“Si piensas en tu cerebro y en cómo usas el tiempo, no serás tecnoadicto”

TERTULIA CON DOMINGO MALMIERCA

El pasado jueves 9 de Marzo tuvimos como invitado de nuestras habituales tertulias a Domingo Malmierca, charla con título “cerebro y dispositivos digitales: del uso a la tecnoadicción”.
Domingo es director general de HTV Factoría, director general de Canaldirectivos.tv y ha sido director general del grupo Intereconomía entre otras actividades profesionales, como la creación de una productora o participación en la asociación “aprende a mirar”.

Domingo quería hablarnos de cómo nos afecta el uso de las pantallas en nuestra vida diaria. Una de las primeras ideas que surgió en la tertulia era que las nuevas tecnologías eran muy buenas y útiles, pero debíamos gestionarlas bien, de forma que “no nos estropeen”. Domingo nos presentó los resultados de una encuesta realizada a unos jóvenes entre 17 y 20 años,  de formación profesional, sobre sus aspiraciones en la vida. Esta cuestión correspondía a la idea de a que dedicamos nuestro tiempo, teniendo en cuanta a dónde queremos llegar. Si dedicamos el tiempo apropiado a las actividades apropiadas para conseguir nuestras metas, bien, si no es así algo está fallando.

Domingo cuenta que realizando los primero programas de “españoles en el mundo” tuvo la oportunidad de viajar a Corea, allí conoció a su “primer tecnoadicto” y esta realidad le marcó bastante. Al volver a España contactó con un amigo, de la fundación “aprender a mirar”, y quiso colaborar con ellos.

[Vimos un video a continuación en el que se nos explicaba el funcionamiento del cerebro al recibir estímulos que nos producen placer o aceptación, y cuáles son las sustancias que producimos o que actúan.]
Domingo nos explicó también esto, hablando de la dopamina, que siempre se dispara al ver una pantalla, ya sea de móvil u ordenador, Tablet, etc.
Habló también de los videojuegos, que tienen su gran parte positiva y están hechos de forma que nos enganchan totalmente, haciéndonos disparar la dopamina a través de técnicas de recompensas inmediatas (cada dos segundos) y otras, de cadena larga, cada 40 minutos.

Lo importante de todo esto, y que Domingo nos quería dejar muy claro, es que al activarse neurotransmisores que detectan que algo nos gusta o no, el cuerpo quiere (o no quiere) más. Cada vez que realizamos esta actividad (como jugar a un videojuego) en las que encontramos cadenas de satisfacción cortas y largas nuestra capacidad de decisión para dejarlo va cayendo, dependiendo del tiempo que llevemos: los centros de decisión pierden fuerza.

“Lo más grave es que con 30 minutos de exposición a pantallas el cerebro descansa pero con 2 horas se cansa y se debilita”

Este importante dato no se conocía hace años por lo que no nos lo habían explicado, pero ahora, gracias a las investigaciones en este campo, se conoce. Otro dato interesante es que nuestro cerebro, viendo la tele, es el momento en el que está más cerca de quedarse totalmente apagado, es decir, aunque pensemos que pensamos mucho viendo series y tal, es mentira, lo sentimos.

Domingo finalizaba dejándonos claro que acabar siendo tecnoadicto es muy difícil, pero que no hace falta serlo para que “las pantallas” afecten a nuestro cerebro. Lo último que se mencionó como palabras clave de la tertulia fueron “cerebro” y “tiempo”.

“Si piensas en tu cerebro y en como usas el tiempo no acabarás siendo tecnoadicto pero el problema es que, aun  no siéndolo, puedes perder mucho timepo”.

En las preguntas hablamos de este tema, ahondando en aspectos más concretos. Hablamos de las redes sociales (que nos atraen tanto por la curiosidad) que provocan el “síndrome de la atención permanente”, lo que cansa al cerebro. Al hablar de series Domingo remarcó Black Mirror, que plantea situaciones donde la tecnología tendrá gran importancia (negativamente como se irá viendo) en la vida diaria de las personas, siendo totalmente dependientes de ella. También se mencionaron los primeros síntomas de la tecnoadicción y con la seguridad de que “la tecnología no es mala, no ha venido para controlarnos, la acabaremos dominando”.  Por último Domingo aconsejó que se debería tener organizado un tiempo concreto al día dedicado al entretenimiento, y no pasarse.

Despedimos a Domingo, agradeciéndole su muy interesante tertulia y deseando volver a verle en otra ocasión.

Scroll Up