el contenido de estas canciones, solo se puede esperar que hayamos ido a ver a un artista: Banksy. Un artista que, al igual que el grupo antes mencionado, destaca por sus gritos de protesta. Contra la pobreza, contra las guerras, contra el consumismo desenfrenado, contra la hipocresía. Todas ellas, provocadas por el sistema de producción capitalista. Así de cruda es la visión del artista. Muestra de ello es el siguiente cuadro, en el que se ve a un grupo de jóvenes desharrapados, maltratados por la pobreza, subiéndose al capó de un coche, erigiendo la bandera de su país natal, Estados Unidos. La bandera de la tierra prometida, del país de los oportunidades. Pero esto, lejos de ser verdad, llega a ser casi irónicos: te prometen riqueza y prosperidad, a pesar de toda la miseria que anida en sus calles. Todos señalan mientras al final del túnel, donde aguarda una luz casi abrumadora. Sin embargo, esta luz no parece ser más que una ilusión que nunca llega.

Pero no todas sus obras son tan duras y encarnizadas como esta. La mayoría están cargadas del peculiar sentido del humor del artista, quien, a través de la burla y la ironía, denuncia las mayores atrocidades que sufre el ser humano en todo el mundo. Desde las pintadas que hizo en el muro de Palestina, hasta el consumo desenfrenado, pasando por las calamidades de la guerra.

Por ejemplo, en el siguiente cuadro, se muestran los dos rostros del capitalismo: por un lado, las grandes multinacionales, representadas por dos de las mascotas más icónicas de las industrias del entretenimiento y de la comida rápida: Mickey Mouse y Ronald McDonald. Éstos dos llevan de la mano a un niño salido de la foto más famosa de la Guerra de Vietnam, en la que, abrasado por el Napalm, huye de su poblado destrozado por las tropas estadounidenses. Con estas imágenes tan aparentemente antagónicas, pero que, en el fondo son inseparables, el artista denuncia la realidad tan dura que provocan las guerras. Realidad que ignoramos, envilecidos por estos rostros amables del capitalismo.

Independientemente de que se comparta la visión del artista, es indudable de que el artista ha puesto patas arriba el mundo del arte. Comenzando con algo tan propio del vandalismo, como es el grafiti, ha acabado exponiendo en las salas más prestigiosas del mundo, o teniendo obras subastadas por millones de dólares. Sin embargo, a pesar del éxito que ha alcanzado, no ha perdido ni una pizca de su actitud irreverente. Muestra de ello es la autodestrucción que sufrió uno de sus cuadros al instante de haber sido vendido por un millón de dólares.

Así, tras varias décadas de creaciones artísticas completamente rompedoras, no solo por su forma sino por su contenido, el artista se sigue manteniendo en el anonimato. Esto se debe a que, a pesar del prestigio y fama mundial alcanzados por sus obras, no dejan de estar hechas de forma ilegal, y ser merecedoras de una importante sanción económica. Sin embargo, esto no parece importarle demasiado a los ayuntamientos de muchas ciudades, que han hecho grandes esfuerzos por conservar dichos grafitis, llegando a poner marquesinas en muchos casos. De esta forma, incluso las instituciones difuminan más aún dónde está la línea que separa el vándalo del artista.

Pablo Cortina

Autor: Pablo Cortina
Veterano del Colegio Mayor

ARCO: La escapada cultural del Colegio Mayor en Madrid

ARCO: La escapada cultural del Colegio Mayor en Madrid

La comisión de Cultura del Colegio Mayor Santillana organizó una escapada cultural a una de las exposiciones de Arte Contemporáneo más famosas del mundo, ARCO.

Las salas del IFEMA se han vestido de gala por para recibir nuevamente a la crema y nata de los creadores de vanguardia a nivel mundial. Tras 38 ediciones e innumerables presentaciones, premios y apretones de mano, ARCO se ha convertido en punto de referencia para el artista contemporáneo, agregando una luminaria más a la que ya de por sí es una ciudad cuna de las artes. Teniendo una oportunidad así tan cerca de casa, Santillana no ha podido quedarse fuera de la celebración.

Llegamos en la furgoneta a un aparcamiento que poco a poco empieza a llenarse. Algo somnolientos entramos a la nave sin imaginar la envergadura de lo que vamos a presenciar: un dédalo de stands que llegan hasta donde alcanza la vista, una marea de gente inundando cada pasillo, un coro de fichas técnicas dichas a la vez. Es un caos tan ecléctico como las obras que vamos a apreciar.

Guiados por los comentarios de Arturo, un regular de la feria, conforme nos adentramos en los pabellones la idea que tenemos de lo que es arte se vuelve cada vez más difusa. Desde clásicos como Picasso y Dalí hasta los nombres que apenas van abriéndose paso en el panorama, los trabajos expuestos difícilmente tienen punto en común. De lo minimalista a lo caricaturesco, del arte plástico al audiovisual, del óleo y la arcilla al tejido y el neón, aquí encontramos algo para todos los gustos.

En el mismo pasillo donde vemos una pared tapizada de ecuaciones de relatividad nos topamos con la exposición de los artistas invitados de Perú. El Miró vendido en 4 millones de euros está a unos cuantos metros de una estatua gigante del rey. Es una locura.

Pasan las horas y las sorpresas no terminan. Tras un merecido descanso para comer y una segunda y breve ronda por los stands, finalmente llegamos al punto en que, citando al padre Gregorio, “ya habíamos visto suficiente arte por hoy”. Cuando Arturo nos confiesa que apenas hemos recorrido la mitad de todo lo que había, la decisión queda tomada: es hora de volver a casa.

Sin duda, culturizarse es agotador, pero nunca terminas de saciarte del todo.

Autor: Ricardo Sebastián Nieto
Ingeniero Físico Industrial

Ser rico es fácil si sabes cómo

Ser rico es fácil si sabes cómo

Una de las ventajas de vivir en un Colegio Mayor en Madrid, es la diversidad de personas que puedes encontrar en estos. La residencia universitaria cuenta con diferentes estudiantes y profesores y cada uno de estos está especializado, o se están especializando en los temas más importantes para la actualidad social. Temas como comunicación, física, derecho, medicina, periodismo, marketing y por supuesto, economía.

Con nosotros vive Carlos Arenas, Doctor en economía y profesor en el Máster de banca de Garrigues y en el Centro Universitario Villanueva.
 El Dr. Arenas nos trae un artículo que a más de uno puede interesar.

 

¿Quieres ser rico? Es más sencillo de lo que piensas

Todos queremos tener una buena salud física. Tratamos de hacer deporte, cuidarnos con dietas e incluso nos apuntamos a un gimnasio a comienzos de año. Pero este propósito suele durar poco.

También queremos ser ricos y tratamos de ahorrar, pero este propósito dura, menos incluso, que el gimnasio. Y es que, muchas veces, ahorramos mal. Ahorrar no consiste en guardarnos lo que sobra al final del mes, sino, como dice Warren Buffet:

“No ahorres lo que te queda por gastar. Gasta lo que te queda después de ahorrar”.

¿Quieres ser rico? Lo primero que debes saber es que, si no te toca la lotería, exige un esfuerzo. Debes guardarte todos los meses una parte de tus ingresos y vivir con menos gastos de los que te gustaría. El hábito del ahorro se puede hacer a través de una orden periódica de tu banco a una entidad financiera especializada en productos y servicios de inversión.

Lo mejor es que lo veamos gráficamente. Suponte que tienes ahorrados 5.000 €, y tu objetivo es llegar a 100.000 €. A través de un ahorro mensual de 300 €, conseguirías el objetivo en 20 años. Si esta cantidad no la hubieses invertido, habrías tardado 7 años más o deberías haber incrementado tu cuota mensual hasta los 416 €/mes (un 38% más).

¿Por qué aportando menos puedes conseguir más? Es lo que se conoce como la magia del interés compuesto. Cuentan que una vez le preguntaron a Einstein cuál era la fuerza más poderosa del universo, a lo que contestó que era el interés compuesto. Lo cual es cierto, por cierto.

El gráfico anterior sirva quizá para una persona de edad madura, con ciertas obligaciones. Es un perfil de riesgo dinámico. Pero tú, si eres una persona joven, necesitas una inversión más tolerante al riesgo. Vamos a suponer que inviertes 10.000 € en un fondo con una rentabilidad anualizada a tres años del 19,9% (es un buen fondo, desde luego). Si el fondo se sigue comportando así, ¿Cómo quedaría tu inversión?

Si has invertido el día en el que cumples 20 años, cuando cumplas 60, tendrás 15 millones de euros. ¿Sorprendido? Ahora sabes que el interés compuesto sí es la mayor fuerza del universo.

Y si es cuando cumplas 50 años, tendrás 2,5 millones.

Es cierto que es un horizonte temporal muy alto. Pero si quieres retirar tus ganancias cuando cumplas 40 años, tendrás 400.000 €.

Imagínate que invertiste los 10.000 € y te “olvidaste” de ese dinero. Vamos, estaba ahí pero sólo para utilizar por si acaso. Vas un día a sacarlo para pagar, por ejemplo, una estancia de un hijo en el extranjero y resulta que tienes varios millones de euros.

Y ahora viene la pregunta: si esto es así, ¿por qué no lo hace nadie? Error, hay gente que sí lo hace. Pero es verdad que son muy pocos. El problema es el amplio desconocimiento que existe sobre estos asuntos. Pero tú ya lo sabes.

Quizá no encuentres un fondo que te dé una rentabilidad anualizada del 19%, o no puedas ahorrar más que 50 €/mes. Da igual, hazlo. Desde ya. Verás cómo la magia del interés compuesto multiplicará exponencialmente tu dinero. Ya no tienes excusa para ser no ser rico: empieza desde hoy mismo con el hábito del ahorro.

CARLOS ARENAS LAORGA
Doctor en Economía

El Colegio Mayor Santillana presente en Attendis University Summit

El Colegio Mayor Santillana presente en Attendis University Summit

El pasado 24 de enero se celebró en Sevilla la I Edición de Attendis University Summit y el Colegio Mayor Santillana no desaprovechó esta fantástica oportunidad para representar a Madrid en los stands dedicados a Colegios Mayores.

Así, el equipo H&S (Héctor y Salva), acompañados de dos colegiales, Jaime y Miguel, estudiantes de Comunicación Audiovisual y ADE respectivamente, se trasladaron a la capital andaluza cargados de ilusión, optimismo, mucho merchandising y un bonito roll-up.

Más de 600 alumnos de todos los Colegios Attendis,  tanto de Andalucía como de Extremadura, acudieron al evento y disfrutaron de diferentes charlas y talleres organizados por las Universidades invitadas, una de ellas Villanueva. 

El Stand del Colegio Mayor, muy cerca de la entrada al auditorio, fue protagonista y muchos alumnos, profesores, y directores de colegios de Attendis se acercaron a interesarse por nuestra residencia universitaria, las actividades que se realizan, la cercanía a las universidades, nuestro Programa de Desarrollo personal etc.

Se intercambiaron tarjetas de visita, se rellenaron pre-solicitudes y se dio a conocer Santillana por el sur de España.

Las jornadas finalizaron con una gran conferencia del prestigioso atleta paraolímpico, Enhamed Enhamed titulada “Hambre de Superación”.

Enlace directo al álbum de fotos del evento

¡Los exámenes me están matando!

¡Los exámenes me están matando!

Llega la época clave y se siente en el ambiente del Colegio Mayor. Esa en la que en unos pocos días nos jugamos todo el esfuerzo de un semestre (de cuatro meses), unos momentos en los que nos toca enfrentarnos a una prueba que va a determinar nuestro futuro inmediato, ¿O no?

Si en estos momentos estás leyendo este artículo y estudiando para tus exámenes, estoy seguro de que puedes pensar:
– ¡Cómo se nota que este tío no se examina mañana de Derecho Constitucional (cada uno que ponga aquí la asignatura que le trae por la calle de la amargura)!

Y tienes toda la razón, no me examino, pero yo ya me examiné de muchos “ladrillos” de asignaturas, pensaba como tú y, mi querido amigo, al pasar el tiempo me he dado cuenta de lo equivocado que estaba.

¿Equivocado? ¿No hay que estudiar para los exámenes?
Por supuesto que sí, pero en mi época universitaria, los meses de exámenes me cambiaba el carácter, mis nervios se disparaban, mi olor corporal se intensificaba debido a la falta de higiene y mi vello facial brotaba sin control mientras mi madre me decía:
!Hijo mío, creo que deberías asearte y afeitarte un poco, pareces un delincuente!

Y con el tiempo me he preguntado, ¿Realmente estaba haciendo lo correcto afrontando los exámenes de esa manera? Y aquí sí que te digo que la respuesta es NO. Un examen no es el fin del mundo, no es blanco o negro, no es todo o nada, y a medida que creces y vas viviendo la vida te das cuenta que (aunque ahora no lo veas), los exámenes son etapas necesarias que debes pasar para llegar a tu objetivo, que no debe ser aprobar, sino…– Espera, espera, espera… ¿Qué mi objetivo no es aprobar? ¿Entonces cuál, Flower Power?
¡Pues No! Tu objetivo debe ser otro, crecer, aprender, formarte y llegar a ser un profesional y una PERSONA por encima de todo y, como te digo, los exámenes son una de las etapas que debes recorrer para serlo.

