Óscar Corcho

«IA, ¿cómo hemos llegado hasta aquí?»

Skynet entra en línea el 4 de agosto de 1997 y logra tomar conciencia de sí misma el 29 del mismo mes a las 2:14 am.

Si sabes qué quiere decir esta frase, sin duda es que eres de mi generación y conoces lo que viene después: una guerra de la humanidad contra una tecnología que actúa de manera autónoma para extinguirnos.

Para ver cuánto de posible es este escenario vino desde el futuro, no John Connor, sino Óscar Corcho, catedrático y experto en inteligencia artificial (a partir de ahora IA, para que se note que estamos a la última), el pasado jueves 15 de febrero de 2024, dentro del ciclo de sesiones del programa Héroe de excelencia personal del colegio mayor Santillana.

Óscar, que lleva trabajando en IA más de 30 años, nos habló del origen, evolución y futuro de esta tecnología, de la que sabemos mucho menos de lo que creemos (aunque todos pensemos que estamos a la última).

Y es que, si términos como Chatbot, que a pesar de que pensemos que son recientes, coincidiendo con la aparición de Siri o Alexa, tiene su origen en 1964… ¿cuándo comenzó la humanidad a hablar de IA?

Fue en 1956, a raíz de la conferencia de Darmouth, donde se «acuña» este término como:

«Estudio que desarrolla la hipótesis de que cualquier aspecto del aprendizaje o cualquier característica de la inteligencia se puede describir de tal manera que una máquina lo puede simular».

Este fue el punto de partida para conseguir que las máquinas:

  • Entiendan y utilicen el lenguaje (por ejemplo, ChatGPT).
  • Puedan formar abstracciones y conceptos (ya lo hacen generadores de imágenes).
  • Resuelvan problemas que solo están reservados para los humanos, (¿qué crees?).
  • Puedan mejorarse a sí mismas (ya lo hacen y se denomina aprendizaje por refuerzo).

Después de 60 años todo ha evolucionado, incluso más rápido de lo que los expertos pensaban, de la siguiente manera:

  • Se produce un primer arranque donde se sientan las bases y se crean herramientas, como el test de Turing, que aún hoy se utiliza para determinar si el que contesta a un input es una máquina o una persona (por ejemplo, para los deepfakes).
  • Llega un momento en que la sociedad se desilusiona y comienza el «invierno» de la IA, un periodo de tres décadas (desde 1969 hasta 1996) en el que era hasta pernicioso decir que se estaba trabajando en IA, porque nadie creería en ti.
  • En 1996 resurge el interés de la IA, originado por su aplicación a juegos como el caso de Deep Blue y su competición de ajedrez con el gran campeón mundial Garri Kasparov (luego surgieron otros como Watson o AlphaGo). Esta fue una época liderada y patrocinada por IBM.
  • A partir de 2016-17, el Allen Institute de IA de Seattle y OpenAI (patrocinado por Microsoft) comienzan a crear modelos de lenguaje, sistemas entrenados para aprender a hablar, conversar y entender lo que decimos. Es en este momento cuando se cambian las reglas del juego, el statu quo y el liderazgo empresarial (IBM se ha quedado atrás).
  • 2022. ChatGPT. Desde ese momento nos encontramos en una auténtica «primavera de la IA» porque esperamos que surjan muchas más cosas.

Óscar nos hizo entender cómo, tecnológicamente hablando, se ha producido esta evolución, gracias al desarrollo secuencial de 3 grandes ingredientes:

  1. Modelos y algoritmos. ¿Cómo funciona eso para aprender? Hasta el «invierno», toda la inversión se focalizó en los modelos, pero no había capacidad de cómputo para poder ejecutar nada.
  2. Infraestructura. Las máquinas. Deep Blue empezó a demostrar que el cómputo se podía hacer.
  3. Los datos. La gran revolución llega en este momento porque los datos son fundamentales. GPT se entrena con BB.DD. abiertas (por ejemplo, Wikipedia), con personas que interactúan (aprendizaje por refuerzo), música (hay IA que son capaces de generar música), libros («María» se está creando con todos los fondos de la biblioteca nacional) …

Después de hacernos entender el contexto en el que estamos y la evolución hasta ahora, fue el momento de conocer si la rebelión de las máquinas va a ser similar a la «peli» Terminator.

Afortunadamente, según las predicciones de Óscar (esperamos que no falles), las máquinas no van a fabricar máquinas que maten humanos, pero sí puede haber riesgos como la generación de «desinformación», que las máquinas «manipulen» la realidad y generen una verdad alternativa.

A pesar de que no hay tantas diferencias entre los que las máquinas y los humanos podemos hacer, Óscar nos hizo ver que siempre ante cualquier avance tecnológico ha habido una tensión cuando las máquinas comienzan a hacer trabajos que anteriormente hacían humanos. Estas crisis han provocado cambios y el desarrollo de la IA también lo hará por lo que debemos adaptarnos, ya sea haciendo otras tareas, teniendo más tiempo libre…

Pero la sociedad ya está trabajando en la regulación y los límites al uso de la IA, además de su categorización, ya que no es lo mismo las de alto riesgo (que habrá que controlar y auditar) que las de bajo riesgo, desarrolladas para facilitarnos la vida ordinaria. 

En resumen, hay pocas posibilidades de que, entre los colegiales de Santillana surja un líder de la resistencia que tenga de destruir una legión de Terminators, pero seguro que podremos ser unos auténticos Héroes que aprovechemos el desarrollo tecnológico y el auge de la IA para trabajar por una sociedad mejor que ayude y proporcione el bien a muchas personas.

Muchas gracias, Óscar, por tu visita; aquí viene la gran pregunta: ¿Este artículo lo ha escrito una IA o una persona? (a lo mejor hemos incluido errores gramaticales y de sintaxis para despistar, o a lo mejor es que somos malos redactando y escribiendo… ¡quién sabe 😉!).

¿Héctor Trinidad o IA?
Colegio Mayor Santillana
@HectorTrinidadQ

Óscar Corcho

«IA, ¿cómo hemos llegado hasta aquí?»

Catedrático de Universidad

15 de febrero de 2024
Sesión a las 21 h
COLEGIO MAYOR SANTILLANA

C/MARBELLA 60, 28034, MADRID
Programa de excelencia personal HÉROE ®

Compartir artículo
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin