Estefanía de Anta
«¿Quién decide lo que vemos?» 4 claves para un consumo saludable de series y películas.

Tampoco hace tantos años que en España solo había un canal y medio (porque el UHF solo emitía algunas horas del día) de televisión, y el mando a distancia era el niño que se levantaba a cambiar entre una de las dos alternativas televisivas. (Creo que estoy contando mi infancia).

Era una época en la que teníamos claro la «calificación moral» de lo que ponían en la tele: un rombo, a cruzar los dedos para que tus padres no dijeran que te fueras a la cama; dos rombos, a la cama sin rechistar.

Fotografía: Rafael Parra

Unas décadas después, la oferta se ha multiplicado por… ¿Infinito? Sobre todo, para las nuevas generaciones, que ya no entienden lo que es la televisión tradicional y solo ven plataformas: desde Youtube Kids los más pequeños, a Netflix la población adolescente y juvenil.

Esta evolución, muy buena para muchas cosas, no está exenta de riesgos porque, al no haber rombos (ni padres) que te envíen a la cama, ese «filtro» sobre lo que es bueno o saludable ver debe aplicarse de otra manera.

Para aportarnos luz y sabiduría sobre este aspecto, el 24 de septiembre de 2021 vino a visitarnos al Colegio Mayor Santillana Estefanía de Anta, directora de formación y operaciones en iCmedia, la federación de asociaciones para la calidad de los medios. Estefanía, de una manera muy clara y transparente, nos regaló 4 claves para un consumo saludable y responsable de series y televisión.

  1. Lo primero y fundamental es tener INFORMACIÓN de lo que estamos viendo o vamos a ver. Y es que estamos en total desventaja respecto de las plataformas, ya que ellas, gracias a sus magníficos y cada vez más «inteligentes» algoritmos, disponen de infinita información que les ayuda a la consecución de sus objetivos. Ellas saben lo que nos gusta, cuándo vemos la tele, nuestra edad, nuestro estrato social, incluso lo que ven personas similares…Y como ellos saben perfectamente lo que tienen, con toda esta información sobre nosotros deciden qué es lo mejor (para ellos) que nos pueden ofrecer en cada momento.

Y nosotros, ¿que sabemos? Muy poco o prácticamente nada. Debido a eso, iCMedia luchó para que en todos los contenidos audiovisuales se especificara la calificación por edad y por qué se ha decidido otorgar esa calificación, ya que no es lo mismo una calificación +12 porque contiene escenas de sexo, o porque emplee lenguaje obsceno o violencia, y es que cada persona tiene distinta sensibilidad ante situaciones distintas.

  1. Una vez que tenemos información, Estefanía nos recomienda PENSAR antes de hacer. Es decir, ser conscientes de lo que nos ofrecen y por qué, y reflexionar si realmente queremos ver algo así o no. Se refería al pensamiento analítico.
  2. Por otro lado, una vez que comenzamos a ver algo, debemos tener AUTOCONTROL. No hace tanto tiempo que veías un capítulo de una serie a la semana, y no podías ver otro hasta siete días después, aunque estuvieras subiéndote por las paredes de ganas de verlo. Ahora el esfuerzo lo debemos hacer para apagar la tele, ya que en cuanto termina un capítulo, nada más comenzar los títulos de créditos, comienza una cuenta atrás de 4 segundos durante la cual tenemos que decidir entre renunciar a nuestros instintos primarios de seguir recibiendo estímulos de dopamina, o autoengañarnos para ver un «último» capítulo antes de dormir. Realmente, los superhéroes somos nosotros si conseguimos apagar la tele, y nos los de Marvel con sus martillitos, máscaras y trajes de lycra.
  3. Por último, nos recomendó trabajar para desarrollar nuestro PENSAMIENTO CRÍTICO. Hablando de superhéroes, todos tenemos claro (o deberíamos) que las personas «normales» no vuelan, ni tienen súper poderes, ¿verdad? Pero ¿tenemos igualmente claro que las vidas de personas «normales» que vemos en la tele no son reales? Y es que las series tienden a normalizar conductas que no suceden en las sociedades.

Por ejemplo, cuando se estrenó Friends en UK, aumentó el consumo de café tanto, que superó al del té. Aunque este ejemplo pueda parecer inofensivo, si otra serie nos normaliza las relaciones sexuales grupales por la noche y el consumo de drogas al amanecer como una magnífica manera de comenzar nuestro día a día antes de ir al instituto, nuestros jóvenes pueden desear y aspirar a una vida irreal que le venden en una serie.

Porque no nos engañemos, un adolescente ya no tiene unos padres que le envíen a la cama cuando aparecen dos rombos en la pantalla, ya que esas series las ven, precisamente, en su cuarto a solas y en sus tablet. Es en ese momento cuando deben aplicar las fáciles reglas de Estefanía:

  1. Informarse de lo que van a ver.
  2. Pensar por qué quieren verlo.
  3. Autocontrolarse, en el caso de que lo vean, para no hacerlo compulsivamente.
  4. Tener pensamiento crítico para que vean los contenidos como puro entretenimiento y no como un referente o ideal para sus vidas.

Esto que en la teoría parece tan sencillo, ¿cómo lo pueden conseguir desarrollar nuestros adolescentes?

Estefanía nos animó a hacernos preguntas, ver muchas y diversas cosas y huir del pensamiento único para no perder la objetividad. Cuanto más variado sea lo que los jóvenes vean, lean y con quien interactúen, más se enriquecerán. Porque la solución no consiste en censurar nada, sino en tener la LIBERTAD para elegir y decidir sin que otros lo hagan (aunque dediquen todos sus recursos técnicos y económicos a ello) por nosotros.

Muchas gracias, Estefanía, por ayudar a nuestros colegiales a dar un paso más para ser los Héroes (de carne y hueso) de su propia aventura.

Héctor Trinidad

Héctor Trinidad
Colegio Mayor Santillana
@HectorTrinidadQ

Estefanía de Anta
«¿Quién decide lo que vemos?» 4 claves para un consumo saludable de series y películas.

Responsable de formación en IC MEDIA

23 de septiembre de 2021
Sesión a las 21 h

COLEGIO MAYOR SANTILLANA
C/MARBELLA 60, 28034, MADRID

Programa de excelencia personal HÉROE ®

Compartir artículo
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Scroll Up