El comienzo del viaje del héroe

El comienzo del viaje del héroe

Coronavirus, mascarillas, distancia social, geles… nada de esto es capaz de frenar la meteórica misión del Colegio Mayor Santillana de formar y llevar hasta su máximo potencial a sus colegiales.

La convivencia de inicio ha sido la demostración de que no hay rival más peligroso que el apalancamiento. En las circunstancias actuales y cumpliendo con la normativa sanitaria vigente, ya hemos puesto fin a una nueva convivencia de inicio que sin temor de ser exagerados, podemos catalogar como una de las mejores de la historia del centro.

La convivencia de inicio ha sido la demostración de que no hay rival más peligroso que el apalancamiento.

La palabra que podemos usar para definir esta convivencia y en general el curso académico que se nos viene por delante sería “Héroe”, es el nombre que recibe el nuevo plan formativo del colegio mayor, y a su vez, es la aspiración que tiene cada uno de nosotros.

Los veteranos ya estamos algo más avanzados en ese camino heroico que supone llegar a Madrid y desarrollarse tanto laboral como personalmente, por eso la convivencia empezó el jueves solamente con nosotros. Durante esa primera jornada. se explicó cómo debe ser un veterano, lo que conlleva el viaje del héroe que ya hemos comenzado y que otros están a punto de empezar y sin más demora un cinefórum muy bien acompañado por los exóticos cocteles de nuestro subdirector Arturo Peris, una gran forma de acabar el primer día de convivencia.

El día siguiente se puede definir con dos palabras: vértigo y adrenalina.

Son aplicables tanto a la actividad de tirolinas, que dejó a tanto a colegiales lanzándose velozmente por encima de un extenso lago, como a otros sufriendo víctima de la impresión de semejante altura. Y a su vez también son aplicables a los sentimientos que probablemente estarían experimentando los nuevos colegiales que en muchos casos conocieron a los más veteranos después de la comida.

El vértigo se les pasó muy deprisa gracias a que los veteranos les explicamos el camino del héroe dentro de sus propias pieles, es decir no solamente hablando de sus éxitos, si no también haciendo mención a la necesidad de levantarse cada vez que te caes.

Una vez eliminado el vértigo como una de las emociones, queda la adrenalina, la cual estuvo presente durante todo el visionado de la lista de Schindler, la película correspondiente al cinefórum del día, de la cual se pueden extraer tantas conclusiones y reflexiones que hicieron que la tertulia posterior fuera cuanto menos enriquecedora.

Si el viernes fue caracterizado por la adrenalina y el vértigo, el sábado lo fue por la reflexión y la toma de notas. No es que hubiera un examen al final del día, sino que es bastante importante recordar, y para los nuevos aprender, cómo uno se tiene que apuntar a comer, cómo tiene que echar a lavar su ropa, saber quiénes son los guardianes o tutores, cuál es la normativa y cuáles son las bases solidarias que arropan a este colegio mayor. El punto reflexivo los marcó la explicación de, el ya famoso para los veteranos, eneagrama, que explica ampliamente los diferentes tipos de personas que existen y hacía que puntos puede y debe desarrollarse y evolucionar.

Después de la comida fueron las elecciones para decano, con la sorpresiva candidatura de Rafa Parra y su slogan felipista “por el cambio”. También podemos destacar las candidaturas para vicedecano de solidaridad y de vida colegial.

El domingo hizo que los colegiales conocieran cada uno de los rincones de Villaviciosa de Odón por razón de la rebuscada, aunque intrigante, búsqueda del tesoro por el pueblo, organizada por nuestro coordinador académico Fernando Álvarez. Una serie de pistas muy trabajadas que llevó al máximo el intelecto de muchos, y a otros los llevó a el pueblo de al lado al estar excesivamente finos en la comprensión de las pistas.

