José Carlos González-Hurtado

«¿Existe Dios? La ciencia demuestra que sí.»

Si te pidieran una prueba de que Dios existe, ¿qué dirías? Difícil encrucijada, ¿verdad?

Si me lo preguntasen a mi diría que, pruebas, lo que se dice pruebas… eso es más cuestión de fe, ¿no? 

Pero esa habría sido mi respuesta antes del jueves 14 de marzo, día en el que nos visitó José Carlos González-Hurtado, dentro del ciclo de sesiones Héroe®, el programa de excelencia personal del colegio mayor Santillana.

Fotografía: Gabriel Alvarado

José Carlos tiene claras 3 cosas:

  1. Dios existe.
  2. Jesucristo es Dios.
  3. La Iglesia es de Jesucristo.

Pero como es mucho contenido para un solo día, su visita se centró en brindarnos pruebas de lo primero, rompiendo con esa idea de que Dios y ciencia están enfrentados, porque es todo lo contrario: nunca ha habido más pruebas de la existencia de Dios que en la actualidad y cuanto más nos acerquemos a la ciencia, más conscientes seremos de la existencia de Dios.

En primer lugar, y en contra de lo que cabría pensar, la mayor parte de los científicos no son ateos. En el último siglo, el 97% de premios Nobel de física, el 95% de química y el 93% de medicina son teístas o religiosos.

Pero, no hace falta ser creyente para convencerse de que Dios existe, ya que como decía San Agustín, «para creer, primero hay que pensar». A la existencia de Dios se puede llegar sin fe, gracias a la razón y a la observación de la naturaleza.

Por ejemplo, se suele pensar que el Big Bang refuta la existencia de Dios, cuando es lo contrario. La ciencia dice que de la nada, nada sale, y si el universo se ha creado desde la nada, entonces, ¿quién lo ha creado? La respuesta solo puede ser la existencia de una inteligencia que no es material, ni temporal ni espacial, preexistente al Big Bang, e iniciadora de todo; con lo cual, tuvo un comienzo (provocado por alguien), no es infinito y está en expansión.

Además, tendrá un final. La segunda ley de la termodinámica dice que la entropía (el desorden) siempre aumenta. Y esto va a hacer que el universo se acabe, por la decadencia de los protones, dentro de 2 mil trillones de trillones de trillones de años.

Más ejemplos: la aritmética, la matemática y toda la ciencia, son incompletas. Dentro de un sistema hay reglas que tienen que ser demostradas con un sistema superior. Esta escalada de sistemas hasta el infinito hace que para el sostenimiento de todo haya algo superior a todo lo demás, y eso no puede ser otra cosa que Dios.

Si nos fijamos en la vida y buscamos hasta llegar a su raíz, el genoma humano, el ADN, nos damos cuenta de que todo está estructurado en virtud de un lenguaje complejo y detrás del diseño de un lenguaje debe haber una inteligencia, que no puede ser otra cosa que Dios.

Además de ser conscientes de que todo tiene que haber sido creado por una inteligencia superior, creer en Dios te ayuda en tu vida ya que quiere decir que hay alguien que quiso que existieras hace 13.700 millones de años y quiere que existas ahora.

La alternativa a todo lo que José Carlos nos contó y que se nos vende como la verdad, es que todo se produjo por azar. Sin embargo, la probabilidad de que todo lo existente se haya producido así, es técnicamente 0. (Hay más probabilidad de que te toque la lotería primitiva todas las semanas durante miles de años a que todo haya surgido por azar, y a mí nunca me ha tocado ni el reintegro).

Parece claro que tiene mucha más lógica creer en Dios que no hacerlo. Pero, entonces, ¿cómo hemos llegado a pensar lo contrario? 

Para esta pregunta hay muchas respuestas: por indefensión aprendida, por soberbia, ya que mucha gente está casada con sus ideas, o porque no quiere creer en un universo con un Dios, sino que quiere tener el control y el mando de todo, queriendo ser ese Dios. Pero también es bueno hacer autocrítica y ser conscientes del mal ejemplo que, históricamente, hemos dado los creyentes (y seguimos haciéndolo).

Es resumen, la gente que no cree es por voluntad, porque decide no creer, no por falta de entendimiento, porque ese entendimiento, tal y como hemos visto, debería acercarle a Dios.

Y una vez visto esto, deberíamos preguntarnos lo siguiente: si el ser humano es naturalmente teísta, si el conocimiento nos acerca a la idea de que tuvo que haber un creador y, a pesar de ello, la humanidad es la que quiere, deliberadamente, alejarse de la idea de Dios y no creer, ¿qué podemos hacer nosotros para revertir la situación?

Pues, llevando a cabo lo que nos animó a hacer nuestro invitado: no mirar para otro lado, no dejarnos llevar por lo socialmente aceptado y «tener valor para decir la verdad».

Muchas gracias, José Carlos, por romper mitos y mostrarnos tantas evidencias para que podamos defender lo que creemos. Ahora solo nos falta tener coraje, valor y determinación para ser unos auténticos Heroes®, conseguir que las cosas cambien con nuestro testimonio de vida, y ayudar a que la humanidad se acerque más a Dios, con nuestro ejemplo.

Héctor Trinidad

Héctor Trinidad
Colegio Mayor Santillana
@HectorTrinidadQ

José Carlos González-Hurtado

«¿Existe Dios? La ciencia demuestra que sí.»

Presidente de EWTN

14 de marzo de 2024
Sesión a las 21 h
COLEGIO MAYOR SANTILLANA

C/MARBELLA 60, 28034, MADRID
Programa de excelencia personal HÉROE ®

Compartir artículo
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin