Club de aeromodelismo

Club de aeromodelismo

¿Quieres construir un avión?

CLUB DE AEROMODELISMO

1ª SESIÓN: INTRODUCCIÓN
14 DE JUNIO 20 H. A 21 H.

RESTO DE SESIONES
16 DE JUNIO · 18:30 H – 21 H 1
7 DE JUNIO · 10 H – 14 H
18 DE JUNIO · 10 H – 14 H

¡Apúntate! Escríbenos a cmsantillana@cmsantillana.org

Si las paredes pudiesen hablar

Si las paredes pudiesen hablar

Si las paredes pudiesen hablar

Mi historia en la historia del Colegio Mayor Santillana
Por Jorge Belmonte

Cuando uno abandona su casa le surgen muchos miedos y dudas. La adolescencia es la etapa de nuestras vidas en la que buscamos independencia. También tener el control sobre nuestras propias decisiones. 

Algunos encuentran esa libertad en su propia ciudad, y otros, como es mi caso, decidimos irnos a Madrid, a la gran capital. Dicen que Madrid es la cuna de la libertad, la diversidad y la innovación. Aquel lugar que te permite hacer borrón y cuenta nueva.

La independencia tiene un primer paso indispensable, la vivienda. Dentro de las posibilidades hay de muchos tipos: piso solo o acompañado de amigos, piso con desconocidos, residencias universitarias, residencias de jubilados (éstas se nos pueden quedar un poco lejos), o los colegios mayores en Madrid

Me vais a permitir que sea completamente sincero, yo no sabía cuál era la diferencia entre un colegio mayor y una residencia universitaria. Incluso ahora,  después de tres años aquí, puede que tampoco sepa a la perfección la definición de un colegio mayor. Sin embargo, por mi experiencia en Santillana, etapa que ya llega a su fin, sí puedo explicar con todo lujo de detalles lo que no han tenido otros amigos míos que también han venido a Madrid y yo si he recibido.

Somos una familia

Lo primero que puedo decir es que Santillana es mucho más que un colegio mayor, Santillana es mi hogar. Y no porque yo sea excesivamente hogareño sino porque en cada rincón se respira un ambiente de familia. A diferencia de otros colegios mayores con mucha más gente, aquí somos apenas 40 colegiales y la estructura provoca que compartamos muchos momentos juntos a lo largo del curso: comida, deportes, convivencias, salidas culturales, formación y mucho más.

En estos tres años he conocido más de cien personas. Algunos serán amigos para toda la vida, otros me han ayudado a crecer personalmente. Con casi todos he compartido risas y grandes momentos. Lo que puedo decir es que todos han aportado algo a mi vida universitaria.

Los partidos de fútbol, los maratones de películas o las tertulias interminables en la terraza después de comer y de cenar… Son tantas cosas las que voy a echar de menos. 

Club de debate

En mi segundo año se inauguró el club de debate, algo que a mí me encantó, y durante este último tuve la suerte de ser yo mismo el encargado de sacarlo adelante. No fue sencillo, desde el colegio mayor fueron bastante exigentes, pero ahora me doy cuenta de que todo lo hacían como preparación para enfrentarme a todo lo que me espera ahí fuera, en la vida real. A mí esto me costó entenderlo, y prácticamente lo interiorice el día que con pena desmonté el cuarto que yo mismo había decorado. Se quedó vacío por primera vez en tres años, pero me alegró pensar que otro colegial comenzará su historia aquí, otro que también llegará a Madrid con ilusiones, al igual que todos los que llegaron antes que yo, y los que se irán después de mí. 

Otra de las cosas buenas de este colegio mayor es que no hay colegiales de distintos niveles. Da igual que alguien lleve tres años más que tú, aquí todos somos iguales.

Hoy digo hasta pronto a Santillana, y lo digo con muchísima lástima, porque Santillana siempre será parte especial de una de las etapas más importantes de mi vida. 

Si estás leyendo esto y estás dudando si entrar o no a este colegio mayor, aprovecha, es tu año. Van a entrar otras veinte o veinticinco personas de tu misma edad que van a llegar a Madrid con tus mismas inquietudes y tus mismas ganas de disfrutar. En Santillana puedes hacer todo lo que te propongas, pero tienes que luchar por ello, y visto ya con perspectiva, creo que merece mucho la pena. 

Una parte de mí sabe que el momento de decir adiós a este hogar que ha sido Santillana ya ha llegado. La otra parte está triste por todo lo vivido en este colegio mayor. Si las paredes hablasen, contarían miles de historias, y algo de lo que estoy orgulloso es de formar parte de la HISTORIA de Santillana para siempre.