Después de la comida y de la sonora presentación del coro, llegó el momento de las elecciones a decano, y a la confirmación de que lo único que fue “por el cambio” fue la candidatura de Rafa Parra, que tras ser derrotado por el anterior decano que conserva el cargo, Javier Juárez , decidió plantarle frente a Nicolás Zabala y a Samuel López en las elecciones a vicedecano de vida colegial, y esta vez sí salió victorioso.

En la votación de vicedecano de solidaridad, José María Blanco remontó en el recuento final dejando a Paco del Valle sin premio, pero con un derrota bastante honrosa.

Esperamos que los tres ganadores den lo mejor de sí y tengan un año muy tranquilo, aunque viendo el éxito de esta convivencia, los presagios son ilusionantes.

JORGE BELMONTE
Veterano del Colegio Mayor
Estudiante de periodismo

Camino de Santiago en tiempos de COVID-19

Camino de Santiago en tiempos de COVID-19

Si en algo se ha notado que es un Camino de Santiago en una situación extraordinaria, es por la escasez de peregrinos. Resulta llamativo, en pleno mes de julio, ver la ciudad, donde reposan los restos del apóstol Santiago, casi vacías sin turistas.

 

Para hacer nuestra peregrinación, optamos por hacer el “Camino del Inglés” que va desde Ferrol hasta Santiago de Compostela. Esta ruta permite ir andando cerca de las rías y playas y a su vez meterse por el interior y disfrutar de la abundante vegetación. Este Camino, hasta Santiago, hace escala en Neda, Pontedeume, Betanzos, Bruma y Sigüeiro. Suelen ser pueblos pequeños de la costa gallega, a excepción de Bruma y Sigüeiro que se encuentran en el interior. Las pequeñas dimensiones de estos destinos permite a su llegada ver los monumentos y calles más emblemáticas y tomar algún refrigerio para recuperar fuerzas.

Llegando a Pontedeume

Debido a la situación, decidimos no ir a albergues y buscar otro tipo de alojamientos. Pasamos dos noches en la Asociación Juvenil Roiba, en Ferrol, otras dos noches en la parroquia de Santa Cruz diseñada por el arquitecto Miguel Fisac y donde tan amablemente nos acogió su párroco, y el resto de días en el Colegio Mayor La Estila.

 

Las vistas que nos fueron acompañando a lo largo del Camino, ayudaban a olvidarnos del cansancio y nos hacían más llevaderos los kilómetros. También, hay que remarcar que la complejidad y dureza se fue incrementando con el paso de las etapas, pero no hubo que lamentar ninguna baja. Otro dato a destacar es el fantástico tiempo del que hemos disfrutado, todos los días nos acompañó el sol y raro fue el que no se quemó o no cogió color. Incluso los propios del lugar estaban asombrados por el tiempo que estaban teniendo esos días.

 

Por suerte, no todo fue andar. Tuvimos tiempo para ir a pasar un día a las Islas Cíes, en pleno mar Atlántico cerca de Vigo. Allí pudimos disfrutar de esta isla paradisiaca y una de las grandes joyas de Galicia. De nuevo el sol nos acompañó, pero eso no evita que bañarse fuera misión casi imposible por las frías aguas de sus playas, aunque siempre hay alguno que parece no importarle la temperatura a la que se encuentre el mar.

Vuelta a Cangas tras visitar las Islas Cíes

El último día mezclamos cultura con diversión. Por la mañana, fuimos a unos karts acuáticos, donde quedó patente la destreza al volante en el agua de aquellos que están más en contacto con el mar. Mientras que por la tarde fuimos a visitar, por supuesto con mascarilla, el museo de arte moderno de la ciudad de Santiago, donde nuestro arquitecto, Arturo Peris, hizo todo lo posible para que entendiéramos algo de lo que había allí expuesto.

También hubo tiempo para pasear por la ciudad e incluso cenar un par de días en Casa Manolo, donde nos trataron estupendamente. Sin duda, una experiencia intensa y enriquecedora que no ha dejado indiferente a ninguno de los participantes.

