La embajadora, Areej M Hawamdeh, acompañada de su consejera y secretaria ejecutiva, nos recibió en la sede, situada en Paseo del General Martínez Campos de Madrid.

El Colegio Mayor Santillana continúa su ronda de reuniones con instituciones públicas y privadas como parte fundamental para la celebración de la segunda edición del campo de trabajo por la empleabilidad futura de jóvenes refugiados en Jordania que se celebrará en verano.

A esta causa ya se han unido instituciones como la fundación Real Betis Balompié, las Bodegas Jesús Díaz e hijos o la fundación Conchita Regojo. 

En la reunión celebrada en la embajada se abordaron diferentes cuestiones y se exploraron varias vías de colaboración en aras de apoyar el «proyecto insignia de la solidaridad de Santillana».

Dicho encuentro, además de crear lazos institucionales, ha inaugurado una nueva vía de contactos en el ámbito empresarial e institucional con entidades susceptibles de apoyarnos para llevar a buen puerto este proyecto tan ilusionante y enriquecedor para todos.

Fotografía del Campo de trabajo en 2019

El campo de trabajo de verano es el proyecto de mayor alcance e impacto a cargo del vicedecanato de solidaridad del Colegio Mayor. Se trata de una actuación en materia de cooperación internacional para el desarrollo en el que un grupo de colegiales se comprometen, voluntaria y desinteresadamente, a realizar, durante tres semanas, un trabajo colaborativo que combina educación con actividades complementarias en un método de trabajo denominado «learning by playing».

El campo de trabajo es la mejor plataforma para fomentar la convivencia, tolerancia y solidaridad, además de participación y aprendizaje intercultural.

Los ocho años de historia del campo de trabajo en países como Nicaragua, Camerún o Marruecos con diferentes colectivos y problemáticas, nos ha permitido perfeccionar una metodología, gracias a los conocimientos y lecciones aprendidas, aplicable a un proyecto cuyo impacto perdurará en el tiempo, ya que elimina una carencia de la población en terreno. 

Se trata de un campo de trabajo para que jóvenes refugiados puedan formarse y encontrar empleo. Para eso, entre otras aptitudes, necesitan desenvolverse en inglés, algo que no poseen en la actualidad.

Dicha labor se lleva a cabo gracias a la colaboración de la escuela «Our Lady of Carmel» situada en el barrio de Al-Hashmi, en la ciudad de Ammán, capital del país árabe. Esta actividad está dirigida a jóvenes refugiados menores de edad iraquíes que han tenido que abandonar su país a causa de la guerra.

Más información sobre el campo de trabajo.

Javier Arias

Javier Arias Lucas
Periodista

Compartir artículo
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Scroll Up