Escrito por Jorge Belmonte
Veterano del Colegio Mayor
Estudiante de periodismo

Los colegios mayores en Madrid y la vuelta a la normalidad

Los colegios mayores en Madrid y la vuelta a la normalidad

Hace tan solo un año, en estas mismas fechas, aún no se sabía cómo se iban a realizar las pruebas de acceso a la Universidad o EBAU. Hoy, las universidades, ya están confirmando que el curso que viene será presencial. Los colegios mayores en Madrid ya sueñan con la vuelta a la normalidad.

Y es que las ganas por retomar la vida universitaria es algo que nos ilusiona a todos. Madrid es una ciudad de estudiantes, de soñadores, de emprendedores y de personas que vienen de todos los rincones de España y del mundo.

Los colegios mayores se nutren de este entusiasmo que trae consigo, en la mochila, ese futuro colegial que decide dar uno de los pasos más importantes de su vida viniendo a Madrid y dejando atrás, durante una temporada, a familia, amigos y a su pueblo o ciudad. En resumen, saliendo de su zona de confort.

Es por ello que esta vuelta a la normalidad tras muchos meses de trabajo y de responsabilidad sanitaria, viene cargada de una esperanza por volver a hacer planes, planes de forma presencial.

El pasado martes, durante el acto de clausura de la asociación de colegios mayores de Madrid, se recordaba con tristeza ese mes de marzo donde todas las actuaciones de teatro, todos los torneos deportivos y finalmente todas las actividades que le dan sentido a la vida universitaria, eran canceladas o pospuestas.

Hoy, más que nunca, estamos ilusionados con que llegue septiembre, con el inicio de una nueva etapa, de salir todos juntos a descubrir la última exposición del museo de El Prado, de realizar viajes y convivencias en las que conocer mejor Madrid y España entera, en juntarnos en el salón de actos a ver una película, una obra de teatro o a celebrar los actos académicos con el cartel de aforo completo y por supuesto, bailar y cantar en los conciertos y en las fiestas del Colegio Mayor.

Porque los colegios mayores son eso, formación, ocio, crecimiento y desarrollo personal, solidaridad y la búsqueda de un sentido a las cosas. Somos instituciones universitarias que se complementan con la universidad para formar, no solo excelentes estudiantes, sino excelentes personas.

Por último, estas son algunas de las actividades que en el Colegio Mayor Santillana estamos deseando realizar con total normalidad el curso que viene:

  • Convivencia de inicio con fútbol, paintball, visitas culturales y actividades para conocernos.
  • Viaje de veteranos a Turquía.
  • Convivencias de estudio.
  • Concierto de música abierto al público INDIE FESTIVAL.
  • Fiestas, ferias, bingos, noches de juegos de mesa.
  • Cena de navidad todos juntos, y fiesta del amigo invisible.
  • Liga de fútbol y baloncesto.
  • Viaje a Roma en Semana Santa.
  • Campo de trabajo en Jordania.
  • Asistencia al congreso de los colegios mayores en Santiago.
  • Convivencia de año nuevo para recargar pilas y unir más al colegio mayor.
  • Programa de excelencia personal Héroe ® con capacidad para todos.

Por esto, y mucho más, estamos deseando que vuelva la PURA VIDA UNIVERSITARIA.

Salvador Parrilla

Salvador Parrilla Pérez
Responsable de comunicación y RRII

El curso en 10 fotografías. 2020/2021

El curso en 10 fotografías. 2020/2021

Este curso ha sido muy especial, y aunque es algo que siempre se suele decir, es una realidad.
Cada año es diferente, pero durante este curso hemos aprendido muchas cosas:
A cuidarnos,  a aprovechar cada momento y a disfrutar de las cosas que antes no valorábamos. 
No se puede resumir el año en 10 fotos, pero vamos a intentarlo.
Gracias a todos los que hacéis colegio mayor, a los que os quedáis, a los que os habéis ido ya o termináis vuestra etapa este año.
GRACIAS POR ESTE CURSO HISTÓRICO. Sin vosotros hubiese sido todo más difícil.
Enhorabuena HÉROES

Convivencia de inicio de curso

Salida cultural al museo

Cena de Navidad

Filomena y sus consecuencias

Fiesta en la segunda convivencia

Paintball Veteranos vs Rookies

Club de debate del CMS

Flag Football, el nuevo deporte.