Por eso, no te agobies por esas pruebas infernales que van a determinar tu éxito o fracaso en la vida. No es así, te lo aseguro, la VIDA es algo que debes disfrutar en todos los aspectos y te recomiendo que levantes la vista para gozar el viaje que estás emprendiendo.

Porque lo bueno no llegará después, después vendrá terminar de estudiar, luego encontrar un trabajo, luego promocionar, luego trabajar hasta que te jubiles y cuando lo hagas te darás cuenta de que tu vida ha pasado esperando a que llegue algo que NUNCA llega.

En definitiva, no pierdas ningún minuto de tu vida, échale PASIÓN a todo lo que haces, porque incluso puedes disfrutar enormemente estudiando intensamente para los exámenes, si los afrontas de una manera correcta, como un medio para conseguir tu objetivo, que debería ser construir una vida plena en la que disfrutes con lo que haces, disfrute cómo lo haces y disfrutes con las consecuencias que tiene tu esfuerzo, tu estudio, tu trabajo, tu superación, tu VIDA.

Te deseo mucha fuerza y determinación para conseguir tus objetivos, la suerte para los demás.

Héctor Trinidad
Héctor Trinidad – Colegio Mayor Santillana
@HectorTrinidadQ

El colegio Mayor regresa a 1984

El colegio Mayor regresa a 1984

AUTOR | JAIME BASELGA

El pasado 21 de noviembre un grupo de residentes del Colegio Mayor fuimos a la obra de teatro “1984”, basada en la novela del mismo nombre escrita por George Orwell, en el teatro Galileo de Madrid. En Santillana tenemos diferentes comisiones: Deportes, festejos, vida colegial, solidaridad y cultura. Uno de los pilares de la residencia es formar a los residentes y que ellos también colaboren para que el colegio mayor salga adelante.

La puesta en escena de la obra fue de lo mejor, los actores estaban correctamente coreografiados desde el principio de la obra hasta el final. Desde un punto de vista técnico el decorado escaso y minimalista nos hace entender mejor la intención de la obra, ya que se vive en un régimen donde el individuo no es feliz y gracias a esto los personajes consiguen trasmitir la crudeza de su realidad. El conjunto de efectos como los sonidos ambientales, los focos, el aprovechamiento de cada parte del escenario, además de poner proyecciones en televisión durante la obra para conectar mejor con la historia, es simplemente fascinante.

La obra estuvo muy entretenida en su conjunto y no decepcionó nuestras expectativas, sin embargo, ir a ver la obra no fue lo mejor de la noche, justo al terminar nos fuimos a tomar unas copas con el director de la obra, Carlos Martínez y el guionista Javier Sánchez-Collado, además de algunos de los actores y actrices como Cristina Arranz.

Con ellos estuvimos hablando sobre el teatro, cómo compraron los derechos de la novela, como poco a poco fueron montándolo todo para poder representar en el teatro etc. Si la obra ya fue buena, esa charla fue la guinda del pastel.

Quería finalizar compartiendo reseñas de algunos colegiales que acudieron conmigo a ver la obra.

«La representación teatral de “1984” es una adaptación de una historia novelada, por tanto, posee un mayor mérito el hecho de que los treinta días que estuvo representándose en el teatro Galileo no quedase libre ni una sola butaca. Tras ver la obra, quedé francamente impresionado, por el trabajo de los adaptadores de la novela, la obra resulta ser extremadamente fiel al libro y transmite muy bien las ideas expresadas en este, además el trabajo de los actores fue sorprendente teniendo en cuenta la complejidad de cada personaje, supieron interpretar a la perfección cada una de las facetas y conflictos de cada uno de ellos, en suma un trabajo excelente, aunque eché en falta algo de dinamismo en las primeras escenas de la representación y algunas herramientas para comprender mejor dichas escenas para alguien que no se haya leído el libro. Al margen de estos pequeños apuntes creo que es una gran representación y pienso que las reflexiones que genera la obra son muy a tomar en cuenta incluso a día de hoy.»

Samuel López, miembro de la comisión de Solidaridad de la residencia universitaria

«Excelente adaptación del libro. Desde el momento en el que entras al teatro te sientes dentro de la historia. Se conservaron los diálogos filosóficos más importantes. El escenario muy bien decorado y los vestuarios muy bien adaptados a la versión original»

José Antonio Domínguez, colegial veterano del Colegio Mayor

Autor: Jaime Baselga
Comisión de cultura del Colegio Mayor

Scroll Up