KOCTEL

KOCTEL

KOCTEL
FERNANDO HERNÁNDEZ

«El arte es una vocación, una actitud ante la vida»

Con esta sugerente frase comenzó su intervención Fernando Hernández, más conocido como KOCTEL, uno de los artistas urbanos más importantes de nuestro país.

El 21 de octubre de 2021 vino a compartir su testimonio: una historia de vocación, trabajo, «inversión», constancia y… después de mucho de todo eso, éxito.

Fotografía: Rafael Parra

Porque una cosa nos dejó muy clara: el éxito no llega por casualidad sino por la acumulación de años y años de decisiones que debes tomar y que no siempre son fáciles.

Fernando no nació en una familia de artistas, tampoco fueron sus padres los que le inculcaron la pasión por el arte. Todo comenzó siendo un niño al que le gustaba pintar. Pero no era como todos los demás, era capaz de pasar horas delante de un montón de hojas con la única compañía de sus lápices de colores.

Su familia, de origen humilde, hubiera preferido verle en la universidad estudiando algo de provecho, pero ante la evidencia tan clara de cuál era su pasión, lo único que hicieron fue ayudarle e inculcarle un espíritu de sacrificio. Querían que tuviera claro que nadie le iba a regalar nada. Y Fernando nos confesó que esa ha sido la mejor enseñanza que sus padres le pudieron dar, ya que gracias a eso es la persona que ha llegado a ser.

Siendo un niño, Fernando empezó a participar –y ganar– pequeños concursos de pintura, primero locales, luego regionales… Hasta que resulta vencedor de un gran certamen en el que no solo logra el mayor reconocimiento, sino que uno de los miembros del jurado habla con sus padres y les dice que «si Fernando quiere volar, debe salir de Sevilla».

En ese momento sus padres apuestan por ello y se traslada a Madrid a estudiar en una escuela de ilustración y diseño. Aquí comienza su carrera artística profesional al profundizar en lo que siempre le había atraído, el arte urbano. Y es que este arte es como un museo al aire libre y él quiere pintar murales.

¿Cómo ha evolucionado Fernando a KOCTEL?

Al terminar de estudiar se encontró con «una mano delante y otra detrás», sin trabajo ni oportunidades. Lejos de desfallecer, comenzó a pintar murales con amigos y desarrollar un estilo artístico propio, ya que en el ámbito del arte es fundamental tener una seña de identidad para que la sociedad te conozca e identifique. Él decidió, en honor a sus raíces sevillanas, darle un sentido cítrico –que no crítico– a su arte. Si ves sus creaciones lo entenderás.

En ese proceso de búsqueda realiza sus primeras exposiciones (arquitectura tropical) y en 2015 empieza a desarrollarse en el gran formato, puliendo su propio estilo. Todos los pequeños pasos que ha dado le aportan energía para seguir adelante.

Su primer proyecto fuera de España fue en Portugal y, una vez cruzada esa frontera, le surge la oportunidad de visitar una exposición en China, pero no para pintar, sino para promocionar allí productos españoles como jamón, vino, queso…

¿Diría entonces que no? Para nada. KOCTEL atravesó medio mundo para invitar a jamón a los visitantes, pero no perdió la oportunidad de ofrecerse para pintar un mural en la misma feria. Lo hizo y fue todo un éxito, teniendo una gran repercusión ya que en China no existía el arte urbano como tal.

¿Qué hubiese pasado si hubiera dicho que no a ofrecer queso? ¿Y si no hubiera tenido el valor de ofrecerse a pintar?

Porque Fernando siempre se ofrecía para pintar GRATIS.

Al volver a España, no dudó en entrar en un colegio de Carabanchel que llamó su atención cuando pasaba por delante, para hacer una propuesta a la directora. A la semana le llamaron y le dijeron que sí, y ese fue su primer gran formato (12×8 metros).

