FERNANDO GUALDONI

“…Lean historia, es importante para comprender qué está pasando ahora. Es importante saber historia.”

El jueves 23 de abril estuvimos con D. Fernando Gualdoni, redactor-jefe del suplemento Negocios de El País. Abogado que ha pertenecido y dirigido la Sección Internacional durante diez años y es especialista en Iberoamérica.

Fernando vino con el objetivo de aclararnos qué es el populismo económico, y cómo surge. Afirmó que el populismo económico existe en América desde hace 200 años y trata de dar una respuesta a las necesidades básicas e ir al tono de lo que la población pide en cada momento sin mucha proyección de futuro.

El populismo económico no empieza con Maduro, con Evo o con Correa. Ya hubo otros populistas anteriormente, como son Lázaro Cárdenas, el general Perón, Velasco Alvarado o el propio Getulio Vargas. La diferencia, añadía Fernando Gualdoni, es que el populismo actual puede terminar de otra manera. Hasta ahora todos han terminado con algún tipo de derrocamiento. Es cierto que poseen muchas características similares. Un descontento social muy grande, muchos problemas tanto sociales como económicos, mucha pobreza, etc. El descontento social es tan grande que la población exige un cambio, y esto dará paso a los populistas que conocemos actualmente como Correa, Evo o Chávez.

“…Perón creía en la lealtad sin fisuras cuando se está en el poder. Esto en los populismos modernos es muy fuerte”

Chávez toma como ejemplo al peruano Velasco Alvarado, todas las connotaciones de estos populismos son muy importantes en su educación. Pero el populismo actual parece estar cambiado, Álvaro García Linera, vicepresidente de Bolivia, en una entrevista con El País, reconoció que los presidentes de estos países estaban a tiempo de hacer un cambio económico. Esto quiere decir que ni Correa, ni Evo, tienen por qué acabar como acabaron los populistas anteriores. Es por ello por lo que actualmente, el único país que está enfrentado con España es Venezuela, ya que es el único país que se mantiene en una tesitura muy dura.

Pero todo se complica con el acercamiento de Cuba a EEUU. ¿La transición cubana puede acabar en un efecto dominó que afecte a otros países como Venezuela? Gualdoni respondía que sí, pero muy lentamente. Es un proceso imparable. Y con Cuba, añadía, muere el último vestigio de la guerra fría en el continente, y va a influir en Nicaragua, en Venezuela…Cuba acabará transformándose en un país más integrado, será un proceso lento y controlado, quizás un poco caótico pero acabará saliendo.

Además también influyen los cambios que Evo viene practicando, incluso antes de las últimas elecciones, llevando actualmente una política más moderada. Por otro lado, Correa hace un año volvió a la financiación internacional de los organismos tradicionales, ya que hasta ahora todos estos países habían vivido de la financiación fundamentalmente de China.

“…yo como observador, creo que el destino de Correa y el de Evo puede ser bastante diferente del de Maduro.”

¿Pero si estos hombres son listos? ¿Por qué aplican un sistema que saben que no funciona a largo plazo?

Fernando respondía que en un primer momento todos han respondido a una necesidad que en su momento tenía el país. Redistribuyen la riqueza, pero eso se acaba, hay que pagar a las empresas que se han nacionalizado, se ahuyenta la inversión extranjera…en un principio se redistribuye la riqueza y eso es muy bienvenido, pero esto no crea riqueza para el futuro, únicamente satisface necesidades presentes.

“Ellos muchas veces se ven como los hombres que van a cambiar la historia de los desequilibrios y la injusticia social iberoamericana, y se lo creen.”

¿Y Brasil? Puede que se haya frenado el crecimiento, afirmaba Fernando, pero hay ciertas cosas que le van a ayudar a no volver a su situación anterior. Posee una clase media que hará que el consumo tenga otro ritmo, la producción tenga otro ritmo e incluso los salarios.

¿Qué pasará con Dilma? Pues dependerá de las cuatro o cinco medidas que pueda tomar en el próximo año para reactivar la economía. Pero el gran problema que tiene Brasil no es sólo el económico, sino es el político, con casi una decena de partidos en el gobierno, con un parlamento que dificulta mucho el avance del país. Aun así, Fernando Gualdoni defendía que Brasil es un país con mucho potencial.

Tras preguntarle por la relación de Podemos con el nacimiento de los populismos americanos, Fernando añadió que el origen de Podemos recuerda precisamente a Latinoamérica. Ellos fueron como asesores de estos gobiernos y volvieron con algo del discurso. Aprenden a encauzar, a dar y a decir fórmulas muy latinoamericanas. A decir lo que la gente quiere oír, y tienen ese encanto que hasta ahora no lo habían visto en movimientos españoles.

“Algunos pudieron ir allí y volver aprendiendo cómo estructurar un discurso que suene a una canción de protesta. Que produce un sueño, esperanza…es agradable.”

Una característica clara del populismo es que es muy nacionalista, advertía, y por lo tanto siempre va a buscar un enemigo exterior cuando no le quedan más argumentos. Hasta ahora siempre ha sido, en general, EEUU, pero bienvenido sea otro. Pero esto está más en el discurso, y no en la vida real. No hay una animadversión real hacia la empresa española. Aún así, el populismo tiene un componente muy fanático, y en ocasiones no entra en razón, por lo tanto se puede llegar a convencer fácilmente.

Scroll Up