¿Son seguros los colegios mayores en Madrid?

¿Son seguros los colegios mayores en Madrid?

En este artículo queremos resolver tus dudas sobre la seguridad, tanto higiénica como sanitaria, en los colegios mayores de Madrid frente a la amenaza del COVID19.

Tras un año atípico, los estudiantes de segundo de bachillerato han podido concluir, por fin, su curso académico y realizar las pruebas de evaluación de bachillerato para el acceso a la universidad (EvAU o EBAU).

¿A qué universidad voy a ir? ¿Me quedo en mi casa o estudio en Madrid?

Estas son, probablemente, algunas de las preguntas que, en una situación normal, los futuros universitarios ya tendrían resuelta, pero no, como decíamos en el párrafo anterior, este año no es como los demás; este año todos tenemos miedo, y con razón, ante posibles rebrotes del Coronavirus o COVID19.

Ante esta amenaza: ¿Es más seguro un piso, una residencia universitaria o un colegio mayor?

Obviamente en todas las opciones la responsabilidad individual desempeña un papel trascendental. 

Un piso puede ser un lugar seguro si permanentemente se siguen las medidas higiénicas necesarias: desinfección total diaria de mobiliario y ropa, utilización rutinaria de jabón antiséptico, incorporación de la mascarilla como prenda habitual, gel hidroalcohólico…
Además, se debe llevar un control respecto de las personas con las que se mantiene contacto y, por supuesto, evitar cualquier aglomeración de gente.

Una residencia universitaria, en este sentido, es muy parecida a un piso: un lugar donde comer, dormir y estudiar, pero a diferencia del primero, compartimos nuestro día a día con más universitarios y por lo tanto el control y la seguridad son infinitamente más complicados de mantener en su máximo nivel. No obstante lo anterior, si todos los residentes se comportan de forma adecuada y la limpieza de las instalaciones es llevada de forma profesional, podría ser un lugar seguro.

Por último, los colegios mayores de Madrid.

Desde el pasado mes de marzo, cuando se decretó el estado de alarma, la experiencia vivida en los colegios mayores en Madrid ha servido como entrenamiento intensivo sobre cómo gestionar situaciones de crisis y cómo implementar buenas prácticas en materia de seguridad higiénica.

A diferencia de una residencia universitaria o de un piso de estudiantes, los colegios mayores disponen de más controles y más exhaustivos tanto en limpieza como en las instalaciones, incluyendo, por supuesto, el control de acceso y salida a/de sus instalaciones por parte de los colegiales.

Por ejemplo, en el Colegio Mayor Santillana se han tomado las siguientes medidas:

  • Instalación de dispensadores de gel hidroalcohólico por todo el colegio.
  • Entrega de mascarilla a quien la necesite o a quien desee acceder al recinto sin llevarla puesta previamente.
  • Control de acceso mediante huella dactilar.
  • Todas las habitaciones son individuales con aseo propio.
  • Establecimiento de horarios y cupo de plazas tanto para las salas de estudio como para las instalaciones deportivas, debiendo reservar plaza previamente.
  • Establecimiento de medidas para asegurar la distancia social en espacios comunes (salones, comedor, salón de actos, salas de estar, biblioteca, gimnasio…).
  • Fibra óptica para garantizar una conexión de alta velocidad.
  • Adaptación de espacios a las necesidades de nuestras actividades culturales y de vida colegial: cine, salas de música, radio, club de lectura/debate, cursos de guitarra, cocina, fotografía…

Además, ante un posible contagio, en Santillana seguimos el protocolo de actuación PAS (Proteger – Avisar – Socorrer ) que, en este contexto significa el aislamiento del presunto infectado, la notificación inmediata a las autoridades sanitarias y la atención y cuidados según sus instrucciones. 