Comienza a utilizar plataformas elevadoras y se da cuenta que el gran formato era muy efectivo y atractivo. Viaja a Alemania y, a base de insistir, le dan un muro de unos 15 metros de alto. También viaja a México, a La Paz (Baja California). En 2017 pinta un muro de 22 metros x 10 de ancho en Georgia (Tiblisi).

KOCTEL nos dejó claro que si quieres ser alguien en el mundo del arte, además de tener gran talento hay que invertir tiempo, dinero y trabajo, mucho trabajo.

Pero una pregunta que todo el auditorio nos hacíamos era, 

¿De qué has vivido mientras «invertías» en desarrollar tu carrera?

Con una sonrisa sincera nos contó que había trabajado en todo lo que le salía. Muchos de ellos, precarios y de baja cualificación, para poder vivir. Pero en su vida el dinero siempre ha sido secundario, ya que gracias a su esfuerzo y constancia ha seguido adelante sin pedir ayuda a sus padres.

Actualmente solo se tiene que preocupar de su arte, ya que trabaja para una galería de arte con sede en Bogotá, y son ellos los que le buscan los proyectos y los clientes.

Sin todo ese esfuerzo y sacrificio, no hubiera sido posible todo lo demás. Fernando apostó siempre por su pasión, y aunque al principio aparece el miedo a fracasar y a que no salga bien, la clave para tener «éxito» es la pasión y la perseverancia.

Muchas gracias KOCTEL por animarnos a luchar por lo que queremos en la vida. Ojalá algún día podamos decir que hemos conseguido que nuestra pasión sea, como en tu caso, la manera en la que conseguimos hacer un mundo mejor (y más bonito).

Héctor Trinidad

Héctor Trinidad
Colegio Mayor Santillana
@HectorTrinidadQ

KOCTEL
FERNANDO HERNÁNDEZ

«Arte urbano como forma de vida»
Artista visual

21 de octubre de 2021
Sesión a las 21 h
COLEGIO MAYOR SANTILLANA

C/MARBELLA 60, 28034, MADRID
Programa de excelencia personal HÉROE ®

Iratxe Gómez Casado

Iratxe Gómez Casado

Iratxe Gómez Casado

 

Oye Siri «Recalcula la vida sin perder el norte»

¿Qué se estudia para ser «Siri»? Con esta sugerente pregunta comenzó la intervención de Iratxe Gómez en su visita el 14 de octubre de 2021 al Colegio Mayor Santillana. Y es que Iratxe vino a abrirnos la mente para que comprendiéramos que somos nosotros los que debemos dibujar y crear nuestro camino profesional y vital, más allá de la línea recta que nos marca la sociedad, nuestra familia o el sistema educativo porque (y aquí continuó haciendo preguntas): ¿Estáis estudiando para lo que vais a trabajar? ¿Existe la profesión que vais a desarrollar en el futuro?

Fotografía: Rafael Parra

“La Siri” nos dio una verdadera lección de lo que es una vida profesional con altibajos, continuas reinvenciones y cero miedos o complejos. Ella tuvo siempre muy claro que nadie le iba a decir lo que tenía que hacer y, lo más importante, lo que podía o no podía hacer.

Por eso no le tembló el pulso para dedicarse a la interpretación (de manera paralela a su formación universitaria) a pesar de que su familia veía eso como una afición para llenar su tiempo libre, porque «el mundo de la farándula no es algo serio a lo que ella se tuviera que dedicar».

Pero estudiar interpretación no quiere decir que tengas que ser actriz principal de Hollywood o de Broadway, hay muchos más caminos que puedes seguir, ya que… y aquí contestamos a la pregunta de cabecera, Iratxe ha estudiado filología inglesa, locución, doblaje, fonética y fonología, interpretación…Y ha desarrollado una extensa carrera profesional que la ha llevado a Estados Unidos, China o Alemania.

Entonces… Iratxe debe ser un gran ejemplo de éxito, ¿no? Una persona famosa, con formación, grandes empleos, que se ha recorrido medio mundo… Debe estar forrada, ¿verdad? Ese es el mensaje que vino a transmitirnos, ¿cierto? Que si trabajas mucho, tendrás éxito, fama y dinero, ¿a que sí?

Ni mucho menos. Nuestra invitada nos dejó claro que la vida es muy inestable y que unos días disfrutas de éxito y al día siguiente no tienes empleo. Que los grandes proyectos son apasionantes, pero un día se acaban y te tienes que reinventar una y otra vez.

«Huid de la mediocridad. Sed buenos (los mejores) en lo que hagáis y estudiéis, sea lo que fuere».

Pero entonces, ¿cómo podemos gestionar ese tipo de vida? Iratxe nos remarcó la importancia de tener una gran base sobre la que construir todo lo demás, siendo en su caso su familia. Además, teniendo claro que su situación laboral en cada momento no depende de su capacidad ni de su profesionalidad, sino de múltiples factores que se escapan a su control. Ella siempre ha realizado lo que ha estado en su mano para superar las barreras que se le han presentado, pero aún así, hay factores sobre los que nada se puede hacer.  Por eso, «no se toma en serio ni la fama ni el fracaso». Terminó su presentación regalándonos excelentes consejos: «Huid de la mediocridad. Sed buenos (los mejores) en lo que hagáis y estudiéis, sea lo que fuere». Debemos llenarnos de piezas para poder armar nuestro puzle, porque a lo largo de la vida podremos construir elementos dispares con las mismas piezas, al desconocer lo que el futuro nos va a demandar. Y lo más importante, no debemos tener miedo a pesar de saber que lo que hagamos el día de mañana lo más probable es que aún no se haya inventado, porque, si cogemos todas nuestras piezas y dejamos en un cajón las viejas instrucciones, podremos… «recalcular nuestra ruta».

Muchas gracias por regalarnos tu testimonio de lucha, esfuerzo y superación. Nos has enseñado lo «divertido» que es ser «Siri», pero nos quedamos con lo grande que es ser «Iratxe Gómez Casado».

Héctor Trinidad

Héctor Trinidad
Colegio Mayor Santillana
@HectorTrinidadQ

Iratxe Gómez Casado

 
Oye Siri «Recalcula la vida sin perder el norte»
Profesora y locutora

14 de octubre de 2021
Sesión a las 21 h

COLEGIO MAYOR SANTILLANA

C/MARBELLA 60, 28034, MADRID

Programa de excelencia personal HÉROE ®

Dra Paloma Fuentes

Dra Paloma Fuentes

Dra. Paloma Fuentes
«El talento de ser feliz»

En el año 1900, la esperanza de vida media de un ser humano era de 35 años. Hoy en día, dicha cifra ha aumentado hasta los 73. En 2019 se publicó que ese había sido el mejor año de la humanidad.

A pesar de la pandemia, si nos detenemos un instante y nos preguntamos si tenemos o no motivos para ser felices y optimistas, ¿que contestaríamos? 

Fotografía: Rafael Parra

Personalmente yo contestaría «sí», pero la Dra. Paloma Fuentes, en su visita a Santillana el 30 de septiembre de 2021, nos hizo ver que el ser humano tiende a centrarse en lo malo y olvidar lo bueno, y no porque le guste ser pesimista, sino porque es esclavo de su cerebro, cuyo objetivo no es hacerle feliz, sino lograr la supervivencia. 

Paloma fue pionera en la gestión de la «felicidad» en el ámbito laboral. En los años 80, cuando trabajaba en el departamento de prevención de Mahou velando cada día para que los empleados «regresaran a casa igual que cuando comenzaron su jornada de trabajo» (en lo que a salud se refiere), tuvo la genial idea de sustituir ese igual por un mejor, y ese pequeño cambió supuso una revolución.

Ese fue el punto de partida para la realización de todo tipo de proyectos de salud en el trabajo, psicoterapia, coaching o nutrición. Y no solo con los trabajadores de la empresa, sino también en el entorno de la fábrica y su ámbito de influencia, realizando campañas culturales y artísticas, exposiciones y un sinfín de actividades para mejorar la vida de las personas.

Y con ese trabajo durante más de 30 años, ¿qué conclusiones ha obtenido Paloma?

Que todos estamos sometidos, en mayor o menor medida y debido a nuestra relación con el entorno, a lo que llamamos estrés. Y esa tensión, que normalmente tiene connotaciones muy negativas, no tiene necesariamente que ser mala, sino que puede ser muy enriquecedora para nosotros (y para el mundo). Y que la diferencia entre ambas situaciones no está en el exterior, sino en nosotros mismos, y se llama AUTOCONFIANZA. 

Las situaciones del día a día nos pueden causar mucho mal físico, en el caso de que no tengamos habilidades y recursos para afrontarlas. Si no lo sabemos gestionar se mueren neuronas, tenemos problemas digestivos, aumenta el riesgo cardiovascular o disminuyen las defensas y somos más propensos a enfermar.

¿Y cómo conseguimos lo contrario? Entrenando y utilizando correctamente nuestra mente. Somos seres llenos de energía e información y esa energía de nuestra mente es clave para hacer frente y dar respuesta a todo lo que nos presenta la vida.

Porque nuestra mente tiene dos modos de trabajar: consciente e inconscientemente, y, ¿cuál crees que es mejor?

Debemos llenar nuestro cerebro con buena energía porque así nuestra mente trabaja con consciencia y es capaz de dar respuestas a los problemas de la manera que queremos. Si no lo hacemos así, si nuestra mente está baja de energía, funciona en automático y reacciona de la manera más primitiva, ¿para qué?, para mantenernos vivos.

¿Conseguir esto es fácil? No, es muy complicado. Cambiar es muy difícil porque al cerebro nuestra felicidad le da igual. Si hoy estamos vivos, nuestro cerebro quiere que hagamos lo mismo, porque sabe que eso nos asegura un día más en la tierra. Además, repetir lo mismo cada día nos ayuda a gastar mucha menos energía. 

Por eso tenemos tan complicado ser felices, porque nuestro cerebro no busca la felicidad, sino la supervivencia. (Y por eso nos premia con un componente de placer en lo que le ayuda en su objetivo de sobrevivir: comer, reproducirnos, ponernos en forma, aprender…).

Paloma nos dejó claro que, si queremos cambiar algo en nuestra vida lo primero que debemos hacer es creer que podemos hacerlo y querer hacerlo. Una vez que tengamos ambas cosas, «solo» tendremos que repetir, repetir, y repetir…

Pero no pensemos que ese cambio supone un esfuerzo infinito. Si comenzamos dedicándonos 10 minutos al día, pronto veremos resultados prometedores. Y es que debemos ser nosotros los que pasemos a la acción pues solo nosotros somos capaces de hacernos felices. 

Si le decimos: «Esto es magnífico», nos lo vamos a creer, y si le decimos: «Esto es una basura», también nos lo vamos a creer.

Paloma nos enseñó que el cerebro es ciego y nos cree incondicionalmente. Si le decimos: «Esto es magnífico», nos lo vamos a creer, y si le decimos: «Esto es una basura», también nos lo vamos a creer.

Por eso debemos ser nosotros los que controlemos a nuestro cerebro (que lleva mandando durante toda nuestra vida), y para ello Paloma nos proporcionó 3 claves:

  • Conectar con nuestro cuerpo gracias a nuestra respiración y nuestra postura para mejorar nuestra conectividad en la corteza prefrontal.
  • Tomar consciencia de la cantidad de cosas extraordinarias que tenemos en nuestra vida y dejar de verlas como normales, para apreciar realmente lo extraordinarias que son.
  • Verbalizar y escribir todo lo que nos hace mal en nuestra vida para que, aunque siga estando en nuestra vida porque no va a desaparecer, deje de hacernos daño.

Y es que la vida son luces y sombras, altos y bajos, momentos buenos y malos. La capacidad que tengamos de gestionarnos es clave para ser un poco más felices.

Muchas gracias, Paloma, por todo lo que nos aportaste. Con tu ayuda trabajaremos más en nuestra felicidad y, cuando vengan los momentos duros, recordaremos esas 3 palabras que debemos decirnos para no desfallecer: «Esto también pasará».

Héctor Trinidad

Héctor Trinidad
Colegio Mayor Santillana
@HectorTrinidadQ

Dra. Paloma Fuentes
«El talento de ser feliz»

30 de septiembre de 2021
Sesión a las 21 h

COLEGIO MAYOR SANTILLANA
C/MARBELLA 60, 28034, MADRID

Programa de excelencia personal HÉROE ®

Estefanía de Anta

Estefanía de Anta

Estefanía de Anta
«¿Quién decide lo que vemos?» 4 claves para un consumo saludable de series y películas.

Tampoco hace tantos años que en España solo había un canal y medio (porque el UHF solo emitía algunas horas del día) de televisión, y el mando a distancia era el niño que se levantaba a cambiar entre una de las dos alternativas televisivas. (Creo que estoy contando mi infancia).

Era una época en la que teníamos claro la «calificación moral» de lo que ponían en la tele: un rombo, a cruzar los dedos para que tus padres no dijeran que te fueras a la cama; dos rombos, a la cama sin rechistar.

Fotografía: Rafael Parra

Unas décadas después, la oferta se ha multiplicado por… ¿Infinito? Sobre todo, para las nuevas generaciones, que ya no entienden lo que es la televisión tradicional y solo ven plataformas: desde Youtube Kids los más pequeños, a Netflix la población adolescente y juvenil.

Esta evolución, muy buena para muchas cosas, no está exenta de riesgos porque, al no haber rombos (ni padres) que te envíen a la cama, ese «filtro» sobre lo que es bueno o saludable ver debe aplicarse de otra manera.

Para aportarnos luz y sabiduría sobre este aspecto, el 24 de septiembre de 2021 vino a visitarnos al Colegio Mayor Santillana Estefanía de Anta, directora de formación y operaciones en iCmedia, la federación de asociaciones para la calidad de los medios. Estefanía, de una manera muy clara y transparente, nos regaló 4 claves para un consumo saludable y responsable de series y televisión.

  1. Lo primero y fundamental es tener INFORMACIÓN de lo que estamos viendo o vamos a ver. Y es que estamos en total desventaja respecto de las plataformas, ya que ellas, gracias a sus magníficos y cada vez más «inteligentes» algoritmos, disponen de infinita información que les ayuda a la consecución de sus objetivos. Ellas saben lo que nos gusta, cuándo vemos la tele, nuestra edad, nuestro estrato social, incluso lo que ven personas similares…Y como ellos saben perfectamente lo que tienen, con toda esta información sobre nosotros deciden qué es lo mejor (para ellos) que nos pueden ofrecer en cada momento.

Y nosotros, ¿que sabemos? Muy poco o prácticamente nada. Debido a eso, iCMedia luchó para que en todos los contenidos audiovisuales se especificara la calificación por edad y por qué se ha decidido otorgar esa calificación, ya que no es lo mismo una calificación +12 porque contiene escenas de sexo, o porque emplee lenguaje obsceno o violencia, y es que cada persona tiene distinta sensibilidad ante situaciones distintas.

  1. Una vez que tenemos información, Estefanía nos recomienda PENSAR antes de hacer. Es decir, ser conscientes de lo que nos ofrecen y por qué, y reflexionar si realmente queremos ver algo así o no. Se refería al pensamiento analítico.
  2. Por otro lado, una vez que comenzamos a ver algo, debemos tener AUTOCONTROL. No hace tanto tiempo que veías un capítulo de una serie a la semana, y no podías ver otro hasta siete días después, aunque estuvieras subiéndote por las paredes de ganas de verlo. Ahora el esfuerzo lo debemos hacer para apagar la tele, ya que en cuanto termina un capítulo, nada más comenzar los títulos de créditos, comienza una cuenta atrás de 4 segundos durante la cual tenemos que decidir entre renunciar a nuestros instintos primarios de seguir recibiendo estímulos de dopamina, o autoengañarnos para ver un «último» capítulo antes de dormir. Realmente, los superhéroes somos nosotros si conseguimos apagar la tele, y nos los de Marvel con sus martillitos, máscaras y trajes de lycra.
  3. Por último, nos recomendó trabajar para desarrollar nuestro PENSAMIENTO CRÍTICO. Hablando de superhéroes, todos tenemos claro (o deberíamos) que las personas «normales» no vuelan, ni tienen súper poderes, ¿verdad? Pero ¿tenemos igualmente claro que las vidas de personas «normales» que vemos en la tele no son reales? Y es que las series tienden a normalizar conductas que no suceden en las sociedades.

Por ejemplo, cuando se estrenó Friends en UK, aumentó el consumo de café tanto, que superó al del té. Aunque este ejemplo pueda parecer inofensivo, si otra serie nos normaliza las relaciones sexuales grupales por la noche y el consumo de drogas al amanecer como una magnífica manera de comenzar nuestro día a día antes de ir al instituto, nuestros jóvenes pueden desear y aspirar a una vida irreal que le venden en una serie.

Porque no nos engañemos, un adolescente ya no tiene unos padres que le envíen a la cama cuando aparecen dos rombos en la pantalla, ya que esas series las ven, precisamente, en su cuarto a solas y en sus tablet. Es en ese momento cuando deben aplicar las fáciles reglas de Estefanía:

  1. Informarse de lo que van a ver.
  2. Pensar por qué quieren verlo.
  3. Autocontrolarse, en el caso de que lo vean, para no hacerlo compulsivamente.
  4. Tener pensamiento crítico para que vean los contenidos como puro entretenimiento y no como un referente o ideal para sus vidas.

Esto que en la teoría parece tan sencillo, ¿cómo lo pueden conseguir desarrollar nuestros adolescentes?

Estefanía nos animó a hacernos preguntas, ver muchas y diversas cosas y huir del pensamiento único para no perder la objetividad. Cuanto más variado sea lo que los jóvenes vean, lean y con quien interactúen, más se enriquecerán. Porque la solución no consiste en censurar nada, sino en tener la LIBERTAD para elegir y decidir sin que otros lo hagan (aunque dediquen todos sus recursos técnicos y económicos a ello) por nosotros.

Muchas gracias, Estefanía, por ayudar a nuestros colegiales a dar un paso más para ser los Héroes (de carne y hueso) de su propia aventura.

Héctor Trinidad

Héctor Trinidad
Colegio Mayor Santillana
@HectorTrinidadQ

Estefanía de Anta
«¿Quién decide lo que vemos?» 4 claves para un consumo saludable de series y películas.

Responsable de formación en IC MEDIA

23 de septiembre de 2021
Sesión a las 21 h

COLEGIO MAYOR SANTILLANA
C/MARBELLA 60, 28034, MADRID

Programa de excelencia personal HÉROE ®

Fotos de la I Edición de las OLIMPIADAS

Fotos de la I Edición de las OLIMPIADAS

FÚTBOL
Ganadores: BISONTES

BALONCESTO
Ganadores: TIGRES

TENIS
Ganadores: BISONTES

NATACIÓN
Ganadores: TIGRES

PING PONG
Ganadores: PENDIENTE

AJEDREZ
Ganadores: ÁGUILAS

VOLLEY
Ganadores: TIGRES

Scroll Up