Programa de excelencia personal HÉROE ®

Imposición de Becas 2020/21

Fernando Beltrán

Fernando Beltrán

Fernando Beltrán Fernández
«El nombre de las cosas» Cuando el nombre marca la diferencia

El pasado jueves 13 de mayo se celebró la 22ª y última sesión del programa de excelencia personal HÉROE® del curso 2020/21. Este año nos deja grandes sesiones, muchas enseñanzas y referentes y la sensación de que estos conocimientos, más pronto que tarde, nos ayudarán a convertirnos en protagonistas de nuestra propia aventura (vida).

Fotografía: Rafael Parra

Han sido unas sesiones tan enriquecedoras que, prácticamente, nos han dejado sin adjetivos para describirlas. Por suerte, al invitado de la última sesión no hay quien le deje sin palabras. Se llama Fernando Beltrán y, además de poeta de vocación, es el mayor experto y pionero en España  en nombrar cosas. 

En 1989 decidió dar un paso al frente y  fundó «El nombre de las cosas», que ha servido como referente para todos los que, después que él, vieron una oportunidad de negocio en una profesión que no existía. 

El naming consiste en encontrar el nombre adecuado a cada cosa: un proyecto, un producto, un servicio… Y no el primero que se pase por la cabeza, sino el que a  través de un complejo proceso creativo y gracias a un profundo conocimiento del  cliente, sus objetivos y de lo que quiere evocar, se consolida como el nombre perfecto al igual que un escultor va descubriendo la obra maestra que se esconde tras el bloque de piedra.

«De la poesía se vive, pero no se come»

Fernando, consciente de que «de la poesía se vive, pero no se come» aprovechó su don orientándose profesionalmente hacia la publicidad y, una vez que adquirió  la experiencia suficiente, decidió convertir su pasión en profesión; una que, por cierto, no existía.

Empezó en un despacho muy humilde; tanto, que prefería no enseñarlo bajo la excusa de que «estaba ampliándolo», por lo que recibía a  sus clientes en la cafetería de grandes hoteles, pues la imagen había que cuidarla hasta el más mínimo detalle (en aquella época no existían los centros de coworking). Y es que, además de ser bueno hay que parecerlo y si quieres que tus clientes te concedan la importancia que mereces, debes ser tú el que comiences por dártela. Por eso es mejor hablar en plural cuando te refieres a tu empresa, porque no transmite lo mismo decir «estoy trabajando» que «estamos trabajando», ni tiene el mismo empaque decir «he conseguido» que «hemos conseguido». 

Entre sus proyectos más famosos podemos destacar el de Faunia, a quien prácticamente rescató de la desaparición, Amena, el TEA (Tenerife Espacio de las Artes)… Aunque seguramente conozcáis «Rastreator», a cuyo cliente convenció de que no siempre hay que elegir el nombre más bonito, sino el  que cumpla al 100%  los objetivos establecidos.  

Antes de despedirme me gustaría contaros otro ejemplo del que nos habló. Seguramente de pequeños habréis comido palmeras o cañas de chocolate, ¿verdad? Y al crecer, y aunque os siga apeteciendo comerlas, dejasteis de hacerlo al pensar que eso era cosa de niños, ¿cierto? Pues ese fue el caso de «Bollilandia» a la que ayudó a elegir el nombre de «“QÉ | Palmera, Caña, Gofre, Canuto…» y de esa manera rescatar ese segmento perdido de población que un día dejó de comer esos productos por considerarlos  «demasiado infantiles». 

Fernando nos ayudó a ver que la vida no se compone únicamente de buenos momentos. Los que estamos siguiendo el programa HÉROE® sabemos bien que el peor momento es el  «descenso a los infiernos». 

Fernando también vivió este descenso en su carrera, seguramente cuando se fue de casa muy joven y descubrió que, muy a su pesar, no iba a poder vivir única y exclusivamente de la poesía. 

Sin embargo, como todo héroe, supo aprovechar este descenso para encontrar su propio camino, vivir su propia aventura y ser un Héroe al crear un nuevo oficio y, lo más importante, tener una vida feliz y plena. 

Ojalá algún día los colegiales de Santillana podamos mirar atrás y decir lo mismo. Pero para eso tenemos que vivir aún muchas etapas de nuestra aventura, aunque el siguiente capítulo os lo contaremos al comienzo del nuevo curso 2021/22.

¡ Feliz verano a todos! ¡Nos vemos en septiembre! 

Escrito por Jorge Belmonte
Veterano del Colegio Mayor
Estudiante de periodismo

Fernando Beltrán Fernández
«El nombre de las cosas» Cuando el nombre marca la diferencia

Potea y nombrador

📆  13 de mayo de 2021
Sesión a las 21 h

COLEGIO MAYOR SANTILLANA
C/MARBELLA 60, 28034, MADRID

Programa de excelencia personal HÉROE ®

Scroll Up