Por ello, tanto Madrid, como los colegios mayores, son lugares seguros para vivir siempre y cuando se cuente con la colaboración de todos y el seguimiento correcto de las medidas higiénicas y sanitarias.

Ahora más que nunca, debemos hacer del sentido común el más común de los sentidos.

MADRID FOR SURE.
COLEGIOS MAYORES FOR SURE.

Salvador Parrilla

Autor: Salvador Parrilla
Responsable de Comunicación 

Cómo solicitar plaza en un colegio mayor

Cómo solicitar plaza en un colegio mayor

 

Papeles, formularios o gestiones necesarias para adquirir plaza en una residencia universitaria.

Cada año Madrid recibe a muchos estudiantes de todas partes de España que tienen como objetivo comenzar su aventura universitaria.

Además de la facultad, otra de las decisiones importantes es la de elegir entre vivir en un piso, en una residencia universitaria o de estudiantes o en un colegio mayor. En este artículo os respondemos a una de las cuestiones más habituales.

¿Que necesito para solicitar plaza en un colegio mayor o en una residencia universitaria?

Antes de hacer la solicitud de plaza en el colegio mayor, lo normal es hacer una exploración profunda en la página web para conocer el ambiente que se respira, conocer las normas, los horarios, ver las instalaciones, las habitaciones, las pistas deportivas e investigar acerca de qué tipo de actividades se realizan a lo largo del curso académico.

A continuación os explicamos el proceso en tan solo dos pasos que sigue el Colegio Mayor Santillana para cumplimentar la solicitud de admisión y dar paso a la entrevista del candidato:

1) En primer lugar, en la página web, hay un apartado de SOLICITAR PLAZA, este enlace te lleva a un formulario online de preguntas y datos sobre el candidato. Es muy importante que sea cumplimentado por el solicitante, pues cuanto mejores respuestas recibimos, más interés nos está indicando que tiene en venir.

Algunas de las preguntas que se han de contestar son información básica como por ejemplo; dónde vive, estudios que quiere cursar, a qué universidad le gustaría ir o su expediente académico.

La otra parte de la solicitud va más orientada a conocer mejor al futuro residente; nos interesa saber sus gustos, aficiones, inquietudes o cómo se define a sí mismo para poder saber más de él antes de llegar al paso dos, LA ENTREVISTA PERSONAL.

2) Con toda la información recabada, desde el departamento de atención al cliente del Colegio Mayor se ponen en contacto con el candidato para concertar una entrevista con él y con sus padres, es importante que puedan acudir al menos uno de los padres junto al futuro posible colegial.

La entrevista se hace con alguien de la dirección o gerencia del colegio mayor, y el objetivo es tanto el de conocernos personalmente como el de poder explicar todo el proyecto formativo que ofrecemos en Santillana. También es un buen momento para aclarar todas la dudas que se puedan tener acerca del funcionamiento y gestión del colegio mayor o preguntar por las Becas.

Si vienes a Madrid a estudiar y buscas alojamiento, vivir en un colegio mayor complementará al máximo los inicios de tu etapa universitaria en Madrid.

¡Comienza tu aventura universitaria en Madrid!

 

 

Cuando el mundo se paró, el Colegio Mayor continuó.

Cuando el mundo se paró, el Colegio Mayor continuó.

Pablo Cortina nos cuenta su experiencia de primera mano sobre la estancia en el Colegio Mayor Santillana durante la crisis del COVID19

 

Pablo Cortina

Pablo Cortina

Si este curso hubiera seguido su cauce con normalidad, estas serían las últimas semanas del mismo en Madrid, en el Colegio Mayor. El pasado 25 de abril hubiéramos celebrado la imposición de becas, y actualmente todos estaríamos en el ecuador de nuestros exámenes finales. Hubiésemos regresado, después, a nuestras casas para disfrutar del verano.

