Ms. Luis José Samayoa Rodríguez
Abogado
Master en Tributación Internacional y Asesoría Jurídica de Empresas
Decano de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Nueva San Salvador
Antiguo colegial y miembro del Alumni del Colegio Mayor Santillana.

En una etapa crucial de mi formación académica y tomando el reto de optimizar y sacar el mayor provecho a las oportunidades que mi familia con esfuerzo y entusiasmo ponían a mi disposición, se toma la decisión conjunta de que este servidor emigre y cruce el océano al otro lado del mundo, en una travesía de muchas horas, bajo un grado de incertidumbre al llegar a un entorno totalmente distinto del país de procedencia. 

Viaje de veteranos en Malta

Sin embargo, y luego de un común acuerdo con dos de los seres mas importantes de mi vida (abuela y tío), inicio mi ciclo de vida y estudios de posgrados en un Colegio Mayor, es decir una residencia para estudiantes. Para no hacer un rollo de historietas, vivencias, aprendizajes y demás, que sin duda marcaron parte de mi vida en el Mayor Santillana en la ciudad de Madrid, España, focalizaré estas palabras que se emiten desde el fondo de mi corazón bajo dos valores que sin duda me fueron transmitidos y acuñados en mi vida colegial en la residencia: el respeto y solidaridad.

El respeto hacia los demás en donde todas las personas que conviven en ese techo, buscaban siempre mantener un reconocimiento, consideración, atención o deferencia, que se deben a las otras personas, de una forma constante y activa, para saber vivir y alcanzar la paz y la tranquilidad con quienes te rodean. Lo anterior, forjado por la ética y la moral. El Mayor me permitió comprender aún más el hecho de aceptar y comprender las maneras de pensar y actuar distintas a las de uno mismo, como parte del cuidado al entorno que nos rodea en cualquier momento de nuestras vidas. Por lo anterior, puedo dar fe que se trata de cumplir aquella frase célebre del conocido político Benito Juárez:

“El respeto al derecho ajeno es la paz”. 

Campeón de liga 2016/17

Por otra parte, lo otro que marca mucho y hace sobresalir al Colegio Mayor es el apoyo o la adhesión circunstancial a una causa o al interés de otros, como parte de una solidaridad desinteresada de los que habitan el lugar. Llegar después de una jornada laboral o académica y encontrar amigos que te brindaban ánimos en cualquier momento, es algo a lo que no puede asignársele precio alguno.  Lo anterior sin duda es crucial para poder enlazar amistades y hermandades que prevalecerán en el transcurso del tiempo.

Si me diesen la oportunidad de volver a vivir en mi segunda casa (el Mayor Santillana) lo haría sin lugar a duda. Santillana es y será una gran familia en la que todos se conocen, cuidan y ayudan mutuamente.


Compartir artículo
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Scroll Up