Marta Ortega

«Cuestión de prioridades»

Una de las excusas más «salvavidas» cuando, por el motivo que fuere, no queremos hacer algo, es decir «no tengo tiempo», pero ¿por qué hay personas que van por la vida asfixiadas sin conseguir llegar a nada, y, por el contrario, otras van flotando y fluyendo con naturalidad? Al final todos tenemos 24 horas cada día y en nuestra mano está decidir en qué las empleamos.

Fotografía: Gabriel Alvarado

El pasado jueves 25 de enero, vino al colegio mayor Santillana, Marta Ortega, médica y jugadora profesional de pádel para compartir su testimonio y ayudarnos a entender cómo, si nos organizamos, podemos llegar a todo o por lo menos a lo que debería ser importante para cada uno de nosotros.

A Marta, jugadora profesional de pádel desde la adolescencia, le recomendaron que no optara por una carrera tan exigente como medicina, porque no la iba a poder compaginar con el deporte de élite. Pero ella tuvo claro que iba a hacer ambas cosas, ya que era lo que deseaba. Su entorno aceptó su decisión, pero le recomendaron que se fuera sacando la carrera poco a poco. Nuevamente Marta no les hizo caso, por eso nos aconsejó que vayamos al 100% a por lo que nos apasione.

Una vez que decidió que quería ambas cosas al 100%, Marta, que es muy grande pero no una heroína de Marvel, ¿cómo lo hizo? Asignando prioridades y dedicándose a lo que realmente quería, le aportaba y le importaba, distinguiendo entre lo urgente y lo importante y aprovechando el tiempo en lugar de gastarlo en cosas superficiales.

Un día tipo de Marta se estructuraba en: ir a clase de 8:00 a 14:00, comer en los trayectos, entrenar, estudiar, cenar muy rápido, descansar, y aprovechar todos los tiempos muertos para estudiar cuanto fuera posible.

Marta es una gran defensora de la carrera dual, es decir, con dos pasiones en la vida. De esa manera, ella tenía dos grandes objetivos: ser médico y llegar a ser la número 1 del mundo. 

Durante ese camino para lograr ambas cosas, Marta acudía a los torneos, daba lo mejor de sí misma e intentaba ganar, pero si perdía no se derrumbaba, cambiaba el «chip» y aprovechaba el tiempo para estudiar. Por la parte académica, en cuanto terminaba un examen se iba a entrenar, y siempre que conseguía algo se marcaba un nuevo objetivo para no solo no frustrarse, sino estar siempre a tope de motivación.

Nos hizo ver cómo en la etapa actual de nuestra vida tenemos mucho tiempo (y pocas obligaciones de adulto). Nos instó a no perderlo y aprovecharlo al máximo e invertirlo en nosotros mismos, en trabajar por conseguir nuestros sueños y construir la vida que deseemos. Nos invitó a rodearnos de gente que nos facilite las cosas, que sean alegres, que nos motiven y, sobre todo, que no pretendan que arrojemos nuestros sueños por la borda. 

También nos pidió que no nos creamos nunca más que nadie y que seamos siempre los mismos, independientemente de lo más o menos alto que lleguemos. Para ayudarnos a entenderlo nos hizo ver que los deportistas de élite no son más que personas a las que se les da bien hacer algo y tienen la suerte de que hay gente que le gusta y «paga» por ver lo que hacen. 

Una de las cosas que puso en valor es la relevancia de ser constantes y estables. «Vale mucho más ser número 2 del mundo toda tu vida que ganar, perder, subir y bajar». Hay que saber aceptar que habrá momentos buenos y malos, pero que lo que importa es seguir ahí, sin desfallecer y sin rendirse.

Y en el deporte, como en la vida, es importante aceptar los errores, hacer reset después de cada punto, que no nos pese lo que haya pasado antes y recorrer el camino de: reconocer, aceptar, aprender y olvidar.

Por último, nos invitó a trabajar la frustración y asimilar la derrota. Uno de los aprendizajes que el deporte de élite le ha proporcionado es aceptar que va a perder, y seguramente muchas más veces de las que va a ganar. Eso no quiere decir que no esté cumpliendo los objetivos, dando lo mejor de sí misma y superándose cada día.

Muchas gracias, Marta por tu testimonio y todo lo que nos enseñaste. Ojalá, como tú, valoremos nuestros éxitos y aprendamos de nuestros fracasos, teniendo claro que siempre hay una oportunidad para volver a empezar y llegar a ser unos auténticos Héroes en nuestra vida.

Héctor Trinidad

Héctor Trinidad
Colegio Mayor Santillana
@HectorTrinidadQ

Marta Ortega

«Cuestión de prioridades»

Médico y nº3 del mundo de Padel

25 de enero de 2024
Sesión a las 21 h
COLEGIO MAYOR SANTILLANA

C/MARBELLA 60, 28034, MADRID
Programa de excelencia personal HÉROE ®

Compartir artículo
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin