David Robledo Perlado

David Robledo Perlado

David Robledo

«Divino»

El pasado jueves 14 de septiembre, arrancamos el curso 23/24 de Héroe® con la visita de un “camarero especializado en vinos”.

Y es que así definió su profesión David Robledo, el gran sumiller quien, a pesar de llevar toda una vida eligiendo el vino más adecuado para cada persona, en cada momento y en cada situación, nos dejó claro que en esta vida hay que ser agradecido (porque decir GRACIAS es gratis), tener los pies en el suelo y no olvidar de dónde venimos. 

Fotografía: Rafael Parra

David, cuyo destino profesional parecía que iba a ser la filología, descubrió un verano, en el que comenzó a trabajar como camarero en Segovia para sacarse un dinerillo, su verdadera pasión. Y eso que en la época de la que estamos hablando, ser camarero era algo destinado para los que no servían para estudiar, porque, ¿A que tú también piensas… para tirar cañas o hacer un café hay que estudiar?

Pero David se la jugó y, a pesar de que le veían como un bicho raro, no se arrepiente de esa decisión que le cambió la vida, le ha dado muchas alegrías, ha viajado, aprendido y le ha permitido ser feliz. Eso sí, el camino no ha sido fácil y ha estado lleno de esfuerzo e ilusión. Porque ya que lo hacía, lo tenía claro: él quería trabajar en la élite, ser el número 1, y eso no se regala. Por eso nunca se cansó de hacer prácticas (no remuneradas) en los mejores restaurantes (Arzac, Zalacaín…), siendo consciente que lo más importante que se llevaría de esos grandes templos de la restauración no era el dinero, sino un aprendizaje que muy pocos en todo el mundo podrían llegar a tener.  

David siempre ha sido un tipo con muchas inquietudes: dirige una pequeña distribuidora de vinos, se dedica a la docencia y tiene una empresa de consultoría gastronómica. Pero él es camarero y por eso sigue abriendo botellas y contando historias sobre el vino, lo que realmente le hace feliz.

Y ese fue su mensaje principal: que luchemos por dedicarnos profesionalmente a “eso” que nos haga felices. Además, nos dejó otro gran consejo, de una gran complejidad detrás de una aparente simpleza: 

“Comed y compartid con los demás”

Aprovechó esta frase para defender a la familia como pilar de nuestra sociedad, ya que son los que están siempre ahí, a las duras y las maduras, como los buenos amigos, a los que nos animó a conservar, cuidar, querer y preocuparnos por ellos. 

Como último consejo, nos dijo que “seamos buenas personas”, y que nos rodeemos de buenas personas, si pueden ser mejores que nosotros para aprender de ellos, mucho mejor.

David ha tratado a miles de clientes en su vida, y nos aseguró que se conoce como es una cada uno por la forma en la que tratan al camarero, es en esa distancia corta cuando se ve si una persona es educada, déspota, arrogante, no tiene principios o es maleducada. 

Nos habló de la cultura del vino y nos animó a disfrutarlo con moderación, siempre para celebrar, nunca para olvidar. Aprendimos de denominaciones de origen y nos invitó a dejarnos aconsejar por profesionales, tanto en restaurantes como en tiendas especializadas y a probar, probar mucho. Nos dijo que siempre hay un vino ideal para cada persona, pero va a depender de la compañía, el contexto, el clima, el momento o la situación.

Por último, nos aconsejó ser muy generosos a la hora de criticar un vino, porque después de una botella hay mucho trabajo, esfuerzo y familias que viven de ello. 

Muchas gracias, David, por todo lo que nos has enseñado, no dudes que no solo intentaremos ser generosos a la hora de criticar un vino, sino a cualquier persona en general, porque todos tenemos algo único que debemos respetar. Ojalá lo sepamos aplicar en nuestros día a día, porque esos POR FAVOR y GRACIAS, los cuales son gratis, nos pueden ayudar a ser unos verdaderos Héroes®.

Héctor Trinidad

Héctor Trinidad
Colegio Mayor Santillana
@HectorTrinidadQ


David Robledo

«Divino»

Sumiller

14 de septiembre de 2023
Sesión a las 21 h
COLEGIO MAYOR SANTILLANA

C/MARBELLA 60, 28034, MADRID
Programa de excelencia personal HÉROE ®