“Una mirada al mundo” – Algunas ideas para el camino –

Diego Muñoz-Cobo Liria
· Escritor y conferenciante de temas de espiritualidad
· Profesor de Marketing Estratégico en el IESE

📆 21 de febrero
⌚ 20:20h Cena 21h Tertulia
📍 C/Marbella 60,  28034, Madrid

Sesión del Programa de Desarrollo Personal
Trascendencia

El que sabe a dónde va, va despacio
Gloria Fuertes

“¿Qué es la sustancia de las cosas? ¿Existe la idea de algo per se?” Abriendo su charla con preguntas semejantes, Diego Muñoz-Cobo, mercadólogo, escritor y conferencista de espiritualidad, dejaba claro que la noche del pasado jueves no sería una para ganar certezas, sino para refutarlas.

En un punto de inflexión en su vida en que las cosas de pronto ya no parecían encajar, Diego decidió arriesgar su comodidad dolida de falta de sentido para encontrar una nueva vocación. Apostando por la vida bohemia, empapándose de versos y filosofía y trabajando a medio tiempo para costear el sueño de su propia publicación, el ponente ligo su nombre al desarrollo de la interioridad.

Vivimos en una realidad basada en apriorismos, en que el único sentido del presente es conllevar al siguiente instante.

Nos desenvolvemos en sociedad, mas no nos preocupamos por ver al otro. Algo tan sencillo como mantener la mirada con un compañero bastópara mostrarnos nuestra aversión por la intimidad. Nos aterra exponernos, dejar que el miedo se vea en nuestros ojos aún cuando los demás sufren la misma aprehensión.

Para la religión oriental, el mundo de afuera está para proyectar lo que no vemos en nosotros mismos. Sin embargo, la vida vertiginosa a que nos sometemos rara vez aprecia el tiempo de ver cómo estamos, de abrazarnos, de observar nuestro propio valor.

Nos agobia el estrés de controlar lo temporal. Deseamos que las cosas no sean como son, cuando lo único que hay por hacer es saber aprovechar dónde nos encontramos y preguntarse: ¿qué puedo hacer yo para que las cosas se den? Al final, es solo la mente quien decide si el camino será llano o lleno de obstáculos.

“¿Cuál es el secreto de la vida?” preguntan al sabio sus discípulos. “Cuando estoy sentado, estoy sentado.”

San Agustín: “Ama, y luego haz lo que quieras.”

Con esto, en poco más de una hora, Diego nos ha recordado que es bueno estar en el hacer, pero es mejor estar en el estar; que en tanto tenga principios firmes nuestra vida tendrá color; y que al final, sin importar la tormenta, la plenitud se reduce a hacer como San Agustín: “ama, y luego haz lo que quieras.”

 

Autor: Ricardo Sebastián Nieto
Ingeniero Físico Industrial

Scroll Up