Sin embargo, la situación no podría ser menos parecida a la que hubiéramos esperado en septiembre. Ni hemos podido celebrar la imposición de becas ni estamos haciendo aún nuestros exámenes finales. Ni si quiera está el Colegio Mayor completo, quedando tan solo un tercio de sus colegiales en él.

Las razones de esto no son ajenas a nadie: el Coronavirus es el responsable de que en Santillana no hayamos podido finalizar nuestro plan formativo como esperábamos. Solo una catástrofe de esta magnitud, que se ha cobrado miles de muertos y ha causado que el mundo se paralice, ha podido con ello. Ante esta situación no han sido pocos los planes que se han tenido que cancelar o aplazar en el mejor de los casos. Nuestro Plan de Excelencia Personal, en torno al cual giran todas las actividades de Santillana, no ha salido indemne: nuestros torneos deportivos no se han podido celebrar, no hemos podido realizar excursiones ni visitas a museos, los invitados a las tertulias de los jueves tampoco han podido venir… pero lo que más se ha notado es que cerca de una veintena de colegiales se han vuelto a sus hogares a pasar la cuarentena con sus familias.

No pasa nada por cancelar unos cuantos planes, pues siempre hay alternativas, pero, «¿cómo seguirá Santillana adelante sin su principal motor y razón de ser, los colegiales?», habrá pensado el lector.  Eso mismo nos preguntamos todos los que permanecimos aquí, y, tras unos días de total incertidumbre, el 30% de colegiales que aún permanecíamos en Santillana, junto al personal y a los tutores, nos pusimos manos a la obra para diseñar un plan que nos ayudase a pasar la cuarentena de la forma más liviana posible.

«Esta solución ha sido de lo más sencilla, gracias al enorme compromiso que tenemos los colegiales, los tutores y el personal de Santillana, y nuestras ganas por seguir creciendo»

Nos explica Fernando, nuestro coordinador académico, que, a pesar de la distancia física, ha vivido todo este proceso desde muy cerca.

Lo que al principio iba a ser una quincena y se fue aplazando progresivamente para acabar convirtiéndose en dos meses, se ha pasado muy rápido para la mayoría de los que nos quedamos en Madrid, en el Colegio Mayor, y con certeza podemos asegurar que ha sido una de las experiencias más enriquecedoras que hemos tenido, y la mejor forma en la que podríamos haber avisado la cuarentena.

«Naturalmente, echamos de menos a nuestros amigos y familiares, y estamos deseando volver a salir a la normalidad para verles, pero la verdad es que he disfrutado mucho estos días en Santillana»

Explica Nicolás, colegial de Santillana.

Y no le falta razón: durante estos meses el ambiente de formación y de fraternidad se ha intensificado, y todos hemos hecho un gran esfuerzo para que esto suceda, manteniendo los horarios convencionales para aprovechar el día al máximo, haciendo debates filosóficos semanalmente de la mano de Joseángel Dominguez,  uno de los tutores de la residencia universitaria, celebrando torneos de Tenis de mesa y proyectando películas y documentales durante los fines de semana.

Ni siquiera las ponencias del Programa de excelencia de los jueves se han interrumpido, ya que nuestros invitados han estado con nosotros de forma telemática gracias a aplicaciones como Zoom, algo que seguro que enriquecerá el proyecto de formación en un futuro cada vez más cercano.

«El ambiente de estudio que hay aquí no lo hay en ningún otro sitio».

Javier Juárez, decano del Colegio Mayor.

Y todo esto no lo hemos disfrutado exclusivamente los colegiales que nos hemos quedado en Madrid, si no que la mayoría de nuestras actividades las hemos retransmitido de forma online en nuestras redes sociales, habiendo sido Jorge, Miguel,  Rafael, Juan Ramón y Luís Alberto nuestros seguidores más incondicionales, que no se han perdido casi nada. De hecho, nuestras actividades han tenido tal repercusión que varios de nuestros colegiales han decidido volver a Santillana, porque, como dice Javier, nuestro decano, «El ambiente de estudio que hay aquí no lo hay en ningún otro sitio».

El regreso de estos colegiales es la prueba de que, aunque este no ha sido un período fácil para nadie, en Santillana hemos sabido adaptarnos a las circunstancias, exprimiéndolas al máximo y sacando lo positivo de ellas, de modo que hemos hecho que estos dos meses hayan sido una experiencia de crecimiento intenso, que es mérito de todos y cada uno de los que hacemos posible este proyecto.

Por todo eso y mucho más: gracias.

Pablo Cortina

Autor: Pablo Cortina
Veterano del Colegio Mayor

La sábana santa: Los cuerpos gloriosos

La sábana santa: Los cuerpos gloriosos

En el Colegio Mayor tenemos la bonita y privilegiada tradición de disfrutar de estas fechas tan marcadas haciendo un viaje desde Madrid a  Roma, pero la situación actual nos ha ofrecido la oportunidad de reinventarnos y organizar una semana santa totalmente distinta, eso sí, manteniendo la esencia.
Todos los días se realizaron celebraciones especiales en el oratorio, se organizaron tertulias y actividades, cinefórums y muchas cosas más. Esto nos permitió disfrutar de una experiencia única y vivir al 100% la semana santa junto a nuestra familia residente.

Para clausurar esta gran Semana Santa en el Colegio Mayor Santillana, el pasado domingo 12 de abril, Joseángel nos habló de los cuerpos gloriosos y todo lo que se cree sobre ellos.

En primer lugar, nos explicó que un cuerpo glorioso es un cuerpo resucitado. Los dos casos de cuerpos gloriosos del catecismo son los de Jesucristo y la Virgen María, que, según la Biblia, se aparecieron en repetidas ocasiones.

Acerca de esto no hay criterios externos que lo demuestren, ya que no han dejado rastro -al contrario de lo que puede hacer, por ejemplo, una ciudad en la Odisea. Pero esta falta de pruebas -dice Joseángel-, no es importante, ya que los cristianos no las necesitan, pues se mueven por la Fe.

Por tanto, todo lo que se sabe de ellos es a través de la Biblia, en la que se recogen los distintos momentos en los que Jesucristo se le aparece a sus discípulos y a María Magdalena, entre otros. Se sabe que la mayoría de ellos no le reconoció inmediatamente, por lo que se deduce que los cuerpos gloriosos no tienen la misma apariencia que el cuerpo que tuvo la persona durante su «anterior vida». Se sabe también que se conservan algunas heridas. En el caso de Jesús, conservaba las llagas que sufrió en la cruz.  Sin embargo, no hay consenso sobre si estas características son propias son comunes a todos los cuerpos gloriosos o solamente es propio del de Jesús.

Se sabe también que son cuerpos muy bellos, pero que no llaman la atención, ya que todo el mundo tomó al cuerpo resucitado de Jesús como si fuese una persona normal.

Se recuerda también la importancia de la unión entre el cuerpo y el alma , ya que, aunque durante un período las almas estén en el cielo, esta separación no es algo natural, ya que, sin el cuerpo, el alma está incompleta. Por ello, se espera que en el Juicio Final ambos se reencuentren y vuelvan a estar juntos.

Por último, Joseángel nos recomendó una serie de libros por si queríamos saber más acerca del tema. Entre ellos, destacó la Trilogía de Ransom, de C.S. Lewis, en la que se hace una descripción de un ángel.

Naturalmente se trata de un tema acerca del cuál hay muchos debates y muchas incógnitas sin resolver, pero esperan que todas estas se descubran al morir.

Esta charla, sin duda, además de amena, ha sido muy útil para conocer con profundidad las creencias de los cristianos, que tanto protagonismo han cobrado durante estos días.

Pablo Cortina

Autor: Pablo Cortina
Veterano del Colegio Mayor

Scroll Up
Abrir chat
Powered by