RODRIGO SÁNCHEZ

“…tengo mis propias ideas y a veces no las comparto con las ideas del periódico.”

El jueves 5 de Marzo estuvimos con D. Rodrigo Sánchez (en la foto, el primero por la derecha), Director de Arte de El Mundo desde hace 23 años y encargado del suplemento Metropoli, revista que sale los viernes con el periódico.

Arturo Peris, subdirector del Colegio Mayor Santillana (en la foto, en medio) ha creado una portada completamente blanca en homenaje a este gran profesional como agradecimiento por estar con nosotros de tertulia. Más abajo resumimos también las conclusiones más importantes sacadas de dicha tertulia.

 

 

 

Un coloquio con Rodrigo Sánchez

La gran ventaja que tiene Metropoli, nos contaba Rodrigo, es que no tiene una competencia con otra revista en el quiosco, pues va directamente con el comprador del El Mundo. Esto hace que no tengan que intentar crear una portada más llamativa o diferente para que el lector se sienta atraído por ella. Metropoli tiene la libertad para crear cualquier cosa, incluso una página en blanco, que lo ha hecho.

El gran problema, afirmaba el director de Arte del El Mundo, es llegar al público joven. Actualmente muy pocos jóvenes compran el periódico, y eso es un gran problema, pues son los lectores del futuro. Por lo tanto se intenta hacer guiños, se intenta salir de los criterios normales. Un ejemplo de ello fue una portada con forma de conversación de Whatsapp, o para el estreno de la película de Facebook, crearon una portada que imitaba el perfil de Facebook de su creador.

“La dificultad de una portada está en el tiempo de realización no en la complejidad de la propia portada…normalmente cuanto menos tiempo tienes, mejor te sale.”

En muchas ocasiones necesitas a muchas personas que intervengan en la realización de la portada, pero esto supone horas de trabajo, incluso días. Y en muchas ocasiones, afirmaba, no se tienen esos días. En ocasiones, la planificación de estrenos de películas ha cambiado en el último momento y esto supone realizar un cambio de portada en cuestión de horas y en todas esas ocasiones, la portada ha sido muy buena.

A lo largo de la tertulia le preguntaron por posibles problemas añadidos como pueden ser los relacionados con el copyright. Rodrigo explicó algunos problemas que habían tenido con ese tema, por ejemplo con la portada de 50 sombras de Grey, utilizaron una fotografía de una página de fondos de inversiones. Otro problema similar fue con el estreno de la película de El planeta de los simios. Pero todo quedó en simples anécdotas.

En una de esas anécdotas nos contó cómo tras la publicación de una portada prácticamente en blanco con tan solo una línea roja en medio, para el estreno de La delgada línea Roja, tuvo una de las mayores discusiones que había tenido con Pedro J. pero Rodrigo defendía que si nadie se atrevía a hacer algo tan sencillo por qué él no iba a hacerlo.

 “Bajo mi punto de vista es de los mejores periodistas que hay en España. El mejor sin duda es Pedro J. Un tipo peligrosísimo desde el punto de vista profesional como personal. Pero los tiene cuadrados y sabe lo que quiere.”

Una de las cosas buenas que tiene la revista, afirmaba Rodrigo, es que, en cierto modo, pierden el respeto a su propio producto. La gente nota que se divierten haciendo sus portadas, eso sí, teniendo a grandes dibujantes, fotógrafos muy buenos, periodistas que hacen muy buenos títulos, etc. Pero la gente nota que se le está mimando, que se le está ofreciendo algo que nadie les da.

No es tan importante el que hace las cosas como el que te deja hacerlas, añadía, y eso es gracias a la confianza que depositan en ellos. Sus portadas no son iguales a las que haría un periódico, o una revista, ellos intentan que la portada se convierta en el tema, que no sólo lo exponga, sino que se mimetice con él.

¿Y por qué nadie hace portadas similares? Por el miedo a que alguien te eche la culpa de un posible fracaso o a veces se piensa que si se hacen audacias se puede llegar a vender menos de lo que se vende. Pero en general, explicaba Rodrigo, todo el mundo ya tiene su marca, y sabe qué es lo que va a comprar, un lector de La Razón jamás comprará el País por muy buena que sea la portada.

¿Entonces en tu revista todo vale?

“Eso es una bendición. Si todo vale, y de verdad ves que todo vale. El límite está en ti mismo.”

Afirmaba que por muy creativas que sean sus portadas, nunca veríamos una portada con sexo explícito, o nada que pueda atentar contra una religión, o contra una persona. Lo importante para que todo valga, es la sensatez para saber donde están los límites.

Por último, Rodrigo Sánchez admitió que su gran enemigo es la web, por lo tanto, el objetivo es distinguirse, ser cada vez más exquisito. Intentar mimar a los pocos lectores que les quedan, intentar que el lector se sienta diferente, siena que está leyendo un producto de lujo. Pues en eso se están convirtiendo los periódicos y las revistas. Los ejemplares de las tiradas acabarán bajando, y el precio del periódico acabará subiendo, hasta convertirse en un producto de lujo.

Un periódico ha de informar de manera diferente. La noticia ya nos llega por el móvil, afirmaba, y ya la tenemos en la web. El periódico ha de ampliar esa noticia, tiene que analizarla, contar los entornos que hay alrededor, tiene que dar su opinión. Tiene que dar la opinión que el lector está buscando en esa cabecera.

Rodrigo opinaba que los periódicos deberían estar tan bien editados como los libros. En un futuro, el periódico diario dejará de existir sólo quedarán los de fin de semana. Pues son esas ediciones de fin de semana las que tienen que estar muy cuidadas.

Ese pasó se dará en un futuro, añadía, el coste de producir un periódico todos los días y repartirlo es tan grande y su beneficios tan pocos que llegará un momento en que eso no compense.

“Tenemos que mimar a una persona que tiene el valor de buscar un quiosco, comprar el periódico un día lloviendo y luego que le dedique horas de su ocio a leerte…”

Compartir artículo
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Scroll Up